"No tiene sentido". El rechazo de los barrios privados a los dichos de Kicillof

Kicillof aclaró que los aislamientos no son solo para barrios populares, y dijo que se pueden extender a edificios y barrios cerrados
Kicillof aclaró que los aislamientos no son solo para barrios populares, y dijo que se pueden extender a edificios y barrios cerrados
José María Costa
(0)
26 de mayo de 2020  • 15:59

"Cuando aparezca un brote, ya sea en un barrio cerrado o en un edificio, se hará una cuarentena comunitaria", dijo esta mañana el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, en una entrevista con radio Metro. La frase generó alerta y rechazo por parte de desarrolladores y autoridades de barrios cerrados de la provincia de Buenos Aires, donde se vienen aplicando protocolos estrictos para evitar la propagación del coronavirus Covid-19.

En diálogo con LA NACION , diferentes actores del sector criticaron el planteo del mandatario, y remarcaron que en cada uno de los emprendimientos se aplican medidas sanitarias "extra" frente a la pandemia.

"La normativa de prevención de higiene y seguridad corre de igual manera para todos. Tanto la normativa como las medidas de control. Entonces, esta diferenciación entre barrio abierto y cerrado no tiene demasiado sentido", dijo a LA NACION la cabeza de una importante desarrolladora con más de 20 barrios cerrados y countries en tierra bonaerense.

El empresario agregó: "Además, en el caso de los edificios y barrios cerrados, existe un control adicional porque hay una sola vía de entrada y de salida. Los que controlan allí velan porque la normativa se cumpla. Tanto en edificios como en barrios cerrados, ese cumplimiento es más estricto aún".

"No tiene sentido. Es incoherente. Es muy distinta la situación de los barrios cerrados o countries, en donde las casas están separadas hasta por 10 metros. Hay un aislamiento natural inclusive más importante que el de los hoteles, en donde la gente que viene del exterior hace la cuarentena", explicó el desarrollador de un importante emprendimiento de Pilar, y agregó: "No vivimos hacinados. La declaración del Gobernador es política y hace honor a su forma de incentivar la grieta".

Por su parte, Alejandro Claps, que es abogado y presidente de Los Cardales Country Club, analizó: "Creo que frente a las críticas por el aislamiento total que el Gobernador dispuso junto con los intendentes de Quilmes y Avellaneda de la Villa Azul, donde se le achaca que lo aísla por ser un barrio popular, quiso señalar en sentido figurado que el Gobierno no hace diferencia y que ante la aparición de un brote en un barrio, cualquiera sea, donde no es posible el aislamiento y el distanciamiento social, se deberá hacer la cuarentena comunitaria".

"Esto no sucede en los barrios privados ni en los edificios, donde el aislamiento y el distanciamiento social se pueden realizar sin inconveniente alguno", agregó Claps.

Según dijo otro desarrollador, "no existe la diferenciación entre un barrio abierto, un consorcio de edificio o un consorcio de barrio cerrado ya que tienen una normativa que se aplica a todos por igual". Y completó: "Las medidas de control el Gobierno también las aplica allí dentro".

"No tiene mucho sentido esa discusión o diferenciación. Creo que, en particular, los consorcios y edificios están haciendo todo lo que tienen que hacer para este control y cuidado con accesos restringidos", remarcó.

Claps amplió: "Además, los decretos del Poder Ejecutivo establecieron claramente cómo debía procederse en caso que una persona ingresara a la Argentina proveniente de los países declarados de riesgo: aislamiento por 14 días y si presentaba síntomas compatibles con el virus, debía aislarse también a los convivientes. Pero nada señala de aislar un edificio o el barrio, porque ello no se considera necesario si la población respeta el aislamiento y el distanciamiento social, y los cuidados de higiene, en especial el lavado de manos. El punto es si eso es posible en barrios populares, donde hay mucha circulación de gente, o no tienen acceso al agua. De ahí que en esos casos se le ha pedido a la gente que se aislara dentro de su barrio".

"El Ministro de la Corte Suprema Ricardo Lorenzetti dijo que había que concentrarse en los lugares de riesgo y salir de la cuarentena global, señalando que el transporte público, los geriátricos y los lugares de extrema pobreza deben ser los focos de atención del Estado. Allí nadie dijo nada", concluyó el abogado.

Los dichos que desataron el debate

Por la mañana, ante las críticas por la decisión de aislar una villa en Quilmes, Kicillof se defendió diciendo que "no será exclusivo de los barrios populares" una medida de esas características.

"No es exclusivo de los barrios populares" dijo el mandatario, y remarcó: "Cuando hay mucha concentración del virus y mucho riesgo de contagios, la idea es cuidar lo mejor posible a la gente. Cuidar a la comunidad donde hay mucho intercambio porque está en juego la vida".

Kicillof aseguró también que "no es un operativo de seguridad sino de salud y de desarrollo social", y detalló las ayudas "extras" que reciben los vecinos, como alimentos y artículos de limpieza.

El mandatario también se quejó de los que piden morigerar la cuarentena en el conurbano: "No sé con qué lógica se puede pensar en una flexibilización en momentos en los que se están quintuplicando los contagios y la cuarentena es la única vacuna que hay".

Con colaboración de Carla Quiroga

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.