Salud, dinero e Instagram: la astrología se reinventa con las redes sociales

Sofía Terrile
(0)
24 de enero de 2018  

Crédito: Ana Monti

Una mujer da consejos basados en signos zodiacales a una audiencia que pagó más de $600 por verla. Un hombre hace chistes con Capricornio, Géminis o Tauro y hace tres años presenta funciones sin parar. Una aplicación que usa inteligencia artificial para hacer una carta natal y dar "horóscopos personalizados". La nueva astrología tiene diferentes formas más allá del libro de predicciones anual: las redes sociales amplificaron el sistema y los nuevos referentes atraen a un público joven cada vez más interesado en conocerse a través de los astros.

"La economía es astrología para hombres", rezaba el mensaje que a fines del año pasado tuvo más de 21.500 "me gusta" en Twitter y que despertó la controversia en las publicaciones económicas. Las oportunidades de negocios que surgen en la Argentina sugieren que el tono peyorativo hacia el estudio de la relación entre los astros y los rasgos de la personalidad de las personas no prendió mucho a pesar del escepticismo que lo rodea. La diferenciación de género tampoco: la astrología es un terreno eminentemente femenino, pero cada vez más hombres se acercan y se convierten en referentes a medida que las nuevas generaciones la incorporan.

Enero y febrero son meses de parabienes para la astrología: comenzó el año y la gente quiere saber qué le deparará este 2018 en el amor, el dinero, la salud y el trabajo. Es el período fuerte de las editoriales que se dedican a títulos de este tipo, como Urano, que con su sello local Kepler lidera con los principales referentes del país: Ludovica Squirru, Horangel y una de las nuevas estrellas, el cantautor devenido astrólogo Joe Fernández.

Anabel Jurado, directora editorial de Urano, explica que la Argentina es país que más consume astrología de la región. La sede local imprime y edita a Horangel, Joe Fernández y al éxito for export Ludovica Squirru en "rioplatense" y en español peninsular. "Son libros que tienen un ciclo comercial entre diciembre, enero y febrero, es decir, entre el período anterior a las Fiestas y las vacaciones. Además, generalmente, se compra una unidad por hogar, porque lo lee uno y después se pasa", explica la ejecutiva.

Squirru lidera las ventas, con tiradas de 110.000 ejemplares, y su público predominante es de mediana edad. Horangel, con una base de mayores de 50, la sigue con 80.000 y Fernández, todavía incipiente y con seguidores más jóvenes, con 3000. El sello Kepler nació hace tres años en la Argentina por el creciente interés en temas alternativos. Jurado sostiene que es una unidad que cosecha éxitos y que edita un nuevo título cada mes: "Sacamos un libro de metafísica para niños para ver cómo le iba, y ya vamos por la segunda edición porque veo que las nuevas generaciones, los padres de hoy, tienen bastante apertura mental", dice.

El segmento también abre el espacio para innovar: además del libro que publica anualmente, Fernández difunde la astrología en la radio y en el teatro, con su "stand up astrológico", un show que realiza desde 2016 en una sala en Palermo donde mezcla la comedia con los signos del zodíaco. "Esto es como el rock: hay clásicos pero siempre hay lugar para referentes nuevos -comienza-. Si tenés talento y ejercés con responsabilidad, vas a tener trabajo como astrólogo y vas a poder vivir de esto: a mí me llegan por lo menos cinco pedidos de cartas astrales por día que luego derivo en colegas de confianza". Se calcula que, en la Argentina, hay al menos 3000 astrólogos que ejercen la actividad.

La carta astral es el diagrama que utilizan los astrólogos donde se representa "al cielo y a la tierra" en la fecha y hora de nacimiento de una persona con el fin de interpretar algunos rasgos de la personalidad. Fernández asegura que conlleva entre cinco y seis horas de trabajo y que puede llegar a cobrarse entre 1000 y 2000 pesos. Aconseja que quienes quieran ingresar en la actividad para dedicarse a hacerlas estudien "en algún lugar serio" -la oferta local es vasta, a pesar de que hay solo un puñado de escuelas que son reconocidas en el ambiente- y que "no quieran ser adivinos o prestidigitadores porque las soluciones mágicas no existen".

El Instituto Superior de Astrología Argentina (ISAA), dirigido por la astróloga Claudia Rizzi, ofrece una carrera de astrología de cuatro años que en 2017 tuvo 40 graduados, en su mayoría mujeres. El arancel está cercano a los $ 1800 por mes y Saadia Duek, profesora de la organización, explica las salidas laborales: asesoramiento a médicos y psicólogos que lo requieran, counselling con derivación a profesionales de la salud mental y consultoría de cartas astrales.

Lo cierto es que, a pesar de que la astrología despierta pasiones y suspicacias por igual, es innegable que cada vez está más aggiornada y, en algunos casos, hasta pretende mostrarse "cool". El nuevo fenómeno de la astrología millennial es la venezolana Mía Astral. Es muy fuerte en las redes sociales: tiene más de un millón de seguidores en Facebook y cerca de 800.000 en Instagram. Es la impulsora de las "agendas astrológicas", aquellas que permiten planificar la semana con referencias al zodíaco. En la Argentina, las de Mia Astral salen a la venta por más de $ 1000 y se agotan rápidamente en preventa en su única distribuidora física, FE, una "tienda esotérica" que además ofrece talleres y seminarios.

Fundada en 2012 y orientada a "los amantes del esoterismo", FE tiene un local físico en una galería de Recoleta y un sitio de e-commerce, y pronto se convirtió en un éxito entre el público joven de 25 a 35 años. Dalia Fernández Walker, creadora del negocio, sostiene que el diferencial fue "aplicarle una cuota de diseño y calidad" al tarot y la astrología. Vende productos de marca propia y de otras, y rarezas como el mazo astrológico Visual zodiac que creó el argentino Alejandro Luna, que refleja las posibles combinaciones que pueden darse entre los signos o los planetas, y que Fernández Walker señala como otra innovación en el rubro. "Creemos que la astrología está un poco bastardeada: nosotros apuntamos a comunicarla de la manera más seria y profesional posible. Además, en la Argentina, que es un país bastante machista, se suma un desafío: la astrología implica abrir un sexto sentido, sensibilizarse, y eso hace que los hombres no estén muy incluidos", opina la creadora de FE. Bastardeada, sospechada, criticada... aun así, las predicciones siguen cosechando clicks en un mundo de incrédulos.

3000

Salida laboral

Es el número de astrólogos que ejercen la actividad en el mercado argentino, de acuerdo las estimaciones del sector.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.