Dólar, casamiento o Ezeiza: sólo tres razones mueven al mercado inmobiliario

.
.
María Julieta Rumi
(0)
30 de agosto de 2019  • 09:41

Con precios en dólares que se resistían a bajar, en los últimos meses las operaciones inmobiliarias se redujeron en la ciudad de Buenos Aires a la mínima expresión. Los inversores salieron del mapa y solo quedaron los consumidores finales que no quieren o pueden posponer la decisión de compra de una propiedad y cuentan con el dinero para hacerlo sin financiamiento.

Algunos las llaman las "ventas del Registro Civil". Es decir, aquellas que se concretan por nacimientos, gente que decide irse a vivir sola o se junta, casamientos, divorcios y defunciones (sucesiones). Pero también hay consultas de personas que quieren vender para radicarse en el exterior o para contar con dólares ante oportunidades que podrían darse en un futuro, por ejemplo, si el valor del metro cuadrado empieza a caer con más fuerza, como en el 2001.

Para Santiago Magnin, titular de la inmobiliaria homónima, hay un número invariante de operaciones que se hace sí o sí en la ciudad de Buenos Aires, sin importar cuál sea el contexto económico-político. "Estamos hablando de entre 1500 y 2000 ventas al mes", calcula y dice que tiene varias propiedades en cartera por "cambios de estado civil", principalmente parejas que están esperando un hijo.

En tanto, Alejandra Covello, presidente de Covello Propiedades, afirma que tiene casos de personas que se quieren ir a vivir a Miami, Estados Unidos, o a Barcelona, en España, por miedo a que en un próximo gobierno haya cambios en la propiedad privada.

"Nosotros les explicamos que esto no va a suceder y que esos procesos tampoco son inmediatos, pero la gente nos comenta eso. Estos casos se dan en dos extremos etarios: personas de 65-70 años que, ya vivieron otras crisis y no quieren quedarse, y los sectores más jóvenes que dejan alquileres o venden pequeñas unidades para fondearse e iniciar viajes al exterior", explica.

Sin embargo, para la broker la Argentina va a tener un rebote económico y la inversión va a resurgir independientemente del gobierno que asuma.

Otro martillero que está recibiendo más consultas de gente con rumbo a Ezeiza es Marcelo Di Mitrio, titular de la firma que lleva su apellido. "Si bien siempre las hay, en este contexto las hay más de lo habitual, mucho más sin ser un boom o algo parecido. Ahora bien cuando hablamos de este contexto, no hablamos del escenario post PASO ni mucho menos, sino del que venimos viviendo desde el año pasado", señala.

En los últimos 30 días, por caso, firmaron una escritura de una señora que vendió una propiedad en el país para comprarse otra en España porque la renta que recibía por el alquiler aquí "se le escurrió entre las manos" con las devaluaciones del 2018. También están comercializando un departamento de una pareja que vende para radicarse en el exterior.

"Y en los últimos dos meses recibimos algunas solicitudes de tasaciones donde el objeto de la venta era el mismo: vender aquí para irse del país y ese dinero llevarlo consigo para comprar un inmueble o no en el destino", agrega.

Pero algunos como Tomás Seeber, director de la inmobiliaria RG Montes, ponen en duda estas expresiones por lo difícil que resulta en términos operativos mudarse al exterior. "Del lado de la oferta no veo un éxodo. Todo el mundo tiene la frase hecha esa de que si gana X se van a vivir afuera, pero pocos tienen los medios o una profesión o estado civil que haga la movida fácil. Si veo que, frente al olor a cambio político, los vendedores están más permeables a ofertas más agresivas".

Por su parte, el fundador de Reporte Inmobiliario, José Rozados, menciona a operadores que están recibiendo llamados de clientes para reajustar los precios hacia la baja para salir de la inversión. "Es lógico. En este panorama aún mas que antes liquidez mata ladrillo", acota.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.