Crisis. La economía argentina cayó 10,2% en el tercer trimestre, informó el Indec

La actividad económica sigue muy afectada por el impacto de la cuarentena
La actividad económica sigue muy afectada por el impacto de la cuarentena Crédito: Archivo
Francisco Jueguen
(0)
16 de diciembre de 2020  • 16:07

Tras el catastrófico tiempo de la cuarentena más estricta, la economía argentina reaccionó en el tercer trimestre gracias a las reaperturas graduales, pero se mantiene todavía en niveles muy por debajo del año 2019, período marcado por la recesión y la incertidumbre. Las dudas que actualmente se abren en el horizonte son cuán sustentable y extendido será el rebote con tensión cambiaria, en medio de una posible segunda ola de coronavirus y con tratativas avanzadas pero inconclusas para un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que devuelva la estabilidad.

El producto bruto interno (PBI) fue en el tercer trimestre de $613.801 millones. Se trata de una caída interanual de 10,2%, pero un avance trimestral deestacionalizado de 12,8%, según informó el Indec. Todos los componentes de la demanda (consumo privado, público y la inversión) se contrajeron, pero desaceleraron su caída frente al peor trimestre de la historia, el segundo de este año. Con relación al trimestre pasado, todas mejoraron menos las exportaciones, un dato remarcado por los economistas consultados.

Los analistas privados esperan que el cuarto trimestre muestre una ralentización de la mejora económica, que el cierre del año proyecte una caída similar a la de 2002 (-10,9%) y que en 2021 haya un rebote condicionado por los problemas inherentes de la Argentina.

Pero la foto de julio, agosto y septiembre es una imagen antigua para una montaña rusa como la Argentina. Si bien en esos meses hubo un rebote fundado en el encendido de las máquinas que se habían apagado por completo por la decisión sanitaria del Gobierno para frenar el coronavirus, ya en octubre y noviembre los problemas con el tipo de cambio, las restricciones a las importaciones, la inflación y los efectos de la cuarentena vinculados a los ingresos y el empleo ponían dudas sobre cuán extendida e intensa podía ser la recuperación. A ese combo se suma el deterioro del frente externo por la brecha.

El consumo privado cayó 14,7% interanual; la inversión retrocedió un 10,3% y el consumo público se contrajo 6,5%. En la medición sin estacionalidad, el crecimiento fue impulsado por la inversión (42,9%), el consumo privado (10,2%) y el público (2,7%). En el frente externo, las exportaciones netas contribuyeron negativamente debido a que cayeron las exportaciones (1,4%) y crecieron las importaciones (10,9%).

Para adelante, la actividad está influenciada por la trinchera cotidiana en la que viven los agentes económicos y los intentos del Gobierno de estabilizar la economía. En ese campo minado aparece burbujas de consumo -construcción e industria automotriz- empujadas por la brecha entre las diferentes cotizaciones del dólar y las expectativas que generan, con sus efectos positivos para la actividad, pero con una temporalidad acotada a esas distorsiones, y con un impacto sobre el abastecimiento y los precios.

Los últimos datos económicos sectoriales del Indec parecen ser un espejo de eso. La construcción en octubre estuvo todavía un 0,9% por debajo del mismo período del año pasado, pero superó el piso prepandemia gracias a un avance mensual de 4,3%. Este fue disparado por la fuerte demanda de insumos para la construcción gracias a las expectativas de devaluación y las subas de precios mensuales. La industria, que había recuperado terreno positivo en septiembre, volvió a caer en octubre.

El Ministerio de Economía destacó la desaceleración de la caída frente al segundo trimestre
El Ministerio de Economía destacó la desaceleración de la caída frente al segundo trimestre Fuente: Reuters - Crédito: Andres Stapff

Apenas conocido el dato oficial, el Ministerio de Economía que conduce Martín Guzmán celebró la "recuperación" de un 12,8% trimestral. En el segundo trimestre la caída había sido de 16%. Por otro lado, la baja interanual, remarcaron en el Palacio de Hacienda, "se redujo a casi la mitad". El PBI acumula en lo que va del año una caída de -11,8% interanual.

Por el lado de la oferta, recalcó Economía, crecieron la Intermediación Financiera (4,6% interanual) y Electricidad, gas y agua (2,3% interanual). "Entre los sectores que cayeron, la mayoría desaceleró su tasa de caída respecto al segundo trimestre", dijeron. Los servicios con mayor retracción fueron Hoteles y Restaurantes (61,5% interanual) y Otras Actividades de Servicios (53,8%), aunque ambos desaceleraron su caída con relación al segundo trimestre. La construcción cayó 27% interanual (contra un 50,2% el segundo trimestre), mientras que Transporte y Comunicaciones se derrumbó 21,7%. "Se destaca la fuerte desaceleración de la caída de la Industria (-5,3% interanual contra un 21% en el segundo trimestre) y del Comercio (-2,1% interanual versus -17,3%)", dijeron en Economía.

"Hay rebote, pero el nivel de actividad no vuelve a los niveles previos", dijo a LA NACION la directora ejecutiva de la consultora EcoGo, Marina Dal Poggetto, que remarcó como signo positivo que el rebote más importante se observa en la inversión, aunque puso luces amarillas en la caída de las exportaciones. "Esto es propio ya de la brecha cambiaria; todos están pensando en cómo sacarse los pesos de encima", agregó y afirmó que es necesario seguir ese tema de cerca, por el impacto en el frente externo.

Dal Poggetto remarcó que la mejora trimestral está vinculada a la salida de la cuarentena más rigurosa. La economista estimó que el cuarto trimestre mostrará datos positivos, pero probablemente peores que los del tercer trimestre, y que la economía cerrará el año con una retracción más cerca de 10% que del 12%. Para 2021, estima un arrastre, por lo menor, de entre 3% y 4% en el PBI. "Habrá que ver qué pasa con el Covid. Con la llegada o no de la vacuna, con la dinámica cambiaria y con el acuerdo con el FMI para estabilizar la economía", dijo Dal Poggetto.

"El dato está en línea con el EMAE", afirmó la economista de LCG, Julia Segoviano. "Mostró una recuperación luego de la fuerte caída producto de la cuarentena bien estricta. Sin embargo, la caída en términos interanuales sigue siendo muy grande", dijo y remarcó la retracción -con un declive menos pronunciado que en el segundo trimestre de este año- de todos los componentes de la demanda.

"El único que aceleró la caída son las exportaciones, lo que tiene su correlato en el frente cambiario y en la pandemia", dijo Segoviano, que recordó que los datos del comercio exterior del Indec para el comienzo del cuarto trimestre no mostraron un buen resultado.

"Los sectores más afectados son la construcción y hoteles y restaurantes. Tienen caídas muy feas y preocupa bastante porque son muy mano intensivos", dijo la especialista.

"El tercer trimestre mostró una mejora de la actividad frente al trimestre anterior, que fue el piso de la crisis, como consecuencia de las reaperturas y las menores restricciones a la producción", coincidió Agostina Myronec, analista de Ecolatina.

"En términos interanuales sigue en rojo. El consumo privado desaceleró su caída, pero sigue en terreno negativo como consecuencia de las pérdidas de trabajo y de poder adquisitivo", estimó la economista de la consultora privada.

Myronec espera que para el cuarto trimestre ese "efecto rebote" pierda fuerza, y que el PBI ralentice su recuperación o se estanque. "En términos desestacionalizados, la demanda interna no mostraría importantes signos de mejora por la aceleración de la inflación que le pone trabas a la recuperación de los ingresos. Además, la brecha cambiaria desincentiva la inversión y las exportaciones", indicó lo analista y agregó: "La magnitud del rebote sería transitoria, en el cuarto trimestre perdería fuerza y el cierre del año mostraría una retracción similar a la de 2002, de -10,9% promedio anual. Pensando en 2021, las bajas bases de comparación mostrarían un crecimiento acotado por las presiones cambiarias y el impacto del Covid".

"Aun con esta mejora respecto al peor trimestre de la pandemia, el PBI se ubicó en el tercer trimestre 5,3% por debajo del primer trimestre de este año, y el consumo privado nada menos que 10% por debajo", dijo Elisabet Bacigalupo, responsable de macro de la consultora privada Abeceb. "Para poner en perspectiva dónde estamos y cuánto valor agregado perdimos en los últimos años cabe destacar que si la comparación la hacemos con el primer trimestre de 2018 el nivel del PBI del tercer trimestre de 2020 resulta nada menos que 15% inferior al de dos años y medio atrás; el consumo privado, 25% más bajo y la inversión, un 35% inferior", señaló la economista.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.