Con una etiqueta. Una provincia diferencia casas y departamentos por su consumo de energía

Al igual que los electrodomésticos, la certificación de viviendas tiene siete categorías de eficiencia energética
Al igual que los electrodomésticos, la certificación de viviendas tiene siete categorías de eficiencia energética Fuente: Archivo - Crédito: Ricardo Pristupluk
(0)
1 de noviembre de 2019  • 15:41

Así como los electrodomésticos, las viviendas santafesinas tendrán de ahora en más una etiqueta que indique cuál es su nivel de eficiencia energética, lo que pretende ser una herramienta de decisión ante cualquier operación inmobiliaria. "No es lo mismo comprar o alquilar un departamento que consume $10.000 en energía por mes, que otro que vale lo mismo pero consume la mitad", aseguró a LA NACION Verónica Geese, secretaria de Energía de Santa Fe y una de las impulsoras del etiquetado, que fue aprobado ayer por la Cámara de Diputados provincial.

La funcionaria señaló que, "con las tarifas como están y cómo se presume que irán evolucionando", tomar decisiones basadas en los niveles de eficiencia energética de las viviendas será cada vez más determinante en lo económico, más allá del beneficio para el medio ambiente. "Yo misma adopté algunas mejoras en mi casa y tengo ahorro del 40% en el verano respecto de lo que gastaba antes", aseguró.

Según dijo, hay "inversiones muy poco onerosas como la colocación de postigos o árboles alrededor de la casa que ahorran muchos miles de pesos durante la vida útil de una casa". De hecho, como parte del proyecto se desarrolló un caso base sobre el que se mostró cuáles son los distintos aspectos que se pueden mejorar para ascender desde la categoría menos eficiente energéticamente, la G, a la más eficiente, la A.

"Hay inversiones poco onerosas que ahorran muchos miles de pesos durante la vida útil de una casa", dice Geese
"Hay inversiones poco onerosas que ahorran muchos miles de pesos durante la vida útil de una casa", dice Geese

Como un primer aspecto se encuentra lo "envolvente": el tipo de revestimientos, pisos, techos y aberturas, por ejemplo. En segundo lugar, los "sistemas activos", es decir, lo electrodomésticos que consumen energía y que deberían ser lo más eficientes posibles. Por último, la generación de energías renovables con tecnologías como los paneles solares.

La adopción de la etiqueta es voluntaria (el proyecto original planteaba obligatoriedad, pero fue modificado en la discusión legislativa) y están habilitados para certificar alrededor de 400 arquitectos e ingenieros que fueron capacitados por la provincia. Además de poner una calificación a la vivienda, estos profesionales pueden realizar las sugerencias necesarias para mejorar el consumo y llevarla a una puntuación más alta.

La etiqueta incluye información muy detallada, entre la que se encuentra un índice de prestaciones energéticas y características técnicas de la vivienda. También datos del inmueble, un mapa con su ubicación, una fotografía y una termografía infrarroja con las distintas temperaturas del hogar.

Aunque el proyecto original planteaba obligatoriedad, la adopción de la etiqueta es voluntaria
Aunque el proyecto original planteaba obligatoriedad, la adopción de la etiqueta es voluntaria Crédito: Secretaría de Energía

Aquellas viviendas que tengan la certificación podrán adjuntarla a la escritura al momento de una transacción y el deseo del gobierno provincial es que cada vez más personas la exijan a la hora de tomar decisiones. "También alguien que va a construir o hacer una reforma puede ir a un profesional y decirle: 'quiero una casa A', o un municipio puede emitir una ordenanza para que en determinada zona se pueda construir solo viviendas 'de B para arriba'", ejemplificó Geese sobre otros posibles usos.

La idea de la etiqueta comenzó a gestarse a principios de 2016 entre los funcionarios santafesinos, que se reunieron con autoridades nacionales y en conjunto comenzaron con pruebas piloto. Así, fueron certificadas 500 viviendas en Rosario y 100 en Santa Fe y comenzaron a ofrecerse capacitaciones en otras provincias del país para alentarlas a impulsar el sistema

La Ley de Certificación de Inmuebles destinados a Viviendas fue aprobada ayer y todavía está pendiente su promulgación y su reglamentación que, por un tema de tiempos, el gobierno de Miguel Lifschitz dejará lista para que firme la gestión entrante, del peronista Omar Perotti. La ley de etiquetas aplica solo a viviendas y también quedará para más adelante el tratamiento del proyecto de ley que extiende la certificación a comercios e industrias.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.