Un duelo en el que sólo disfruta Mou

En el promocionado cruce de estilos, el Chelsea de Mourinho igualó de visitante con el Arsenal de Wenger y quedó cerca del título en la Premier
Carlos Beer
(0)
27 de abril de 2015  

Se aborrecen. No hay otra manera de definir la relación entre ambos. Ni siquiera tratan de disimular ese sentimiento. José Mourinho y Arsene Wenger son tan opuestos que hasta dividen a la sociedad de Londres en cuanto a filosofía futbolística y, por qué no, de vida. El portugués dirige Chelsea, donde impone aquello de que el fin justifica los medios si se trata de ganar. Mal no le fue: en seis temporadas (de 2004 a 2008 y de 2013 a la actual) ganó siete títulos y va camino al octavo, ya que tiene la actual Premier en una mano. El francés es lo opuesto: pregona el desarrollo de un juego vistoso y la propuesta de un estilo de pelota dominada que chocó por años con la identidad del estilo británico. Llegó a Arsenal en 1996 y ganó trece títulos, aunque con un detalle: no gana uno desde hace una década.

Este Bilardo-Menotti versión inglesa tuvo ayer un nuevo capítulo. Chelsea llegaba como líder de la Liga; Arsenal, como escolta a 10 puntos. El Emirates Stadium tenía sus 60.361 asientos cubiertos y en la reventa se pagó hasta 950 libras por una entrada (13.000 pesos). El duelo de 11 contra 11 dentro de la cancha importaba. El duelo uno contra uno sobre la raya atrapaba. Adentro empataron 0-0 en un partido que dejó muy bien parado a Chelsea, que como visitante mantuvo esa distancia de diez unidades ante su rival (ahora también Manchester City está segundo), y faltando cuatro fechas tiene la Premier casi servida.

Entre los entrenadores, el gran ganador fue Mourinho, de 52 años. Le cortó a Arsenal una racha de ocho triunfos seguidos. Además, en 13 partidos jugados nunca perdió ante un equipo de Wenger. Soberbio y ofensivo hasta caminar por la cornisa de lo irrespetuoso, su agresión más fuerte hacia su DT enemigo seguirá vigente. "Especialista en fracasos", definió José a Arsene por su falta de conquistas con Arsenal. Además, lo calificó de "voyeur" porque lo acusa de mirar lo que hace Chelsea y hablar siempre de su equipo.

A Wenger, de 65 años, lo apodaron El Profesor por su clase refinada. Graduado en la Universidad de Estrasburgo en Ciencias Económicas, hasta fue distinguido con la Orden del Imperio Británico. Pero sus títulos nobiliarios no le sirven para mantener la calma cuando enfrente está Mou, tal como ocurrió en el partido de la primera rueda, en Stamford Bridge, en octubre. El francés se quejó por una falta, el portugués le indicó con señas que se alejara de su zona permitida y Wenger lo empujó. La noticia fue el tema central por varias semanas en la prensa amarillista inglesa, que postergó lo que pasaba en el mundo de la pelota para enfocarse en ese empujón.

Sólo coinciden en un par de cosas: tuvieron dos carreras intrascendentes como jugadores. Y, además, se detestan. Mucho.

El Olympique de Marcelo Bielsa se cae en la tabla

PARÍS (AP).- Sin jugar, ayer fue un mal día para el Olympique de Bielsa. Saint Etienne venció a Montpellier por 1-0 y relegó a la quinta posición de la Liga francesa al equipo del argentino, que el viernes había caído de local 5-3 ante Lorient. Por la punta, Lyon venció 4-2 como visitante a Reims y alcanzó a París Saint-Germain en la cima (ambos 68 puntos), aunque el equipo de Lavezzi y Pastore, que venció anteayer 6-1 a Lille (hatrick de Pocho), tiene un partido menos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.