Qué son las Leliq, la herramienta del BCRA para controlar la cantidad de pesos

La entidad que conduce Guido Sandleris apuesta a las Letras de Liquidez para absorber pesos del mercado
La entidad que conduce Guido Sandleris apuesta a las Letras de Liquidez para absorber pesos del mercado Fuente: Archivo - Crédito: Maria Amasanti
(0)
2 de octubre de 2018  • 17:47

Cuando faltan apenas semanas para las elecciones primarias, el precandidato a presidente del Frente de Todos hizo una declaración que encendió alarmas. "Vamos a dejar de pagar los intereses de las Leliq [letras de liquidez del Banco Central] que la Argentina está pagando todos los días", dijo.

"Vamos a dejar de pagar los intereses de las Leliq", anunció Alberto Fernández - Fuente: El Destape

01:18
Video

Las Leliq son un instrumento clave con el que el Banco Central (BCRA) busca retirar dinero de la economía para contener la demanda de dólares y frenar la inflación. Así, especialistas señalan que una decisión de ese tipo no puede darse en un contexto de inestabilidad política y monetaria sin generar consecuencias drásticas. "Fernández coquetea con una corrida bancaria", dijo a LA NACION Gabriel Caamaño, economista jefe de la consultora Ledesma.

Cómo funcionan las Leliq

Las Leliq son títulos emitidos por el BCRA. Están nominados en pesos, tienen un plazo de siete días y se licitan diariamente. Son instrumentos de control monetario: al emitir estas letras, el BCRA capta pesos que salen de circulación.

De esta manera, el BCRA puede administrar la cantidad de pesos en la economía, como mecanismo para intentar controlar al tipo de cambio, al generar incentivos a la inversión en pesos que desalienta la demanda de dólares. Además, le sirve para evitar una aceleración de la inflación que se generaría por un salto en la cotización de la divisa estadounidense.

La entidad que conduce Guido Sandleris apuesta a las Letras de Liquidez para absorber pesos del mercado
La entidad que conduce Guido Sandleris apuesta a las Letras de Liquidez para absorber pesos del mercado Fuente: Archivo - Crédito: Reuters

"Con esas letras el BCRA le tiene que pagar rendimiento (tasa de interés) a aquellos que colocan los pesos. Pero en un contexto como el actual, en el que va renovando el stock en vez de desarmar el instrumento, la gran parte de los intereses son devengados y no realizados", explica Gabriel Caamaño, economista jefe de la consultora Ledesma.

El stock de Leliq actual, según las cifras del último viernes, se encuentra en $1.177.349 millones ($1,2 billón). Representan el 39% de las reservas y 85% de la base monetaria. En junio los intereses realizados fueron de $56.944 millones.

"El pico fue mayo, porque la tasa estaba muy alta, pero ahora viene bajando y probablemente julio cierre en línea con junio, capaz que un poquito por debajo", agregó. Si se quisiera desarmar el instrumento y pagar todos los intereses, explica el economista, sería necesario emitir.

A diferencia de la licitación de las Letras del Banco Central (Lebac), que estaban abiertas a cualquier ahorrista -individuos, empresas, entidades gubernamentales y fondos de inversión-, las Leliq solo pueden ser operadas por los bancos.

La entidad que conduce Guido Sandleris apuesta a las Letras de Liquidez para absorber pesos del mercado
La entidad que conduce Guido Sandleris apuesta a las Letras de Liquidez para absorber pesos del mercado Fuente: Reuters - Crédito: Martín Acosta

Qué dijo Alberto Fernández

"Vamos a dejar de pagar los intereses de las Leliq que la Argentina está pagando todos los días", dijo Alberto Fernández cuando el periodista Roberto Navarro le preguntó, durante una entrevista televisiva, cómo financiaría el 20% de aumento que propone para las jubilaciones.

La idea que planteó Alberto Fernández, sumado a que las Leliqs son letras en manos de los bancos resultan un "arma de doble filo". "Solo bancos tienen colocada su liquidez ahí y son más de un tercio de los depósitos totales. Poner sobre la mesa la idea de dejar de pagar es coquetear con una corrida bancaria. Los depositantes, si saben que no va a pagar, en el fondo saben que los bancos no van a tener la liquidez para devolver los depósitos. No parece un plan de estabilización seria", apuntó Caamaño.

Además, para el economista esa idea impactaría negativamente en la intermediación financiera. "Sería un nuevo golpe a sistema financiero, que necesita desarrollarse, hacer que el crédito crezca. Seguir expropiando ahorros forma parte del problema más que de la solución".

Luego de que trascendieran sus dichos, Alberto Fernández intentó relativizarlos y algunos de sus principales asesores económicos, como Matías Kulfas y Santiago Cafiero, se encargaron de aclarar que en realidad no hablaba de defaultear las Leliq, sino de "bajar las tasas" con que se renuevan. De acuerdo con lo anunciado por el Banco Central la semana pasada, ese rendimiento se mantendrá en un mínimo del 58% hasta el 15 de agosto, cuando el Indec difunda el dato de inflación de julio.

"Es lo mismo", dijo Caamaño. "Si bajás la tasa de intereses se incrementan los niveles de liquidez, y si la economía no te está demandando dinero, va a haber más inflación"."La única forma de desarmarlas es con un esquema económico razonable y consistente, que no sea voluntarista y que permita que la gente tenga algo que no tiene ahora: horizonte", agregó.

Voces de alarma

Las declaraciones de Fernández desataron la polémica y las voces críticas fueron sumándose con el correr de las horas. "Se entiende que en campaña se digan cosas ‘que pegan’ sin considerar la restricción presupuestaria, pero hay que tener responsabilidad", apuntó Martín Vauthier director de la consultora EcoGo. "Defaultear leliqs implica defaultear plazos fijos, con el impacto consiguiente sobre dólar, inflación y poder adquisitivo", añadió.

Para Vauthier, la única manera para achicar cuenta de intereses de leliqs de manera responsable es "asegurar en el tiempo la prudencia fiscal y monetaria, y avanzar con las reformas que el país requiere para que la inversión y las exportaciones despeguen definitivamente".

Por su parte, Federico Furiase, economista director de la misma consultora sostuvo que la solución para las leliqs es "dar credibilidad y tener un plan en 2020, y que se pueda bajar la tasa sin que el dólar y la inflación sean un problema". "En medio de incertidumbre política se genera incentivos perversos desde la oposición que generan incertidumbre. El costo se paga ahora, en riesgo país", dictaminó.

"Hasta ahora el BCRA pagaba intereses a los bancos y luego emitía más leliqs para absorber esos intereses. La consecuencia es que la masa de leliqs crece al ritmo de los intereses, pero no aumenta la cantidad de pesos en la calle", explicó Martín Tetaz. "Del otro lado del mostrador, los bancos toman depósitos y pagan un interés por esos plazos fijos, pero si la colocación de leliqs se reduce, la consecuencia es que pagarán menos intereses a sus ahorristas, en un contexto de suba del dólar y más inflación".

Según agregó Tetaz, este combo "hace caer la tasa real de los depósitos que es lo que el ahorrista compara contra su expectativa de devaluación para decidir entre dólar y plazo fijo". "Ergo, bajarán los depósitos y subirá el dólar y la inflación", concluyó.

El sociólogo y economista Juan Llach sumó un elemento político al análisis. "Me parece que Alberto Fernández apunta a que el mercado le devalúe a Macri para entrar con un 'tipo de cambio alto'. Los más pobres serán los potenciales perjudicados", sostuvo.

Cómo se compran Leliq

Las subastas de Leliq son diarias. A las 11 de la mañana, el Banco Central envía un comunicado a los bancos donde los notifica sobre la subasta del día. Allí anuncia el monto mínimo estimado para la operación y la tasa de interés mínima, actualmente en torno al 59%.

A las 14.15 comienza la licitación, y se abre el plazo para que los bancos realicen sus propuestas. Entre las 14.30 y las 14.45, se anuncia a las entidades el resultado: cuántos pesos retiró el Banco Central, la tasa promedio y la tasa máxima.

Qué efecto tiene en la economía

El objetivo del BCRA es que la tasa de interés de las Leliq sea suficientemente atractiva para que los bancos mantengan sus inversiones en pesos. Lo que se busca, además, es que las entidades vendan dólares y se hagan de pesos para invertirlos en Leliq.

Los bancos, a su vez, pueden aumentar las tasas que pagan por los depósitos a plazos fijos a sus ahorristas, para tener más pesos para destinar a las letras de liquidez.

Al costo de altas tasas de interés, las Leliq permiten al BCRA retirar pesos de la economía. La contracara de esta política es un enfriamiento de la economía, ya que el costo de un crédito bancario resulta muy caro. Esto complica el inicio de proyectos nuevos o de inversiones, además de generar dificultades para aquellas empresas que deben refinanciar deudas.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.