Un golazo de Messi para el 4-4 de Villarreal-Barcelona en el que pasó de todo

Messi festeja su golazo con Vidal
Messi festeja su golazo con Vidal Fuente: AFP
Claudio Mauri
(0)
2 de abril de 2019  • 18:33

Lionel Messi salva a Barcelona hasta cuando parece que no queda tiempo y las posibilidades son remotas. Preservado por Ernesto Valverde, el rosarino ingresó en la última media hora y antes de tocar la primera pelota fue testigo del tercer gol de Villarreal , que se ponía 3-2 tras remontar una desventaja de 0-2. Llegó el cuarto del colombiano Carlos Bacca, a diez minutos del final, y el puntero Barcelona parecía sentenciado.

Reaccionó a los 44 minutos del segundo tiempo con un golazo de tiro libre de Messi, el 32° en La Liga. Fue el séptimo (5 por el torneo español) que convierte en esta temporada por esa vía e iguala su mejor marca. Salvo la habitual dedicatoria al cielo para su abuela Celia, Messi casi no lo festejó porque el reloj consumía los últimos segundos. Lo que parecía un gol decorativo para una derrota se convirtió en la antesala de un empate agónico, muy valorado por el líder. Se jugaba el tercer minuto descuento: Messi ejecutó un córner desde la izquierda, hubo un despeje de un defensor local y Luis Suárez , desde fuera del área, sacó un furibundo remate para el 4-4. Tremendo partido. Pasó de todo, un torrente de emociones. Cuando restan ocho fechas, la ventaja del Barça en el primer puesto se redujo a 8 puntos por la victoria 2-0 del Atlético de Madrid sobre Girona.

"Nunca hay un escenario idóneo para dosificar a un jugador como Leo", había dicho el día previo al partido Ernesto Valverde , que escondía si el N° 10 iba a ser titular o estaría en el banco, donde finalmente se lo vio al lado de Piqué comentando un desarrollo que fue una montaña rusa. El entrenador puso en la balanza el intenso trajín de su equipo, con cuatro partidos en 10 días, en un momento en el que la temporada entra en la recta final. La secuencia empezó el sábado con el 2-0 a Espanyol (goles de Messi), siguió este martes y tiene dos capítulos trascendentes: el sábado próximo recibe al escolta Atlético de Madrid y el miércoles 10 visita en Old Trafford a Manchester United por la ida de los cuartos de final de la Champions League, el gran objetivo de este semestre. Un calendario recargado para un Messi que arrastra molestias en el pubis.

Si la idea de Valverde era que Messi jugara un rato en un partido que no le deparara tantas complicaciones -Villarreal está a dos puntos de los puestos descenso-, las previsiones cambiaron radicalmente porque el capitán debió ingresar para tratar de evitar lo que conducía a una caída irremediable. Y daba la impresión de que tampoco bastaba con Messi, que en medio del nerviosismo generalizado recibió una amonestación.

Barcelona venía de siete triunfos consecutivos y Messi, con 32 tantos, sigue siendo el principal candidato a ganar otra vez el Botín de Oro (premio al máximo anotador de las ligas europeas). Su principal amenaza en Kylian Mbappé (PSG), con 27 festejos.

Los brasileños Coutinho y Malcom marcaron en el primer cuarto hora los goles de lo que se intuía un cómodo triunfo del puntero. Villarreal, con Ramiro Funes en una defensa de tres zagueros, descontó en el primer tiempo con el juvenil nigeriano Chukweze (19 años), empató con un tanto del camerunés Ekambi (Ter Stegen dejó un hueco al salir para cortar un centro que fue tiro al arco), se puso en ventaja con Iborra y parecía liquidar todo con la definición de Bacca. La expulsión del local Álvaro González a cinco minutos del cierre parecía no poner en riesgo el éxito de Villarreal. Pero Messi surgió una vez más como solución. Luego, Valverde admitió que "hay Messidependencia, claro que la hay. En cualquier equipo que juegue habría Messidependencia". Barcelona lo comprueba desde hace mucho tiempo, y más desde que se fueron Xavi e Iniesta, los dos mosqueteros que tan bien acompañaban al rosarino.

El golazo de Messi

El resumen de un increíble 4-4

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.