Los países del sudeste asiático que tienen sus monedas atadas a la norteamericana descubrieron cómo crecer pese al dólar débil

La baja de la divisa tornó más competitivos sus productos en mercados que resultan clave, como los europeos
(0)
25 de mayo de 2003  

HONG KONG (The New York Times).- Los que menos se pensó que podrían ganar con la caída del dólar en los mercados de divisas son países que ahora están acumulando los mayores superávit comerciales con los Estados Unidos. China y la mayoría de los países del sudeste asiático han atado sus monedas al dólar, por lo que la caída de éste ha empujado hacia abajo el valor de sus divisas en mercados clave. Esto ha vuelto sus exportaciones más competitivas en Europa e incluso en Japón.

Hasta en los Estados Unidos, su principal mercado de exportación, las empresas en China y en el sudeste asiático no han perdido nada de su competitividad. Eso se debe a que "todo lo que compramos o vendemos, materias primas y productos terminados, está denominado en dólares", dijo Bruce Grili, un comerciante de zapatos de Hong Kong que ayuda a empresas estadounidenses a comprar zapatos a fábricas chinas. "No nos afecta la caída del dólar".

La divisa norteamericana ha caído un 21% respecto del euro en el último año. Al mismo tiempo, el yen ha subido un 10% respecto del dólar, aunque el gobierno japonés ha intentado repetidamente detener el alza.

Los mayores ganadores son los exportadores asiáticos a Europa, como Trimex Holdings Limited, una empresa de Hong Kong, que compra herramientas eléctricas a fábricas en China y las exporta a ferreterías en la Unión Europea. Trimex sigue cobrando los mismos precios en euros a muchos de sus clientes europeos y ha convertido lo procedente de las ventas en más y más dólares a medida que esa moneda cayó en los mercados de divisas. Pero el costo de comprar herramientas a China, en dólares, apenas si aumentó.

"Es muy bueno para nuestros márgenes de ganancias brutas", dijo Thomas van Duinen, gerente general para operaciones en Asia de Trimex. Los minoristas europeos también se benefician. El Corte Inglés, una cadena de tiendas española, compra equipos electrónicos, ropa, alimentos y bebidas chinos y ha logrado persuadir a sus proveedores en el último año de que acepten pagos en euros, dijo Alejo Rodríguez, el gerente general de la oficina de compras de la cadena en Hong Kong.

Productos competitivos

El cambio a negociar contratos en euros debería dar cierta protección a El Corte Inglés si el dólar sube más tarde. Al mismo tiempo, la cadena ha estado negociando nuevos contratos a precios cada vez más bajos en euros, reflejando el hecho de que las fábricas siguen teniendo costos en dólares para petróleo y materiales basados en el petróleo o en yuanes chinos, en cuanto a mano de obra y otros costos.

"Que el euro se haya fortalecido nos facilita las cosas -aunque afecte a los exportadores en España, dijo Rodríguez-. Es más fácil negociar, es más fácil conseguir mejores precios."

Algunas monedas del este asiático, como el dólar de Hong Kong y el ringgit malayo, están atados oficialmente en forma directa al dólar, subiendo y cayendo con él. El Banco del Pueblo de China, en Pekín, ata informal pero efectivamente el yuan chino al dólar. Otras divisas regionales, tales como el dólar de Singapur, el baht tailandés, la rupia indonesa y el nuevo dólar de Taiwan, están atados con flexibilidad al dólar y han subido un poco respecto de la divisa estadounidense en los últimos meses, pero volvieron a caer respecto de otras divisas por la declinación de la moneda de EE.UU.

El dólar recuperó un poco de terreno la semana última. Para limitar o evitar la apreciación de sus divisas respecto del dólar pese a sus considerables superávit comerciales, gobiernos asiáticos han estado comprando dólares a exportadores y vendiéndoles, a cambio, más moneda local. Los gobiernos han acumulado enormes reservas como resultado de esto, con los cinco principales tenedores de tales reservas en Asia.

Según cifras de marzo del Fondo Monetario Internacional y el Banco del Pueblo de China, las más recientes de las que se dispone, Japón tenía US$ 396.000 millones; China, US$ 316.000 millones; Taiwan, US$ 171.000 millones; Corea del Sur, US$ 124.000 millones, y Hong Kong, US$ 114.000 millones.

La mayor competitividad producto de su tipo de cambio fijado al dólar ha beneficiado especialmente a China. Esto se debe a que este país soporta una leve deflación, con los precios cayendo casi un 1% a tasa anual esta primavera (boreal), mientras que EE.UU. aún tiene una moderada inflación. El yuan chino en realidad se ha depreciado incluso respecto del dólar, si se ajusta por diferencias en los cambios de niveles de precios.

Ha habido periódicos llamados a China a permitir que suba el yuan, en especial desde Japón, que acusa a su vecino de manipular la cotización de su divisa para exportar desempleo a otros países, cosa de la que se acusó durante muchos años al propio Japón.

William Belchere, economista de J.P. Morgan Chase, dijo que el yuan se había depreciado casi un 11% ponderado por las exportaciones, desde que el dólar llegó a su punto más alto a comienzos de 2002. Pero dado que la atención internacional está puesta en Irak, Corea del Norte y el dólar, parece haber poca presión para que China actúe rápido, dijo. El Banco del Pueblo de China actualmente mantiene el yuan a alrededor de 8,28 respecto del dólar. Los costos de producción chinos son tan bajos que incluso una revaluación modesta puede no tener muchos efectos sobre su avance en los mercados mundiales, dijo Belchere, y agregó: "¿Pasar de 8 a 7 va a cambiar algo?"

En los primeros tres meses de este año, Estados Unidos tuvo un déficit comercial con China de US$ 24.670 millones; con Japón, de US$ 16.370 millones, y con Taiwan, Tailandia y Malasia, de entre US$ 2 y US$ 4 mil millones. El déficit comercial de EE.UU. con todos los países que usan el euro totalizó US$ 16.410 millones, según el Departamento de Comercio en Washington.

Andy Xie, un economista de Morgan Stanley, predijo que la caída del dólar respecto del euro no favorecería la reducción del déficit comercial estadounidense. "Se está deflacionando respecto de la moneda equivocada", dijo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.