La industria como eje de la inclusión

Miguel Acevedo
Miguel Acevedo LA NACION
Fuente: Archivo
(0)
27 de noviembre de 2019  

La Argentina necesita avanzar hacia el futuro por un camino que aborde al mismo tiempo la urgencia y el largo plazo. La próxima Conferencia Industrial se va a enfocar en la primera decisión que tenemos que tomar para atacar ambas prioridades: construir los consensos para un proyecto de desarrollo productivo.

Las divisiones inconducentes en la historia del país explican nuestros fracasos en materia económica, política y social. Los juegos de suma cero, las grietas profundas nos impiden alcanzar desde los objetivos más humildes hasta los más ambiciosos. Y en el mundo actual, que corre una carrera global por el agregado de valor, estar inmóvil sin acuerdos es retroceder.

Por eso es imprescindible construir consensos. Porque no se trata de sentarnos a una mesa a contraponer nuestras diferencias, para luego dejarla en el mismo lugar, vacía de actores y llena de contrapuntos. Se trata de encontrarnos en esa mesa, buscar acuerdos, ampliarla y moverla todos juntos hacia el mismo lado.

El Plan Productivo 20/23 que presentamos en la UIA es un aporte en ese sentido: busca crear un entorno económico competitivo y previsible, a partir del cual la Argentina pueda generar divisas que sostengan su crecimiento económico. En sus 11 ejes, 40 áreas y más de 150 propuestas, el Plan Productivo se preocupa por consolidar una macroeconomía previsible y un programa de desarrollo integral.

La mejor manera de consolidar una sociedad inclusiva es a través del crecimiento económico sustentable. Y el camino para avanzar hacia la inclusión y el desarrollo integral de los argentinos es un proyecto productivo que tenga a la industria en el corazón de su dinámica transformadora. Cada panel de la edición 2019 de la Conferencia Industrial busca aportar nuevas ideas al debate por el desarrollo argentino: cómo nos insertamos en el mundo produciendo, de qué manera reiniciamos la dinámica productiva y cómo generamos una estrategia que nos potencie ante los avances de la Cuarta Revolución Industrial, entre otros.

Hoy la industria supera su lógica sectorial y de procesos para convertirse en un concepto: la agregación de valor. Y eso -tanto en el presente como en el futuro global- hace que los muros que separaban a los sectores se derrumben: la industria está en la manufactura, en el agro y en los servicios.

En el mundo, el desarrollo tiene a la industria como vanguardia de un proceso que está cambiando las formas en las que se produce y consume. La Cuarta Revolución Industrial implica transformar bienes y generar servicios a la velocidad de los datos, y la Argentina tiene la obligación de continuar sumándose a los avances de este cambio paradigmático a partir de todo su potencial. Consciente de sus capacidades, pero también de las debilidades, para apuntalar las primeras y convertir las segundas en activos.

Las fortalezas del país son muchas, tenemos una larga tradición productiva en cada sector: en el agro, en la energía, en la minería, en los servicios y en la industria. A partir de las capacidades tecnológicas y científicas podemos multiplicarlas generando sinergias entre el sector público y el sector privado. No tenemos más tiempo que perder. Desde hace ya casi una década, los países desarrollados y en aquellos que quieren serlo lanzaron programas agresivos en materia de industria 4.0, destinando recursos para impulsar el protagonismo de sus sectores productivos.

La decisión de encarar las transformaciones que nos permitan agregar valor con las lógicas del siglo XXI implica también un cambio en nuestras formas de relacionarnos. Las divisiones estériles e irreductibles nos hicieron retroceder, y en el mejor de los casos estancarnos. El desarrollo productivo del país se alcanza con una visión y un rumbo, construyendo los consensos que hagan falta. Teniendo en cuenta de manera pragmática el mundo en el que vivimos y hacia adónde nos queremos dirigir. Haciendo que cada acción que llevemos a cabo, que cada decisión que tomemos, sea en función de cuánto valor se agrega al conjunto del país.

El autor es presidente de la Unión Industrial Argentina

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.