Cuentas públicas. Guzmán cumple su compromiso con AEA y con el FMI

El ministro de Economía, Martín Guzmán, había prometido a AEA bajar el déficit este año
El ministro de Economía, Martín Guzmán, había prometido a AEA bajar el déficit este año Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Francisco Jueguen
(0)
20 de noviembre de 2020  • 19:44

Martín Guzmán comienza a cumplir su compromiso con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y con los dueños de las principales empresas argentinas, y al mismo tiempo, envía un mensaje al mercado en momentos de tensión con el dólar.

Pese al explosivo aumento del gasto financiado con emisión monetaria en los últimos meses como consecuencia de la pandemia de coronavirus, el Gobierno prevé que el déficit fiscal primario de este año termine por debajo de 8,2% del producto bruto interno (PBI) proyectado en el Presupuesto 2021. La baja sería de casi un punto, presumen.

En medio de la negociación de un nuevo programa ampliado con el FMI, que en estas horas termina su misión de dos semanas en la Argentina, el Ministerio de Economía busca enviar señales de "moderación" del gasto en un proceso de normalización de la economía que tiene por objetivo tranquilizar sobre todo las inquietudes que se expresan en la huida del peso hacia el dólar y en la significativa brecha cambiaria entre las distintas cotizaciones de la divisa.

Guzmán negocia con el Fondo un período de gracia de 4 años y medio en el marco de un programa de facilidades extendidas (EFF, por sus siglas en inglés). El FMI exige siempre prudencia fiscal, y en el caso de los EFF, también reformas estructurales. Semanas atrás, el ministro de Economía recibió a los empresarios de la Asociación Empresaria Argentina (AEA) en el Palacio de Hacienda y les prometió bajar el déficit fiscal este año. Hace unas horas, AEA cuestionó duramente la media sanción del Aporte Extraordinario a las Grandes Fortunas, conocido como "impuesto a la riqueza", ideado por los diputados Máximo Kirchner y Carlos Heller.

Parte de esa moderación del rojo de las cuentas públicas busca expresarse en el resultado de base-caja de octubre que publicó el Ministerio de Economía. El rojo fiscal del mes pasado fue de $81.627 millones. Se trata del rojo fiscal primario más bajo desde marzo, según destacó Economía. Con los intereses, el déficit financiero alcanzó los $112.696 millones. Hasta octubre, el rojo fiscal es de 5,1 del PBI, según los datos oficiales.

Los ingresos totales llegaron a los $456.326 millones, un alza de 28,1%, por debajo de la inflación. Sin embargo, en el Palacio de Hacienda destacaron que los ingresos tributarios tuvieron su segundo mes de crecimiento en términos reales (+38,1%). La explicación de esa mejora es mixta: por un lado, tuvo que ver la presencia de nuevos impuestos que el año pasado no estaban. Por el otro, el arranque de la actividad por el fin del aislamiento obligatorio también produjo algún upgrade sobre todo con relación a los meses previos.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, mantendrá para el año que viene un déficit fiscal de 4,5% del PBI, al que considera "razonable"
El ministro de Economía, Martín Guzmán, mantendrá para el año que viene un déficit fiscal de 4,5% del PBI, al que considera "razonable" Fuente: LA NACION

En el cálculo que realizó el equipo del secretario de Hacienda, Raúl Rigo, esos ingresos tributarios crecieron al 38,1% el mes pasado. Eso no se refleja en los recursos totales por la merma que producen algunas decisiones oficiales en medio de la pandemia y que abarcan particularmente al Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la Anses. Ese fondo recibe menos ingresos por el pago de la Reparación Histórica y las exenciones que tuvieron los jubilados para cancelar los préstamos que otorgó la Anses en 2019. También las mejoras temporales en las retenciones, decretadas por Guzmán en octubre, tuvieron su impacto.

El gasto primario en octubre tuvo un crecimiento de 54,8% interanual (totalizó $535.953 millones), por encima de los ingresos antes mencionados. Sin embargo, en el Ministerio de Economía buscan destacar la "moderación" en el avance de una tasa que venía mostrando una expansión interanual cercana al 70% en los últimos meses al ritmo de los planes de emergencia por la pandemia (por caso, fue la tasa más baja desde la llegada del coronavirus a la Argentina). En el Gobierno afirman que esas iniciativas de la pandemia se irán reduciendo para convertirse en programas más focalizados.

Sin embargo, siguen teniendo un peso importante entre los gastos. Las transferencias corrientes crecieron en octubre 116,9% (allí están el IFE, el ATP y la tarjeta alimentaria). Las prestaciones de seguridad social avanzaron un 38,1% y las transferencias corrientes al sector público (apoyo a las provincias), un 101,4%. El gasto de capital creció sólo 20%.

El Gobierno cree aún que el 4,5% del déficit primario estimado en el presupuesto 2021 es "razonable" y apunta a cumplirlo en el marco del acuerdo con el FMI. Prevén bajar a menos de la mitad además los 1,6 billones en emisión monetaria acumulados durante este año. Hacen una aclaración para sus detractores: el gasto crecerá 7,6% real en 2021, por lo que el presupuesto "no es de ajuste". Los ingresos mejorarán el sendero fiscal, creen. Habrá que ver si alcanzan los dólares.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.