La cosecha argentina endulza al gobierno