El Gobierno recibió tres ofertas de bonistas y Guzmán dijo que está "listo para escuchar"

Guzmán y el economista Robert Rubin.
Guzmán y el economista Robert Rubin. Fuente: LA NACION
Rafael Mathus Ruiz
(0)
15 de mayo de 2020  • 17:49

WASHINGTON.- Los principales acreedores de la Argentina enviaron contraofertas a la propuesta oficial para avanzar en el canje de deuda, informó el Ministerio de Economía. Horas antes, en un mensaje conciliador, con varias señales al mercado, el ministro de Economía, Martín Guzmán , había dicho en una conferencia virtual ante el Consejo de Relaciones Exteriores de Nueva York que el Gobierno quiere tejer una relación "duradera y saludable" con los inversores, y reiteró que está listo para revisar las ideas de los inversores para llegar a un acuerdo y evitar un default.

"Sabemos que los acreedores han estado trabajando duro en esto, en juntarse para hacer una propuesta. Esperamos que estas reuniones y discusiones entre los acreedores sean productivas y constructivas. Estamos listos para escuchar, queremos escuchar, queremos ver qué ideas alternativas podemos tomar para llegar a un acuerdo que funcione para todos ", había dicho Guzmán, durante su presentación.

Hasta ese momento, el Gobierno no había recibido nada aún. "No he revisado mi teléfono en la última hora o mi correo electrónico. Al menos hasta hace una hora, no ha habido ninguna contraoferta", dijo el ministro, ante una pregunta de LA NACION acerca de si había recibido algún otro plan concreto por parte de alguno de los grupos de acreedores o de algún fondo para avanzar la discusión hacia un acuerdo que ponga fin a la crisis de la deuda.

En su mensaje, Guzmán dijo que hasta el viernes por la tarde el Gobierno solo había recibido una propuesta, y fuentes oficiales confirmaron que esa mención se refería al plan que había mandado semanas atrás, antes de la presentación de la oferta oficial del Gobierno, el fondo de inversión BlackRock, que fue publicado por el Ministerio de Economía. Ese esquema fue rechazado porque no cumplía con los criterios fijados por el Gobierno para equilibrar la deuda -o, en la jerga técnica, lograr que sea "sustentable"- ni la economía, indicó Guzmán. Las propuestas que llegaron el viernes a la noche son del Comité de Acreedores, el Grupo Argentina Ad Hoc, y el Grupo de Bonistas del Canje, según fuentes oficiales y del mercado.

"La República Argentina recibió en el día de la fecha tres contraofertas por parte de sus acreedores a la oferta de canje de deuda realizada el día 22 de abril del corriente año", informó el Ministerio de Economía.

La presentación de Guzmán en el Consejo de Relaciones Exteriores, uno de los think tank más influyentes de Estados Unidos, llegó un momento de máxima tensión, cuando resta solo una semana para que el Gobierno cierre un acuerdo con los acreedores, o se enfrente a la decisión de pagar un nuevo vencimiento por más de 500 millones de dólares, o caer en default. La charla -seguida muy de cerca por el mercado y los inversores- fue moderada por Robert Rubin , un ortodoxo que fue secretario del Tesoro de Bill Clinton en los 90, y antes tuvo una extensa carrera en Wall Street, primero en Cleary, Gottlieb, Steen & Hamilton, el estudio de abogados que representa a la Argentina, y luego en el banco de inversión Goldman Sachs.

Guzmán se apegó a su mensaje, aunque dejó varias señales amistosas hacia el mercado. " Queremos que los compromisos que tomemos los cumplamos. No queremos cometer los errores del pasado ", afirmó. Guzmán dijo que el diálogo con los acreedores había sido "positivo", que que el éxito era lograr un acuerdo con los bonistas, y el Gobierno quiere construir una relación "duradera y saludable" con los inversores. Horas antes, la agencia Bloomberg indicó Guzmán había tenido roces con Gerardo Rodríguez, el ejecutivo de BlackRock que puntea las negociaciones. Guzmán reiteró más de una vez que estaban dispuestos a escuchar cualquier propuesta alternativa que presentaran los bonistas, y trató de alejar los fantasmas de un eventual default.

Incisivo, Rubin quiso saber cuáles eran los "escenarios posibles" que veía para el 22 de mayo, y apuntó: "Si hay default, me parece que es un riesgo no solo para la Argentina, sino para el resto del mundo emergente".

"En lo que se refiere a la Argentina, bajo el liderazgo de nuestro Presidente estamos totalmente comprometidos con cambiar la historia turbulenta de la Argentina. Queremos tener una relación duradera, saludable con los acreedores ", respondió Guzmán.

Otro de los temas que sacó Rubin fue el período de gracia de tres años que contempla la oferta presentada por el Gobierno, que recibió un respaldo muy bajo. Rubin quiso explorar si había alguna alternativa, y Guzmán reconoció que se trataba de "uno de los aspectos más críticos" de las conversaciones con los acreedores. El jefe del Palacio de Hacienda también dijo que la tasa de descuento, o exit yield , había sido otro tema debate.

Otra vez, al responder, ofreció un ramo de olivo: " Nadie quiere estar acá, por eso tenemos que resolver esto juntos ", afirmó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.