Elige tus propias vacaciones (y cuántos días te tomarás): de la utopía a la realidad

Se trata de una práctica que ya se implementa en algunas compañías, sobre todo en aquellas en las que se trabaja por proyectos
Se trata de una práctica que ya se implementa en algunas compañías, sobre todo en aquellas en las que se trabaja por proyectos Crédito: Max Aguirre
Ana Falbo
(0)
30 de diciembre de 2018  

Llega el verano , la época de vacaciones por excelencia, y las empresas salen a relucir sus políticas cada vez más flexibles e innovadoras para que sus colaboradores puedan disfrutar al máximo de los próximos meses. Sin embargo, son contadas las empresas que se animan a una propuesta tan disruptiva como las vacaciones ilimitadas. Sí, leyó bien. Los empleados deciden cuándo y cuánto tiempo tomarse y la empresa les paga esos días de descanso fuera de la oficina.

Claro que esto no es aplicable para cualquier empresa. De hecho, según un estudio de la firma de management CEB Global, solo el 9% de las compañías en el mundo han implementado esta avanzada y codiciada medida. En general, son tecnológicas con una cultura de autogestión en donde no se miden cuántas horas trabajan los empleados, sino los resultados que obtienen.

Netflix es uno de los casos referentes y la idea nació a partir de un empleado que dijo: "Todos trabajamos algunas noches y fines de semana, respondemos mails en horarios extraños y nos tomamos algunas tardes para cuestiones personales. Si no hacemos un seguimiento de cuántas horas trabajamos por día o por semana, ¿por qué vamos a hacer un seguimiento de cuántos días nos tomamos de vacaciones?".

Crédito: Shutterstock

La reflexión tuvo sentido para la empresa y desde 2004 sus colaboradores solo tienen que avisar y coordinar con sus equipos los días en los que se ausentarán, sin necesidad de justificarlos.

Otras compañías como Virgin Management, LinkedIn, Evernote, Glassdoor, DropBox, Twitter, General Electric, IBM y la brasileña Semco, entre otras, también incorporaron esta política. Si bien algunas de las empresas mencionadas tienen filiales en la Argentina, muchas aún no exportaron el beneficio al territorio nacional. Entre los contadísimos casos que ya funcionan en el país se encuentran los de las compañías de software MuleSoft y Cloudgaia.

"Es una apuesta de confianza a nuestros empleados, donde nosotros dimos el primer paso. Los candidatos cuando entran no pueden creerlo", afirma Francisco Okecki, cofundador y Chief Revenue Officer de Cloudgaia. "Siempre que el cliente esté atendido, el equipo esté respaldado y el proyecto no esté en riesgo, los empleados pueden tomarse el tiempo que necesiten para descansar. Nuestra filosofía sostiene que si yo no estoy midiendo ni contando el esfuerzo que hacen para sacar los proyectos adelante, tampoco cuento el tiempo que necesitan para descansar. Con ese equilibrio nos movemos", señala Santiago Ramos Mejía, cofundador y Chief People Officer de Cloudgaia.

Okecki ejemplifica el uso de este beneficio con el caso de un empleado que recién ingresado a la empresa comentó que había cancelado un viaje de un mes con amigos a Europa porque había comenzado a trabajar ahí. "Le dijimos que no lo cancelara, que se fuera igual. No llevaba ni dos semanas en la compañía y se fue un mes de viaje. Tenía culpa por irse, pero le dijimos que se trataba de una política de la empresa. Se llevó algunas cosas para capacitarse desde allá, pero se fue con los amigos. Hoy es un chico superleal a la compañía", cuenta Okecki.

Crédito: Gentileza

Estás políticas en las que se le confía al empleado la libertad de manejar sus tiempos requiere mucha responsabilidad de su parte, un equilibrio para el que no todos están preparados. "Tuvimos tres personas que notamos que solo veían la parte de libertad y no estaban siendo responsables. Nos equivocamos cuando las incorporamos dado que querían que su trabajo lo hicieran otros. Les hicimos un llamado de atención y no funcionó, y enseguida estuvieron afuera. Pero no fue por el uso de la libertad, sino debido al uso de la responsabilidad. Hay gente que se toma más libertades, pero tiene su trabajo bien hecho y demuestra tener sentimiento de dueño, que va más allá de la cantidad de días libres que te tomás", argumenta Okecki.

Desde MuleSoft, su director de Recursos Humanos en la Argentina, Jonathan Cohen, indica que la política va alineada con una cultura orientada al sentido de propiedad que incentiva a los colaboradores a desarrollar sus carreras y hacer su trabajo sin descuidar su salud y bienestar. Es clave que las empresas generen compromiso y contexto para poder hacer posible este tipo de beneficios.

Desde Cloudgaia entienden que es imprescindible fomentar una cultura basada en la libertad, responsabilidad, confianza y sentido común. "Creemos que esos valores enmarcan las condiciones para que en los equipos de trabajo cada persona tenga vacaciones o licencias ilimitadas, que van desde un viaje hasta un día que la persona siente que necesita quedarse en su casa. Si así lo quiere, le dice al líder sin dar tantas explicaciones", resume Ramos Mejía. "Nosotros tampoco las damos cuando el líder dice que el sábado hay que terminar un proyecto o hay una entrega un feriado. Ahí es donde está el equilibrio en el que nosotros damos total libertad y ellos asumen total responsabilidad, y está sobreentendido", profundiza.

Así como hubo casos de éxito para este tipo de descanso, con resultados positivos como una mayor productividad, más compromiso, atracción y retención de talentos, también ocurrió que otras empresas se echaron atrás al poco tiempo de ofrecer el beneficio. Kickstarter y el Chicago Tribune fueron algunas.

Los críticos de este enfoque sostienen que la política podría desalentar a los empleados a tomarse ese tiempo libre por no saber cuánto se les permite realmente. "Aunque parezca algo 100% orientado en favor de los colaboradores, puede haber un efecto no deseado que tiene que ver con que las personas, al tener días ilimitados de vacaciones, pueden inclinarse por no tomárselos", advierte Andrea Ávila, CEO de Randstad para la Argentina y Uruguay.

Fuente: Archivo - Crédito: Getty

Esto puede suceder, por ejemplo, con aquellos con cierta adicción al trabajo o que les cuesta despegarse de las obligaciones laborales. "Si bien es una política orientada al equilibrio entre la vida laboral y personal, en algún punto puede llegar a ser dañina", alerta. Desde Netflix responden que no tener una política de vacaciones no significa que no haya vacaciones y aseguran que sus líderes dan el ejemplo tomándose vacaciones grandes y volviendo inspirados para encontrar grandes ideas.

Para que esta política sea exitosa, es importante no solo que los jefes den el ejemplo, sino que además alienten el descanso. Y, por otro lado, que las organizaciones estén preparadas y cuenten con la infraestructura para garantizar que los empleados puedan irse de vacaciones tranquilos. "Por supuesto que como organización uno tiene que hacer un montón de cosas para que la política de vacaciones se pueda cumplir. No es justo decirles a tus empleados que tienen vacaciones ilimitadas, y después el día que quieren descansar el cliente los busca y no tienen quién los reemplace en sus tareas. Por eso nosotros también tuvimos que ir creciendo en soporte y estructura para garantizar que esos equipos puedan tener esas licencias", indica Ramos Mejía.

Para Ávila, el beneficio puede funcionar si la compañía cubre dos puntos claves: "Uno tiene que ver con que el factor de la confianza sea parte de la cultura, de los equipos de trabajo y de las relaciones entre los empleados y sus jefes". Por otro lado, considera indispensable que sea en una organización en la cual se trabaje por objetivos y por proyectos claramente establecidos. "Es importante que haya que llegar a una finalización de un producto, un entregable tangible, para poder medir el rendimiento del trabajador con independencia de las horas o días que esté trabajando", finaliza.

Por: Ana Falbo

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.