Cambio climático: la emisión de gases de efecto invernadero retoma su ritmo

La reactivación en varias partes del mundo tras el parate por la pandemia repercute en el ambiente
La reactivación en varias partes del mundo tras el parate por la pandemia repercute en el ambiente Fuente: LA NACION
Manuel Planelles
(0)
20 de septiembre de 2020  • 00:00

MADRID (El País).- La caída histórica de las emisiones de efecto invernadero explicada por la pandemia puede quedar en un espejismo. "Tras una reducción transitoria fruto de las medidas de confinamiento y la ralentización económica, las emisiones van camino a alcanzar los niveles previos a la pandemia", advirtió Naciones Unidas.

Seis agencias y organismos internacionales, coordinados por la Organización Meteorológica Mundial (OMM), presentaron días atrás en Nueva York el informe United in Science 2020, una compilación de los principales efectos y causas del cambio climático a partir de datos recabados en el último año. Según ese análisis, el mundo está lejos de cumplir el Acuerdo de París, que fija como objetivo que el aumento de la temperatura media mundial quede entre 1,5 y 2 grados respecto de los niveles preindustriales.

"A menos que las emisiones alcancen un pico y disminuyan pronto, será poco probable que se estabilice [la suba de] la temperatura muy por debajo de los dos grados para cumplir con el Acuerdo de París", explica Jürg Luterbacher, científico jefe de la OMM y uno de los coordinadores del informe. En el apartado del documento referido a las emisiones de dióxido de carbono (CO2), el principal gas de efecto invernadero, se señala que la caída mundial esperada para fines de este año respecto de 2019 estará entre 4% y 7% debido a las medidas de confinamiento impuestas ante el Covid-19. Pero "a principios de junio las emisiones mundiales diarias de CO2 de origen fósil volvieron a situarse cerca de los niveles de 2019". En ese momento la reducción era de alrededor de 5%, según cálculos de la organización Global Carbon Project, que elaboró ese capítulo. Aunque aún no hay datos concretos de julio y agosto, Pep Canadell, director de esta organización, apunta a que siguió disminuyendo el nivel de caída de las emisiones.

Paralelamente, la concentración de este gas en la atmósfera siguió creciendo y en la primavera boreal hubo un récord histórico. "La reducción de las emisiones de CO2 en 2020 tendrá un efecto muy limitado en la tasa de incremento de sus concentraciones atmosféricas, dado que estas son el resultado de las emisiones actuales y pasadas y del período de vida sumamente prolongado de ese gas", dice la ONU. "Para estabilizar el cambio climático, las emisiones deben reducirse de forma sostenida hasta que las netas equivalgan a cero", añade el informe.

El aumento de la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera impulsa el calentamiento de la superficie terrestre y de los océanos. El informe apunta a que la previsión es que "la temperatura media mundial de 2016-2020 sea la más cálida de la que se tiene constancia, aproximadamente 1,1 grados por encima de la media de 1850-1900, período de referencia para evaluar el cambio que la temperatura tuvo desde la era preindustrial".

Pero el problema no es solo el incremento de la temperatura, sino todos los impactos vinculados al calentamiento. "El calor también se ha asociado con cambios en el ciclo hidrológico en diferentes áreas con sequías prolongadas y severas en algunas zonas y con inundaciones extremas en otras", detalla Luterbacher. "Todos los años entre 2016 y 2020, la extensión del hielo marino del Ártico ha estado por debajo de la media", añade. "La tasa de aumento medio mundial del nivel del mar aumentó en comparación con los cinco años anteriores."

"Los eventos extremos en el Ártico de este año son muy preocupantes por su potencial de amplificar y acelerar el cambio climático a través de realimentaciones, como incendios y descongelamiento del permafrost", apunta Maisa Rojas, física y climatóloga chilena. Esta experta fue la encargada de coordinar en 2019 la primera edición del informe presentado ahora en Nueva York. Este año se advierte que existe un nivel mucho más bajo de atención internacional sobre este problema, algo que preocupa a muchos investigadores.

Pero tanto la ONU como otros organismos internacionales y científicos instan a convertir la salida a la crisis del Covid en una oportunidad para luchar contra el calentamiento global. "Se necesitan soluciones para abordar tanto la pandemia como la crisis climática", apunta Luterbacher. "El calor récord, la pérdida de hielo, los incendios forestales, las inundaciones y las sequías seguirán empeorando en el futuro y afectarán a nuestras sociedades y economías de todo el mundo", advierte este especialista. "Debemos convertir la estrategia de recuperación de la pandemia en una auténtica oportunidad para forjar un futuro mejor", insiste António Guterres, secretario general de la ONU, en el prólogo del informe. Y agrega que deben concentrarse esfuerzos para que no haya "un rebote de emisiones al recuperar la economía" y para que 2019 haya sido el año en el que las emisiones de gases de efecto invernadero tocaron su techo.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.