El Gobierno logró superávit primario de 0,2% del PBI en los primeros cinco meses

El saldo positivo de mayo fue de $25.974 millones; esto permitirá afrontar el segundo semestre, cuando crece el gasto; suben los intereses de la deuda
El saldo positivo de mayo fue de $25.974 millones; esto permitirá afrontar el segundo semestre, cuando crece el gasto; suben los intereses de la deuda Fuente: Archivo
Sofía Diamante
(0)
21 de junio de 2019  • 11:15

El Gobierno sigue firme en su compromiso de llegar al equilibrio fiscal primario para fin de año, como se comprometió con el FMI . El Ministerio de Hacienda anunció hoy un superávit acumulado hasta mayo de $36.819 millones, que representa el 0,2% del PBI. La contracara es el incremento de 126,5% interanual que tienen los intereses de la deuda en los primeros cinco meses del año, explicado por el aumento del tipo de cambio y por las altas tasas de interés que pagan las letras del Tesoro.

En general, los primeros semestres del año suelen ser menos exigentes en cuanto al gasto y, a partir de este mes, cuando el Estado debe pagar los aguinaldos, las obligaciones aumentan. Además, en los próximos meses el Gobierno enfrentará mayores desembolsos por el incremento en jubilaciones, pensiones y planes sociales, que están indexados a la inflación de los últimos seis meses y que representan el 60% de los costos del Estado.

Economistas consultados por LANACION coinciden en que el Gobierno estaría cerca de cumplir con la meta a fin de año, considerando que con los ajustadores sociales que otorgó el FMI (por gasto social y gasto en capital) el objetivo no es llegar estrictamente a cero, sino a un déficit primario de 0,5% del PBI.

"En la medida en que el Gobierno se desvíe algunas décimas de su meta no será un problema; ni el mercado ni el Fondo le van a bajar el pulgar. El FMI mira más de cerca que se avance con las reformas estructurales el año que viene, que harán sostenible el sendero de reducción fiscal. En particular quiere desindexar el gasto previsional, porque si no la reducción de la inflación no es compatible con la corrección fiscal", indicó Martín Vauthier, economista de la consultora EcoGo.

Gabriel Caamaño, de la consultora Ledesma, coincide con esta visión y señala el aporte que hace al superávit el aumento de ingresos por los derechos de exportación. "El gasto primario está más o menos constante en términos del PBI, baja un poco por la caída en el gasto de capital, pero no mueve el amperímetro. Los subsidios económicos -que representan 1% del PBI-, las transferencias de las provincias y el gasto social caen apenas en términos del PBI. Sobre todo, al ser año electoral, las tarifas quedaron congeladas. La gran llave del superávit son los ingresos por retenciones. Pero estos derechos vencen en 2020 y sin ellos se vuelve al déficit primario. Por lo tanto, todos los caminos conducen a bajar el gasto previsional, que representa el 60% de los gastos del Estado", dijo, y resumió: "El resultado fiscal viene bien, pero tampoco sobra nada".

En concreto, en mayo, el resultado fiscal pasó de un déficit de $7818 millones en 2018 (-0,4% del PBI) a un superávit de $25.974 millones (0,2% del PBI) el mes pasado. Esto se vio explicado por un aumento del 53% en los ingresos -los tributarios, que incluyen las retenciones, crecieron 55,2%-, y totalizaron $320.348 millones, mientras que los gastos tuvieron un alza menor, de 35,5%, y representaron $294.374 millones.

"El resultado fiscal de mayo es el más alto en términos reales en 96 meses. Con un fisco equilibrado podremos reducir la deuda y la tasa de interés, facilitar la lucha contra la inflación y aumentar la inversión y el crecimiento", dijo en Twitter el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne .

La consultora Ecolatina señaló que el Gobierno contará con dos ventajas en los próximos meses: "En primer lugar, todavía no se realizaron las ventas de activos que habían presupuestado por casi $100.000 millones [0,5% del PBI]. Por otra parte, si el nivel de actividad hubiera encontrado su piso, los recursos tributarios podrían crecer levemente hacia fin de año".

Sobre el pago de intereses, que ascendió a $64.600 millones en el mes y se triplicó respecto de mayo del año previo, la consultora indicó que "este salto tiene algunos componentes puramente estacionales, como el calendario del pago de intereses, que tiene vencimientos muy grandes que no necesariamente coinciden en años diferentes".

"Además tiene otros componentes estructurales: en primer lugar, gran parte de los servicios de la deuda son en moneda extranjera, por lo que se dispararon con el salto cambiario de 2018. Asimismo, en mayo se realizó el pago trimestral de los intereses correspondientes al stand-by con el FMI. Con estos datos, el resultado financiero acumula un rojo de $219.500 millones [en torno a 1% del PBI], borrando la mejora del resultado primario", agregaron.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.