La turbulencia financiera sumó presión al tipo de cambio y dejó al riesgo arriba de los 900 puntos

El billete avanzó hasta $46,68, su segundo máximo nominal, y los bonos argentinos fueron afectados por la caída de los mercados emergentes
El billete avanzó hasta $46,68, su segundo máximo nominal, y los bonos argentinos fueron afectados por la caída de los mercados emergentes Fuente: Archivo - Crédito: Shutterstock
Javier Blanco
(0)
6 de agosto de 2019  

El dólar avanzó casi 2% ayer en la plaza local y la tasa de riesgo país trepó más del 8% (a 904 puntos), tras una jornada aciaga para los mercados de todo el mundo al estallar de nuevo la temida guerra comercial entre Estados Unidos y China, dejando atrás una tregua que calmó a los inversores por más de un mes.

La divisa cerró para la venta al público a un promedio de $46,68, su mayor nivel desde fines de abril, es decir, días antes de que el Banco Central (BCRA) anunciara que había recuperado su potestad para intervenir sobre el mercado cambiario, de juzgarlo necesario, tras largos meses de veda impuesta por el FMI. Se trata de su segundo precio nominal más alto, solo detrás del cierre a $46,90 del 26 de abril.

A su vez la tasa de riesgo país, al subir 72 puntos en apenas una jornada (+8,7%), marcó su mayor nivel desde comienzos de junio, cuando el temor de los inversores a una posible reincidencia argentina en una cesación de pagos de la deuda comenzó a disminuir por el reordenamiento político local que se daba de cara a las elecciones y los mensajes de algunos precandidatos negando ese escenario.

Hizo su irrupción así el escenario más recelado por los inversores del mundo y, a la vez, el más temido por el Gobierno, solo una semana antes del primer hito electoral (PASO) porque se sabe, merced a las reiteradas y dolorosas experiencias, que una devaluación del peso pulverizaría toda chance de consolidar un proceso bajista de la inflación y de ilusionarse con un rebote de la actividad económica.

Sin embargo, en un escenario de muy fuerte rebrote de la aversión global al riesgo, son pocas las herramientas con que la administración Macri cuenta para combatir su efecto derrame sobre la plaza local. De hecho, es lo que intenta hacer el BCRA al convalidar subas en la tasa local de referencia (que llegó al 61,59% ayer) y tratar de dosificar la tendencia alcista del dólar mediante sostenidas intervenciones en el mercado de futuros cambiarios, que no apuntan a ir contra la tendencia de la plaza, sino a tratar de dosificarlas, al menos por ahora.

Los operadores y analistas aprueban esta reacción oficial acotada, en función de los instrumentos a mano y las circunstancias, pero temen que las necesidades electorales que enfrenta el Gobierno y el evidente nerviosismo que despertó la jornada de negocios de ayer en la Casa Rosada terminen por provocar un intento por frenar el derrape del peso, algo que juzgan imposible si no se calman los mercados globales.

"Hoy [por ayer] se vio un menor volumen de negocios con el dólar, lo que lleva a pensar que podrían tentarse a tratar de enfrentar la tendencia de mercado en cuatro ruedas que les quedan de cara a las PASO. Esa opción no la tendrán en los dos meses y medio que restan luego hasta la presidencial si el tembladeral global sigue, por lo que deberían analizarlo muy bien", sugiere Santiago López Alfaro, de Delphos Investment.

El analista aludió a los US$747 millones operados de contado (18% menos que el viernes) y a los tres llamados a subasta que debió convocar el BCRA para vender los US$60 millones del Tesoro al quedarle un remanente de US$9 millones sin colocar tras las usuales dos subastas.

"El recrudecimiento de la guerra comercial terminó de despedir el verano financiero que duró dos meses y el BCRA aprovechó bien al comprarle más de US$1000 millones al Tesoro y esterilizando dichas compras para evitar que la tasa descienda mucho. Hasta aquí administró tensiones cambiarias acompañando las depreciaciones emergentes: habrá que ver qué hace ahora que el dólar está a un paso del récord, cuando quedan cuatro ruedas para las PASO", apunta el economista Lorenzo Sigaut Gravina, de Ecolatina.

La ola de ventas que afectó a los activos de riesgo hizo caer hasta 4,5% los precios de los castigados bonos de la deuda y disparó 9,8% el costo de los seguros a 5 años contra un nuevo posible default argentino, que cerró en 1061 puntos. A la vez, dejó con un rojo generalizado a las acciones argentinas en Wall Street, con bajas que promediaron 3%, pero llegaron al 7% en algunos casos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.