Paradoja argentina: ropa cara, pero con marcas exitosas en el exterior