Miami, arte más metro cuadrado; el combo argento

Pinceladas de buen gusto
Alicia de Arteaga
(0)
11 de enero de 2020  

Pasó un año bisagra, con más cambios que ventas en el mercado local, signado por el dólar incertidumbre y por la consagración definitiva de Miami como la meca del arte latinoamericano. La posición fue confirmada en diciembre con otra edición de Art Basel Miami Beach; una versión expandida de la argentina Pinta, del publisher Diego Costa Peuser, y 15 ferias más que hacen de la tierra de las palmeras y el shopping un centro operativo sin parangón.

La semana del arte recibió también a seis escultores argentinos (Reinoso, Orensanz, Hasper, Woodgate, Sinclair y Duville), en el neurálgico eje de Collins Park. El desembarco fue señalado como el cierre del programa Art Basel Cities, apuesta de la gestión de Horacio Rodríguez Larreta en la conquista de visibilidad y mercado para el arte argentino en el exterior.

Falta, todavía, una línea de balance de Diego Radivoy, operador de Art Basel Cities Buenos Aires. Aunque, para hacer honor a la verdad, los días de feria en Miami fueron capturados por la banana de Maurizio Cattelan, vendida en la galería Perrotin por 120.000 dólares. Gran comidilla mediática por el "chiste" del italiano irreverente.

Cattelan, artista y curador italiano, catalogado de gran provocador, estuvo en Buenos Aires en 2019, invitado por la curadora Cecilia Allemani, para la semana Art Basel en Buenos Aires. La instalación de tumbas en Parque 3 de febrero no logró, de ninguna manera, el centimetraje mediático que tuvo la banana pegada con cinta plástica.

Al margen de la feria y sus efectos, la fórmula del éxito en Miami es metro cuadrado más arte, inaugurada años atrás por Jorge Pérez, conocido en la Florida como el "Condo King". El developer ganó el título por la cadena de condominios de alta gama construida por su desarrolladora inmobiliaria Related Group, cuyo proyecto de Puerto Madero será inaugurado en breve con un notable despliegue de arte.

Pérez nació en Buenos Aires, donde vivió hasta los 6 años, y creció en Colombia. Es hijo de cubanos, comenzó construyendo viviendas sociales en Miami, recuperó el downtown de la ciudad y le cambió la cara al centro financiero de Brickell. Su gran salto al mundo del arte lo dio al donar US$40 millones para que el museo diseñado por Herzog & DeMeuron llevara su nombre: Perez Art Miami Museum (PAMM). Hoy lidera el mundo del real estate cinco estrellas, cuyo ejemplo cumbre es la Torre Armani.

Lista para inaugurarse en el vecindario de Sunny Isles (destino amado por los argentinos), la torre es el último proyecto de César Pelli y el primero de Giorgio Armani como diseñador de interiores en Miami. Quien compre el penthouse, valuado en US$16 millones, tendrá en su mano un ticket premium para volar a Milán, encontrarse cara a cara con el gran Giorgio y decidir juntos los últimos detalles de la deco.

El combo metro cuadrado más arte fue también la veta explorada con éxito por Alan Faena.

El hombre de blanco construyó un triángulo arty en el distrito que lleva su nombre. Hotel de lujo con lobby pintado por Juan Gatti (elegido por el director español Pedro Almodóvar como socio de la imagen en su última película Dolor y Gloria); forum de arte firmado por Rem Koolhaas (premio Pritzker) y una torre residencial cuyo penthouse fue vendido al precio récord de 60 millones verdes.

Durante los días de feria, Faena recibió 400 invitados que disfrutaron de un megaasado playero, orquestado por el chef y poeta Francis Mallmann; con la presencia del artista tucumano Gabriel Chaile. Uno de los legendarios hornos de barro del Chaile se sumará a la Colección Faena y será exhibido junto al esqueleto de dinosaurio firmado por el británico Damien Hirst.

En Bal Harbor está Oceana, proyecto de Eduardo Costantini (Consultatio) "enriquecido" por dos esculturas de Jeff Koons valuadas en 11 millones de dólares y consideradas un plus a la hora de evaluar la compra de un piso. No hace falta presentar la relación del desarrollador y coleccionista con el mundo del arre. Basta con saber que fundó el Malba.

Pero la cereza del postre en la semana de Art Basel Miami Beach fue la apertura de Espacio 23, un galpón de 3000 metros ubicado en Allapatha. Es un vecindario casi marginal, recuperado por el arte y los dólares de Jorge Pérez, los coleccionistas Rubell y el galerista argentino Daniel Maman, entre otros.

Allapatha, una zona destinada a depósitos de artículos de limpieza y otros productos, quedó fuera del circuito turístico cuando se trazó la I 95, la autopista partió en dos el gran Miami.

El arte lo incorporó como destino y activó el proceso conocido como gentrification (el proceso de transformación de un espacio urbano deteriorado). La circulación de limusinas y coches de lujo con coleccionistas, influencers y curadores en su interior augura la suba inmediata del valor del metro cuadrado.

Miami, de colonia de vacaciones de jubilados a paraíso del arte. What else?.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.