Las aerolíneas no tienen las herramientas para identificar a pilotos suicidas

Andreas Lubitz, el copiloto que según los investigadores estrelló intencionalmente el avión de Germanwings y que estaba siendo tratado por problemas mentales
Andreas Lubitz, el copiloto que según los investigadores estrelló intencionalmente el avión de Germanwings y que estaba siendo tratado por problemas mentales Fuente: Reuters
Expertos médicos y de seguridad afirman que aún carecen de herramientas confiables para identificar o rastrear a los aviadores que presentan el mayor riesgo de lastimarse a sí mismos o a otros
(0)
1 de abril de 2015  • 06:58

Un piloto suicida se considera desde hace tiempo un potencial peligro en la aviación, pero expertos médicos y de seguridad afirman que aún carecen de herramientas confiables para identificar o rastrear a los aviadores que presentan el mayor riesgo de lastimarse a sí mismos o a otros.

Para ser contratados, los pilotos comerciales usualmente deben superar un análisis psicológico, pruebas de personalidad y exámenes físicos. Pero una vez que comienzan a volar aviones con pasajeros, señalan los expertos, ni los reguladores ni las aerolíneas tienen métodos confiables y probados científicamente para identificar amenazas suicidas a no ser que los pilotos lo expresen individualmente o exhiban señales obvias de desórdenes mentales percibidas por supervisores o compañeros de trabajo.

Como regla general, "las pruebas funcionan para descartar a las personas antes de que consigan el empleo, pero aún no hay métodos científicos para predecir" personalidades suicidas después de esa instancia, según Terry von Thaden, presidente ejecutivo de Illumia, una firma de asesoría que evalúa la cultura corporativa de aerolíneas y otras firmas. "Simplemente no hay buenos predictores".

Los investigadores están analizando los antecedentes, incluidos los problemas de salud mental, del copiloto de Germanwings Andreas Lubitz, quien según creen los fiscales estrelló intencionalmente un Airbus A320 contra los Alpes franceses la semana pasada, terminando con su vida y la de otras 149 personas. Se sospecha que Lubitz ocultó información a la aerolínea sobre su estado mental y su tratamiento. Un fiscal alemán indicó el lunes que había estado en terapia debido a tendencias suicidas antes de obtener su licencia de piloto comercial.

En Estados Unidos, por ejemplo, cada vez que una persona pide un certificado médico para comenzar a volar o continuar haciéndolo, debe contestar preguntas de la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) sobre cuestiones de salud que van desde desmayos hasta diabetes y epilepsia. El formulario también pregunta sobre "desórdenes mentales de cualquier tipo", y nombra depresión, ansiedad, dependencia o abuso de sustancias, e intentos de suicidio. Además, los pilotos deben nombrar a todos los profesionales de la salud que han visitado en los tres últimos años, y ofrecer detalles.

Sin embargo, una vez que los pilotos son contratados, los expertos afirman que los controles médicos periódicos apenas incluyen temas de salud mental y por lo tanto no son útiles para predecir tendencias suicidas.

Los estándares médicos actuales para los pilotos de aerolíneas son desactualizados, inadecuados e inconsistentes

Guohua Li, director del Centro para Epidemiología y Prevención de Heridas de la Universidad de Columbia, describió los estándares médicos actuales para los pilotos de aerolíneas como "desactualizados, inadecuados e inconsistentes", en especial en cuanto a la evaluación de salud mental. "Estos estándares deben ser actualizados, fortalecidos y compatibilizados internacionalmente".

Sin embargo, una evaluación psiquiátrica completa de cada piloto de aerolínea todos los años llevaría mucho tiempo y le causaría a la mayoría de los pilotos un estrés innecesario. Las extensas evaluaciones necesarias para detectar tendencias suicidas llevarían varias horas y "no tendrían sentido para la industria de las aerolíneas en su conjunto", dijo Rob Bor, un especialista en psicología clínica de aviación en Londres.

Predecir ese tipo de comportamiento se vuelve especialmente difícil si hay consecuencias negativas al hablar, como que los pilotos de las aerolíneas casi con seguridad no podrían volar más si admitieran esos pensamientos, según Matthew Nock, un profesor de la Universidad de Harvard que estudia el tema.

La historia previa de los diagnósticos psiquiátricos no es suficiente para juzgar el riesgo de suicidio actual, según un informe de la FAA sobre suicidios de pilotos privados publicado el año pasado. El estado físico y mental actual de un piloto —incluyendo patrón de sueño, estado de ánimo, nivel de energía y concentración— debe ser considerado, dice el informe. Pero según expertos, los controles médicos regulares realizados a pilotos de aerolíneas de EE.UU. en promedio duran media hora, y los médicos que los llevan a cabo a menudo no están capacitados o no se sienten competentes para indagar más en temas de salud mental.

Por Andy Pasztor, Shirley S. Wang y Susan Carey

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.