Un viaje a la intimidad de los Pumas: qué hacen en su tiempo libre y cómo se divierten en sus largas concentraciones

El plantel argentino y una foto distinta
El plantel argentino y una foto distinta Crédito: Twitter: @agustincreevy
La unión del grupo es, para la mayoría de los jugadores, el principal activo del equipo; los detalles de lo que sucede puertas adentro
Tomás Bence
(0)
6 de septiembre de 2016  • 15:00

AUCKLAND, Nueva Zelanda.- Se bajan del colectivo con tranquilidad, entre risas y sueño. Las 15 horas de diferencia con la Argentina no son un tema menor para los Pumas , que ya en tierras kiwis se deben concentrar en el rival más difícil. Se preparan, una vez más, para medirse contra los All Blacks por el Rugby Championship, pero más allá de lo que sucede adentro de la cancha, afuera se forja uno de los elementos más importantes con el que cuenta hoy el seleccionado. Los 28 jugadores que viajaron a Auckland conforman un grupo muy unido. Tienen tiempo para bromear, entretenerse, molestarse y relajarse. Eso si, cuando llega la hora de entrenarse ya no hay lugar para el relajo.

Existe un líder adentro y afuera del campo y es Agustín Creevy. No por nada lleva la cinta de capitán. “Vamos muchachos, dale, dale, no perdamos tiempo”, grita en el College Rifles Rugby & Sports Club, luego de que el equipo argentino llegó al campo de entrenamiento y pasó varios minutos acomodando los elementos y bromeando entre ellos. La sede de entrenamiento de los Pumas en Rumera, a las afueras de Auckland, una zona residencial desde donde quienes viven a los costados del predio pueden ver cada detalle de lo que sucede adentro del campo de juego. Ubicado en la parte más baja de esa zona, desde el living de varias casas se puede ver el verde césped.

Los Pumas son un grupo de jugadores que comparten más que entrenamientos juntos. Pasan días, semanas, meses de convivencia. Allí está la clave de un equipo que crece adentro del campo de juego. Afuera de él, la unión es casi perfecta. “Es algo que se da natural... no se trabaja. No hay nada forzado, es lo que ven. Hace mucho tiempo que nos conocemos y esto es algo natural”, cuenta a LA NACION Martín Landajo, el nueve titular de los Pumas. “Es lo mejor que tenemos, jodemos mucho... pero de divertirnos, no me saquen de contexto”, agrega entre risas el ex jugador de CASI. Es que son años de compartir canchas: desde juveniles, pasando por los distintos seleccionados hasta llegar a los Pumas. Así formó este seleccionado uno de sus bienes más preciados.

Landajo, Herrera, Creevy e Isa
Landajo, Herrera, Creevy e Isa Crédito: Twitter: @martalandajo

Del primero al último y sin importar las diferencias de edad que pueda existir, el equipo argentino se mueve en un clima de total naturalidad. “Agustín (Creevy) es un gran capitán. Nos une a todos. Somos un grupo humano bastante lindo”, cuenta Santiago Cordero, quien junto a 25 de los 28 integrantes del plantel compartieron todo el año de trabajo, sumando lo que fue la temporada de los Jaguares en el Super Rugby. Tomás Cubelli no participó por jugar en los Brumbies de Australia, Gabriel Ascárate no jugó el Super Rugby y Marcos Kremer apenas un partido ya que, con 18 años, está haciendo sus primeras armas en el seleccionado.

Pero, ¿qué hacen los Pumas en su tiempo libre? Entre prácticas y concentraciones, suelen distraerse con distintos juegos. Los de mesa son los principales. Dados y cartas para pasar el rato. Algunos hasta se animan, por qué no, a competir por algo de dinero. El ping-pong es otro de los pasatiempos favoritos del equipo. Otros eligen ese tiempo para charlar. Consejos, anécdotas, todo puede pasar allí. Algunos demuestran sus habilidades con otros elementos, como el caso de Guido Petti, quien encontró un piano en el hotel de Nueva Zelanda. “Se charla mucho, también hacemos bromas. No pesadas, pero si nos divertimos. Creey es el primero en generar juegos y esas cuestiones, él es muy gracioso de por sí”, relata Cordero.

Esta unión que se da afuera del campo de juego quieren que sirva para demostrar luego, adentro de la cancha, que el trabajo es el mismo. “Es natural la unión. Somos jugadores que hace muchos años venimos juntos. Creo que si podemos llevar el grupo de la mejor manera se puede trasladar eso a la cancha”, cuenta Santiago González Iglesias. Ese detalle no es menor: algunos jugadores comparten planteles desde la creación de los Planes de Alto Rendimiento allá por el año 2009. Otros hasta se vieron las caras en los seleccionados juveniles. Incluso comparten pasiones afuera del rugby: varios, siempre que pueden, asisten a la cancha a ver al club de sus amores en el fútbol, como suele hacer el ex jugador de Alumni.

Suele darse entre tantas giras, entrenamiento y horas de videos para analizar los rendimientos, un día sagrado. Los miércoles es la jornada de descanso, donde los jugadores aprovechan para recorrer las ciudades, elegir algún destino gastronómico y comprar regalos en algún shopping.

Agustín Creevy. Pero está secundado por Juan Martín Hernández y Juan Manuel Leguizamón . Ellos tres, sumados a Leonardo Senatore, son los que suelen dar indicaciones y manejar los tiempos. Es el propio Creevy, señalado por los suyos, quien más bromas tiene siempre a mano. Es raro verlo sin la sonrisa de oreja a oreja que lo acompaña afuera del campo de juego. Adentro, a cara de perro. “Ellos cuatro manejan el grupo muy bien”, marca Facundo Isa, quien con apenas 22 años es uno de los más jóvenes en el plantel argentino.

Más allá de los años que puedan tener juntos, de lo distendida que pueda ser la relación afuera del campo de juego, algo vital es lo que sucede adentro. “Si hay que decirnos algo en la cara nos lo decimos, eso es algo bueno que creo que tiene este grupo”, agrega Isa. La camaradería es hoy un factor fundamental en el crecimiento de los Pumas, que en Nueva Zelanda van camino a estar cara a cara, una vez más, contra los All Blacks.

tb/av

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.