Mercosur-UE. Las cámaras empresarias, entre los aplausos y las dudas

Sofía Terrile
Sofía Diamante
Delfina Torres Cabreros
(0)
28 de junio de 2019  • 19:46

Algunas ya venían manifestando "por las dudas", algo apuradas por un acuerdo que suponían inminente. Otras prefieren callar hasta no conocer bien el tema en detalle. Las cámaras empresarias empiezan a animar algunas conclusiones sobre el acuerdo Mercosur-Unión Europea a pesar de que aún no se conoció la letra chica. Celebraciones por oportunidades para exportar y quejas por las importaciones se mezclan según el sector.

"Desde el punto de vista institucional, me parece un paso importante, por las necesidades de integración al mundo, sobre todo teniendo en cuenta los años en los que estábamos en medio de estas conversaciones", comenzó Daniel Funes de Rioja, presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal).

Aun así, ante la consulta de LA NACION, advirtió que "hace falta ver la letra chica" para analizar cómo impactará en los diversos sectores de la entidad que dirige, pero que el acuerdo "exige una estabilidad macroeconómica y previsibilidad sobre las reglas de juego para que haya simetría". Añadió: "La UE tiene mucha estabilidad, con una moneda única y bajos niveles de inflación, de gasto público y de presión fiscal. Ahí partimos de una asimetría".

Como en el discurso de Funes de Rioja, en otras cámaras también hay diferencias entre los miembros. "Es una buena noticia para el país, pero a nivel sectorial todavía no nos pusimos de acuerdo", dijo Horacio Moschetto, de la Cámara de la Industria del Calzado (CIC).

La diferencia más profunda tiene que ver con reglas de origen. "Nosotros somos muy claros en que el 60% del producto tiene que tener un contenido regional, del Mercosur. Lo mismo para recibir: 60% del producto tiene que ser europeo. Y ellos proponen un umbral de precios: sobrepasado determinado valor, no debería tenerse en cuenta el origen", explicó. Según detalló, eso implicaría que se pudiera intercambiar zapatos hechos con insumos asiáticos, con un mínimo proceso regional. "Lo que queremos nosotros es potenciar la industria local", argumentó.

Para José Luis Lopetegui, del sector de Comercio Exterior de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), el acuerdo "tiene luces y sombras", pero es una buena noticia en tanto contribuye a mejorar una situación de virtual aislamiento de la región. "El Mercosur tiene acuerdos solo con el 10% del PBI mundial, mientras que Chile, por ejemplo, tiene con el 80%. Con este acuerdo pasamos al 30%, que todavía es poco pero contribuye a mejorar la ecuación", dijo.

Con respecto a los sectores, señaló que algunos podrían verse afectados al estar "obligados a competir en desigualdad de condiciones". Mencionó, como ejemplo, el sector olivícola, que actualmente exporta aceite de oliva a Brasil y ahora deberá competir por ese mercado con países europeos, donde la producción está fuertemente subsidiada.

Consideró que para que este acuerdo redunde en mejoras para el país en el futuro, el Gobierno deberá hacer esfuerzos, como trabajar en la reducción de la carga tributaria y optimizar los costos logísticos. "Es necesario analizar toda la cadena productiva, porque lo que importa no es solo el producto final, sino todos los costos implícitos que se pagan en el camino", apuntó. De todos modos, señaló que "hay otros sectores que rápidamente se verán beneficiados, como el vitivinícola".

En relación con las pymes, dijo que esto abre un panorama más amplio y le da la oportunidad a los empresarios de ir conociendo nuevos mercados y encontrar un nicho donde colocar productos. "Culturalmente somos más cercanos a Europa que a los países asiáticos, lo que hace que, si bien tenemos estructuras productivas parecidas y competimos, tenemos mayores oportunidades para venderles cosas", explicó.

Dentro del sector vitivinícola también hay "luces y sombras". En líneas generales, la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar) advirtió en los días previos al acuerdo sobre los "riesgos" que un tratado así implicaría para el desarrollo de la industria. En tanto, Bodegas de Argentina, que agrupa a más de 250 bodegas, prefirió centrarse en la oportunidad para las exportaciones de vino hacia Europa.

En la cámara de productos eléctricos y electrodomésticos, Afarte, coincidieron en que el Mercosur y la UE tienen "realidades opuestas, en cuanto a la dinámica tributaria, el acceso al capital y el costo del financiamiento".

"Nuestra principal preocupación es proteger la producción nacional de lo que podría ser la importación sin restricciones. En Europa, los países del Este tienen fabricación de productos electrónicos y electrodomésticos. Dentro de la agenda de negociaciones internacionales, la UE no es el bloque que representa la mayor amenaza para nuestro sector; no obstante, hay que tener mucho cuidado en todo lo que se pacte en términos de canastas de desgravación y homogenización arancelaria, compartiendo información y viendo cuáles son los riesgos expuestos", dijo Federico Hellemeyer, presidente de Afarte.

Los más optimistas hasta el momento son los exportadores de servicios de alto valor agregado. "Para nuestro sector, este acuerdo viene muy bien porque refuerza la capacidad que vamos a tener por la sanción de la Ley de Economía del Conocimiento. Se junta una gran apertura de mercado con esta norma, lo que nos generan oportunidades auspiciosas", resaltó Luis Galeazzi, CEO de Argencon.

Añadió que, si la relación entre el tipo de cambio y la inflación no se deteriora, el acuerdo da la ventaja de meterse en el mercado europeo, hasta el momento abastecido por polos de economía del conocimiento internos como Polonia o Irlanda.

Otras cámaras, como las que nuclean a laboratorios nacionales o a los fabricantes de automotores, prefirieron no hacer comentarios ante la consulta de LA NACION.

La voz empresaria

Desde Idea, entidad conformada por 488 empresas, que, juntas, representan más de 50% del producto bruto interno del país y más de la mitad del empleo, también festejaron. "Celebramos la firma del acuerdo histórico del Mercosur con la Unión Europea, el cual generará el desarrollo sostenible para la Argentina y para facilitar la competitividad de nuestras empresas y de toda la cadena de valor. #aloshechos #eu #mercosur #argentina", comunicaron a través de Twitter.

Por su parte, la Asociación Empresaria Argentina (AEA) también se hizo oír: "El acuerdo constituye un paso muy importante en la reinserción de nuestro país en el escenario internacional. Subrayamos la significación de una negociación internacional inteligente para el desarrollo de la Argentina", resaltaron.

En "Nuestra Voz", el nuevo chat que integran más de 260 empresarios, también hubo lugar para la alegría: "Celebremos el acuerdo UE-Mercosur. Nuestra Argentina integrada al mundo, compitiendo en base a su capacidad de hacer y crear, es el mejor camino al desarrollo y la generación de empleo. #ArgentinaAlMundo #AcuerdoUE #CrecerEsLaSolucion".

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.