Misión crucial. Martín Guzmán no dio en Nueva York las precisiones que buscaba el mercado

En su primera visita como funcionario de Alberto Fernández, el ministro de Economía tendrá la oportunidad de exponer ante inversores, analistas y empresarios los lineamientos del plan económico
En su primera visita como funcionario de Alberto Fernández, el ministro de Economía tendrá la oportunidad de exponer ante inversores, analistas y empresarios los lineamientos del plan económico Fuente: Archivo
Rafael Mathus Ruiz
(0)
27 de enero de 2020  • 07:31

NUEVA YORK.- Llegó puntual, expuso y respondió preguntas, pero no despejó las dudas. El ministro de Economía, Martín Guzmán , explicó por primera vez en Nueva York la visión del gobierno de Alberto Fernández en un desayuno con bonistas, inversores y empresarios. Guzmán indicó que quieren lograr una reestructuración de la deuda prolija y sustentable, y poner en orden la economía. Pero no brindó los detalles que el mercado esperaba, en particular, cuál será el sendero de ajuste fiscal que aspira a recorrer el Gobierno en los próximos años.

Guzmán llegó a la cita, en el Consejo de las Américas, muy puntual, un minuto antes de las 9 de la mañana, acompañado por el representante de la Argentina ante el Fondo Monetario Internacional (FMI), Sergio Chodos, quien viajó desde Washington. Fue recibido por la presidente y CEO del Council, Susan Segal. Dos horas después, a la salida de la reunión, Guzmán apuró el paso hacia una camioneta negra Suburban, y apenas respondió escueto una pregunta de los periodistas sobre como había sido el encuentro: "Muy bien", dijo.

El viaje de Guzmán llega en un momento de alta tensión para la Argentina en los mercados, en medio de los temores a un posible default de la provincia de Buenos Aires, un escenario que los inversores ya avizoran, y que anticipa una discusión mucho más dura con los acreedores del país. El gobierno nacional quiere aliviar los vencimientos de la deuda de los próximos años para conseguir oxígeno fiscal para reactivar la economía.

Guzmán presentó los lineamientos del plan económico -aún en etapa de diseño- luego de una semana en la cual los mercados interpretaron que la Argentina endureció su posición hacia los bonistas con la estrategia que desplegó el gobierno de Axel Kicillof para la temprana renegociación de la provincia de Buenos Aires, que muchos han comenzado a ver como un "caso testigo". Guzmán indicó que la oferta de Kicillof para postergar el vencimiento de US$ 250 millones del bono BP21 consiguió una adhesión del 26%, cuando se requiere un piso del 75% para cerrar.

Ayer, el presidente Fernández dijo en una entrevista con el canal C5N que el Gobierno necesita "una definición rápida sobre la deuda", remarcó la necesidad de ser "cuidadosos" durante las discusiones con el Fondo y los inversores, y puso a Guzmán al frente de las negociaciones.

"No pierdan de vista que estamos frente a una negociación y, como tal, debemos ser cuidadosos y mantener ciertas reservas. Cualquier cosa que se diga puede despertar expectativas indebidas o malestares indebidos. Tomamos la decisión en el Gobierno de que en el tema de la deuda solo actúa Martín Guzmán y yo soy el otro posible vocero porque, obviamente, conozco lo que Martín está haciendo", indicó el mandatario.

El viaje de Guzmán había surgido por una invitación del Consejo de las Américas para que presentara su plan en Nueva York. En Wall Street existía premura por conocer más detalles de la hoja de ruta del Gobierno, algo que quedó claro por la asistencia al desayuno en la sede del Consejo de las Américas, en el Upper East Side de Manhattan: fueron unas 45 personas, una asistencia inusual. Hubo bonistas, inversores, abogados, lobistas y analistas. Uno de los asistentes fue el empresario Eduardo Eurnekián.

Sin precisiones

Pese a la expectativa, Guzmán ofreció un mensaje similar al que había brindado en las conferencias de prensa en Buenos Aires. No dio números, metas o proyecciones sobre déficit fiscal, la inflación, o el crecimiento, algunas de las definiciones que los inversores esperaban. Tampoco discutió medidas concretas a mediano plazo. Guzmán ató todo a la negociación por la deuda, y dio a entender que la Argentina podría llegar a ser un " leading case" para futuras negociaciones. Insistió en que buscan poner orden en la economía, y que quieren restaurar la consistencia macroeconómica para volver a crecer.

Guzmán se reunirá mañana en Nueva York con Luis Cubeddu, jefe de misión para la Argentina del Fondo Monetario Internacional (FMI), y Julie Kozack, directora adjunta del Departamento para el Hemisferio Occidental Fondo, confirmaron voceros del organismo. El Fondo también pide desde hace meses un plan de mediano plazo para sacar del limbo al acuerdo stand-by por US$ 57.000 millones. Además de la negociación con los bonistas, el Fondo y el Gobierno deben decidir en los próximos meses qué hacen con el histórico programa que Georgieva y Fernández heredaron de Christine Lagarde y Mauricio Macri.

Guzmán podrá discutir cara a cara con Cubeddu los avances en el diseño de ese programa. Será el segundo encuentro entre ambos. Guzmán y Cubeddu tienen línea directa, y ya se conocieron el año pasado cuando Guzmán viajó a Washington en secreto antes de ser nombrado por Fernández para hablar con la directora Gerente del FMI, Kristalina Georgieva.

El Ministerio de Economía tiene también en la agenda de Guzmán un encuentro con funcionarios del Departamento del Tesoro del gobierno de Donald Trump, según indicaron fuentes oficiales. El Tesoro no respondió a la consulta de LA NACION sobre el encuentro.

Luego de su gira por Estados Unidos, Guzmán tiene previsto viajar a Roma, a principios del mes próximo, donde participará de un seminario de economía en el Vaticano en el que también expondrá Georgieva. En ese encuentro también estará el mentor de Guzmán, el premio Nobel de economía y profesor de la Universidad de Columbia Joseph Stiglitz.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.