En el Gobierno fueron de la sorpresa al alivio y las críticas a la CEO