Gobernar con el arte del absurdo

Cristian Mira
Cristian Mira LA NACION
El girasol puede tener problemas con la ley de agroquímicos en La Pampa
El girasol puede tener problemas con la ley de agroquímicos en La Pampa Fuente: Archivo
(0)
8 de febrero de 2020  

La política es un arte, pero cuando la corriente artística elegida es el absurdo no hay margen para la admiración. Esto es lo que está ocurriendo en La Pampa por estos días. El gobierno provincial prohibió la comercialización de fitosanitarios -no se puede vender ni distribuir- por una supuesta demora de la fundación Campo Limpio en la construcción de tres centros de tratamiento de envases vacíos. Es como si se cerrara un aeropuerto porque una línea aérea incumple una norma.

La decisión del gobierno pampeano motivó varias reuniones de productores, distribuidores, dueños de agronomías e ingenieros agrónomos para reclamar que se continúe con las labores de cuidado de los cultivos mientras se soluciona la controversia con Campo Limpio. Al cierre de esta edición no hubo respuesta a ese pedido.

En Campo Limpio afirman que ya comenzaron a cumplir con los pedidos de la Subsecretaría de Medio Ambiente provincial, pero que llevará unas semanas terminar las obras.

La prohibición pampeana ya tiene respaldo político nacional. El ministro de Medio Ambiente, Juan Cabandié, dijo que estaba de acuerdo con la medida. ¿Prohibirá el expendio de nafta si hay un derrame de petróleo en un pozo? Todo puede ser posible.

Para evitar que las plagas y las enfermedades avancen sobre los cultivos, aquellos productores y asesores que no tienen fitosanitarios almacenados en sus campos tienen que cruzar a Córdoba o a Buenos Aires para comprar productos como si se trataran de sustancias ilegales. Las agronomías de las provincias vecinas están agradecidas con el gobierno pampeano por ayudarlos a aumentar su facturación. Un absurdo al cuadrado.

El daño a los cultivos fue advertido por el Colegio de Ingenieros Agrónomos de La Pampa (Cialp). En un comunicado, describieron esta semana el siguiente cuadro de situación:

?Entre el 60 y el 100% de los lotes de girasol están en floración R1-R y en el umbral de daño económico para la aplicación de insecticidas contra Isoca medidora. Las posibles pérdidas serían de entre 500 a 1000 kilogramos por hectárea.

?El maíz se encuentra en estado vegetativo V4-V8, con el 20-30% de los lotes en control de malezas y enfermedades fúngicas. Las posibles pérdida se situarían entre 700 y 1000 kg/ha.

?La soja de segunda/tardía se encuentra en estado vegetativo con el 30-50% de los lotes en control de malezas y presencia de isocas medidora y bolillera. Las pérdidas se estiman en as: 1500/2000 kg/ha.

?La soja temprana está en floración R1-R3 con el 50 a 100% de los lotes en control de malezas, "con presencia de enfermedades de fin de ciclo e isocas medidora y bolillera, presencia de chinches adultas y oviposición de estas". Las posibles pérdidas se sitúan entre 1000 y 1200 kg/ha.

?La alfalfa está en estado vegetativo y floración según lotes. La Cialp, señala que se detecta isoca y calcula las posibles pérdidas llegarían a 1500/2000 kg MS/ha.

A ese escenario al cual se arrincona a la producción agrícola de La Pampa, se le suma un proyecto de ley de agroquímicos que el gobierno provincial envió a la legislatura para su tratamiento en sesiones extraordinarias. Los productores pampeanos ya advirtieron que tiene un espíritu restrictivo y esperan ser escuchados en el momento del tratamiento legislativo de la norma para llegar a un acuerdo.

"Nosotros también estamos preocupados por la salud pública y creemos que tiene que haber un ordenamiento", dijo Andrés González, productor y asesor en General Pico.

El proyecto, de votarse como está, prohíbe las aplicaciones aéreas a una distancia menor de 3000 metros de las áreas urbana. Según estimó González, esta medida dejaría fuera de producción unas 145.000 hectáreas de girasol, uno de los cultivos más importantes de la provincia ya que por la altura que alcanza la planta es muy difícil hacer aplicaciones terrestres.

El proyecto, además, no diferencia las categorías de productos en bandas de acuerdo con su toxicidad, como fija el Senasa, y crea una burocracia adicional para el expendio de la receta agronómica, con un permiso previo. "No rechazamos el control, pero tiene que ser lógico", opinó González.

Los productores pampeanos sostienen que están dispuestos a dialogar y a aclarar todas las dudas técnicas que tengan los legisladores sobre el uso y el manejo de agroquímicos. Pero el riesgo que enfrentan es que la cuestión derive en un conflicto ideológico y político. No quieren lidiar con más absurdos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.