Los dirigentes de la FIFA, con tarjeta amarilla