Qué hacen los inversores para protegerse antes del cambio de mando

Fuente: LA NACION
En pocos días se despejará parte de la incertidumbre,al conocerse quiénes se harán cargo de los temas clavesde la economía y las finanzas; mientras tanto, los fondos comunes van cambiandosu perfil y, en el plano internacional, Estados Unidos se mantiene en el centrode la atención, en partepor su relación con China
Sabrina Corujo
(0)
1 de diciembre de 2019  

No podemos estar seguros de alguna tendencia en particular, pero algo seguro es que los inversores no se aburrirán en la primera semana de diciembre. El flujo de información política, monetaria y económica que recibirán en los próximos días obligará a analizar -y quizás hasta a reevaluar- las posiciones financieras. Y esto apunta tanto a la coyuntura local como a la externa. El ratio entre buenas y malas noticias terminará por inclinar la balanza en el mundo financiero.

1. El viernes 6, una fecha clave

Se espera que en los próximos días haya definiciones sobre el futuro gabinete, con sorpresas o sin ellas. Y también hay expectativas respecto de que se conozcan algunas de las medidas puntuales que podrían tomarse a partir del martes 10. No es esperable, de todas formas, que haya detalles (o que se conozca la letra chica). Pero está claro que para que el mercado avance se necesita ir despejando la incertidumbre y permitir que se defina una tendencia más sostenida. De lo contrario (y mientras tanto) lateraliza prácticamente dentro del rango medio que mantiene desde después de las PASO (mostrando, por momentos, cierta volatilidad). La razón no es un misterio: sobran declaraciones más parecidas a promesas de campaña que a un programa económico para llevar a cabo desde diciembre. Y, mientras tanto, los nombres de posibles funcionarios aún van y vienen. Pocos son nuevos y, en concreto, la lectura se mantiene enfocada -tal como se esperaba- en cómo pesa Cristina Kirchner en el armado del gabinete (más allá del Congreso, que claramente está tomando "su" forma). Esto último fue el centro de los análisis políticos y origen de algunos ruidos en la última semana.

2. A la espera de ver una tendencia

La semana cerró con mayoría de bajas (leves) en el valor de los títulos argentinos, y con niveles de negocios más reducidos que los habituales (influyeron los feriados en el exterior). Las paridades ponderadas de los títulos de ley argentina se mantienen por debajo de 40%, y los de ley extranjera en menos de 44%.

La primera señal que se espera es la definición de quién será la cara de las negociaciones con los acreedores privados y con el FMI. Después se necesitarán precisiones del camino de las conversaciones y de la propuesta que se pondrá sobre la mesa. En parte, a eso obligarán los más de 15.000 millones de dólares de deuda que en los próximos cinco meses deberán pagarse. Las últimas definiciones del presidente electo Alberto Fernández no fueron favorables, si es que se apuntaba a una reestructuración al estilo "Uruguay 2003". De todas maneras, la moneda está todavía en el aire.

Mientras se esperan esas definiciones, en la bolsa de comercio porteña el índice Merval reflejó esta semana lo que se puede esperar para un período, al menos de corto plazo: bajo volumen de negocios, selectividad y volatilidad.

3. Fondos comunes, con alta liquidez

Los fondos comunes de inversión (FCI) siguen en su intento de reorganización. Pero la coyuntura tiene su peso. Ante la falta de un programa económico y de una política sectorial definida, los instrumentos de renta fija que serán reestructurados y las acciones no parecen ser alternativas que puedan ganar mucho terreno en el corto plazo (al menos, no para cualquier tipo de inversor).

En consecuencia, los fondos hoy centralizan su negocio en los money markets. Estos explican ya más del 46% del total administrado, duplicando su participación de 22% promedio de un año atrás. Le han ganado espacio a los fondos de renta fija (que representaban entre 50 y 55% y hoy se ubican cerca del 30%). En concreto, la industria maneja más de 817.000 millones de pesos -así, recuperaron niveles de julio, previos al golpe por el "reperfilamiento" de letras-. En consecuencia, los money market -de liquidez inmediata- suman unos 375.000 millones de pesos o el equivalente a 6400 millones de dólares. Su retorno se ubicó en el último mes, en 3,5% en promedio, compitiendo con los plazos fijos. Es una opción para perfiles conservadores, porque su volatilidad es baja (de entre 1,5 y 2%).

4. Estados Unidos, en el centro de atención

Diciembre promete ser un mes intenso, al menos en sus primeras tres semanas. En Estados Unidos, luego de una semana corta, los mercados abrirán mañana con las primeras impresiones y los primeros datos de la temporada de compras navideñas. Y estarán con la atención puesta en el resultado del Cyber Monday. El interés por el dato de cuánto se gastó no es caprichoso: se trata de un claro termómetro del principal motor de la economía y, si el consumidor está alarmado realmente por una posible recesión su comportamiento, habrá una señal fuerte para el mercado (y de posible impacto en las valuaciones de las compañías).

Pero esto no es lo único que se mirará. Un combo de datos económicos, la palabra de Jerome Powell en el Congreso y el camino de la llamada "fase I" del acuerdo entre China y Estados Unidos, son temas a los que se les dedicará atención. Sobre este último punto, hechos de la última semana dejaron más dudas que certezas sobre qué tan cerca está la firma de un pacto. No solo por la discusión sobre aranceles, los compromisos de compra y la propiedad intelectual, sino también por el explícito apoyo de Donald Trump a las manifestaciones en Hong Kong. Una señal política que no deja de impactar.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.