La recaudación creció 53,4% anual en julio y achica la brecha con la inflación

Fuente: Archivo - Crédito: Ricardo Pristupluk / LA NACION
Llegó a $450.910 millones, apoyada en mejoras en Ganancias, retenciones y el impuesto al cheque, pero aún no crece como había pronosticado el ministro Dujovne
Javier Blanco
(0)
2 de agosto de 2019  

La recaudación impositiva creció 53,4% interanual en julio y acortó a un mínimo, que se estima en torno de un punto porcentual, la brecha que se había abierto entre su evolución y la de la inflación, y que había superado los 17 puntos en marzo, el momento de mayor desequilibrio.

La nueva mejora de los números no alcanzó para hacer realidad el pronóstico que había lanzado el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, hace unos meses, cuando afirmó que "en el segundo semestre del año" comenzaría a mostrar "tasas de crecimiento reales positivas". Según pronosticó ayer el jefe de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Leandro Cuccioli, esto ocurrirá "en los próximos meses".

"En términos reales, la recaudación vuelve a mostrar una nueva caída, y acumula 13 meses consecutivos de crecimiento nominal menor a la inflación, pero hay que destacar que es la diferencia más baja en lo que va del año", juzgó el economista Nadin Argañaraz, director del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf).

"Es el mes en que menor es la pérdida real respecto de la inflación y da cuenta de una progresiva mejora en la recaudación", valoró por su parte un informe de la consultora LCG.

El total recaudado alcanzó un nuevo máximo nominal de $450.909,8 millones, apoyado en los aumentos que mostraron los ingresos por retenciones (+155,5%), los aportados por el impuesto a las ganancias (+65,8%) y el que grava operaciones de débito y crédito en cuentas bancarias (+56%), conocido como impuesto al cheque.

Pero también fue el mejor desempeño, respecto de meses anteriores, que mostró el IVA impositivo (+52%), y la recaudación vinculada a la seguridad social (+39,9%), si se tiene en cuenta que por la última reforma tributaria dejaron de ingresar por ese concepto unos $4000 millones (lo que hubiera dado un aumento interanual del 44,3%), según el detalle informado por la AFIP.

Los analistas destacaron el desempeño positivo de Ganancias, que aportó $99.001 millones (con un aumento real del 8,9%), a pesar de la reducción del 35 al 30% del impuesto para las sociedades.

Sin embargo, hay que considerar que "entre 8000 y 9000 millones corresponden a ingresos vinculados a declaraciones juradas de personas que el año pasado habían tenido que ingresar esos pagos en junio", advierte el economista Javier Alvaredo, fundador y director de la consultora ACM, quien estima que sin esos efectos secundarios derivados de diferimientos o reacomodamientos de alícuotas, la recaudación total hubiera sumado "unos 6000 millones menos", con lo que la brecha con la inflación sería algo mayor.

En el caso del impuesto al cheque, su crecimiento real de 1% (el segundo en el año después del mostrado en enero pasado) fue interpretado por Cuccioli como una señal de que la economía comienza a "dejar atrás la recesión". "Hubo una mejora en su recaudación y mayor dinamismo, que le permitió quebrar la pérdida real que arrastraba desde febrero" explicaron en LCG.

La otra señal al respecto, según la visión del jefe de la AFIP, la dio la mejora del 52,8% (vs. 43,8% mostrada en junio) en la recaudación del IVA-DGI, tributo directamente asociado a la actividad y el consumo interno, pero una parte importante de esa mejora los analistas la vinculan con los planes de estímulo a determinados consumos que aparecieron con el deseo del oficialismo de mejorar sus chances electorales y con la influencia del cobro del aguinaldo.

Los que aún tiran para atrás

Las señales del peso que tiene la crisis aparecen en el magro avance aún de las contribuciones patronales, que mejoran muy lentamente, mostrando que el empleo sigue en retroceso y que a los salarios les cuesta recuperarse. "Es probable que el dato esté influido por el diferimiento en los pagos al que podrían estar recurriendo muchas empresas en este contexto de escasa liquidez y tasas reales de interés muy elevadas", explicaron en LCG.

A esto se agrega que los salarios "siguen rezagados con respecto a la inflación, pero el dato alentador es que están acortando ese margen. Este mes fueron 5 puntos menos de pérdida real con respecto al mes anterior", destacaron en la misma consultora.

Los que siguen demostrando magros desempeños son los ingresos por derechos de importación, que crecieron 49,9%, con un aporte de $2500 millones extra que resulta del aumento de la tasa de estadística dispuesto por el Gobierno en los últimos meses.

También se confirma que el aporte del impuesto a la renta financiera fue módico, ya que alcanzó unos $8000 millones en total. Finalmente, la recaudación de Bienes Personales subió el 73,4% y la del impuesto a los combustibles, el 10,3 por ciento.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.