El falso dilema entre las Leliq y las jubilaciones

Constantino Hevia
(0)
1 de agosto de 2019  

El domingo pasado el precandidato a presidente Alberto Fernández propuso forzar una reducción en la tasa de interés que el Banco Central paga por las Leliq (letras de liquidez) y usar el supuesto ahorro que esto generaría para aumentar las jubilaciones en un 20%. Sin embargo, si hiciera esto, lo único que lograría Fernández sería aumentar la inflación y la cotización del dólar.

Las Leliq son bonos (títulos de deuda) de muy corto plazo que emite el Banco Central para controlar la cantidad de dinero que circula en la economía. Las Leliq solo pueden ser adquiridas por los bancos en la medida en que tengan depósitos. La tasa de interés de estas letras se determina diariamente en subastas de estos instrumentos que realiza el Banco Central. Los bancos demandan en ellas una tasa de interés que les permita ofrecer a los ahorristas un retorno atractivo.

Ahora bien, volvamos a la idea de Alberto Fernández. El candidato kirchnerista propone bajar la tasa de interés de las Leliq y, "con la plata que nos ahorramos" (mis comillas), financiar un aumento de las jubilaciones.

Pero hagámoslo recordando el rol que juegan las Leliq en el esquema monetario como instrumento de absorción de pesos (el impacto del stock de Leliq sobre la emisión monetaria futura no es trivial, pero merece otra nota).

Convencer a los bancos de renovar el stock de Leliq se trata, en definitiva, de convencer a los ahorristas de mantener sus depósitos en pesos. ¿Qué pasaría, entonces, si el Banco Central redujera la tasa de interés de las Leliq, digamos en un 30%? Muchos ahorristas pensarán: estas tasas que me ofrece el banco son demasiado bajas; prefiero comprar dólares (o lo que sea). No renovarán sus depósitos a plazo fijo y, por lo tanto, los bancos renovarán menos Leliq.

Entonces, al reducir la tasa de interés, el Banco Central verá que se renuevan menos Leliq y, por lo tanto, deberá entregar los pesos no renovados a los bancos, que, a su vez, se los darán a sus depositantes.

¿De dónde saca esos pesos el Banco Central? Los emite, claro. Esto genera un aumento de la cantidad de dinero que, tarde o temprano, generará un aumento del nivel de precios agregados y del precio del dólar.

Siguiendo este argumento, en ese caso no habrá habido ningún "ahorro por pagar menos tasas de interés". El Banco Central tendrá que emitir pesos para dárselos a los bancos, que luego se los darán a los ahorristas que no quisieron renovar sus plazos fijos (por la consecuente baja de tasas).

¿Cómo es posible, entonces, que con este método ahorremos dinero para pagar mejores jubilaciones? No es posible. La única forma de financiar el aumento de las jubilaciones por este método es imprimiendo aún más pesos (más que los que hubo que imprimir para devolverles a los ahorristas que no quisieron renovar sus plazos fijos). Y ese aumento adicional de pesos se traducirá en más inflación y en un dólar más caro.

En conclusión, no es cierto que lo que se ahorre por bajar la tasa de interés de las Leliq se pueda usar para aumentar las jubilaciones. Lo que Alberto Fernández está proponiendo es usar el viejo y conocido impuesto inflacionario para pagar jubilaciones. Y ya sabemos cómo termina esa historia.

El autor es profesor de Economía en la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT)

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.