La aceleración inflacionaria generó un boom de plazos fijos indexados