Una firma en 24 horas. La menor burocracia sostiene la creación de sociedades

.
. Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez
(0)
25 de octubre de 2019  • 16:25

Desde que en agosto de 2017 se habilitó la posibilidad de crear una sociedad comercial en 24 horas, la Inspección General de Justicia (IGJ) recibió entre 35 y 40 inscripciones nuevas por día solo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Es decir, más de 22.500 sociedades que tienen detrás emprendedores y firmas de diverso tamaño. Sin embargo, después de alcanzar un pico en 2018, el enfriamento de la economía llegó este año también al registro que, en el mejor escenario posible, igualará los números de 2017.

Desde el primer año de gestión de Mauricio Macri, 2015, las cantidad de registros de sociedades aumentaron año a año y tuvieron sus punto más alto en 2018, cuando se registraron 14.905 inscripciones, con un notable aumento en las Sociedades por Acciones Simplificadas (SAS), figura creada en la llamada "ley pyme" que se sancionó a mediados del 2017 y que se pueden generar con un trámite a distancia.

Pero los números de este año no son tan optimistas. A fin de octubre se crearon 10.207 sociedades, 10% menos que en el mismo período del año anterior, lo que podría arrojar un dato anual inferior al de 2017, aunque desde el Gobierno anticipan otro escenario. "Entendemos que este año cerrará igual que 2017, porque habitualmente noviembre y diciembre son fuertes", aseguraron. Para que ese escenario se confirme, será necesario que se creen 2789 sociedades en tres meses.

La primera medida anunciada por el Gobierno en 2017 fue la posibilidad de crear una Sociedad por Acciones Simplificadas (SAS) en 24 horas y con un trámite. El entonces ministro de Producción, Francisco Cabrera, explicó que "antes se tardaba desde 55 días a un año y medio y había que hacer cinco trámites".

Más tarde ese mismo año se implementó un trámite de constitución urgente para que también se puedan crear en 24 horas las Sociedades de Responsabilidad Limitada (SRL), el tipo societario que mide en la Argentina el Banco Mundial como uno de los indicadores de creación de empleo. Se sumó luego la modalidad express para las Sociedad Anónima (SA) y Sociedad Anónima Unipersonal (SAU).

Esto generó una mejora del país en el ránking que elabora el Banco Mundial sobre las naciones en los que es más fácil abrir un negocio, en el que escaló 29 puestos en 2018. "Esto ayuda a que el país esté mejor ubicado antes inversores extranjeros, porque es un ránking muy buscado", aseguró a LA NACION Marcelo López, director administrativo de la IGJ.

El ránking Doing Business del Banco Mundial mide la posibilidad de apertura de un negocio a partir del número de procedimientos, tiempo y costo para constituir y poner formalmente en funcionamiento una pequeña y mediana empresa. En el informe del 2018, la Argentina pasó del puesto 157 (de 190) al 128.

Ahora, los funcionarios se entusiasman con la posibilidad de volver a mejorar su posición, luego que lograran certificar con normas ISO 9001 del Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM) el proceso de constituciones urgentes.

"Le dimos una vuelta más y lo incluimos en las políticas de calidad que tiene el Ministerio de Justicia acordados con IRAM. Esto, por iniciativa del ministro Germán Garavano y Sergio Brodsky. Lo que está certificando IRAM acá es que efectivamente una sociedad sale en 24 horas cumpliendo todos los plazos de calidad. Que solo se puede demorar ese trámite por algo judicial", explicó López.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.