Bhumibol Adulyadej: Decano de los reyes del mundo y símbolo de unidad en Tailandia

Christiane Oelrich
(0)
14 de octubre de 2016  

BANGKOK.- El rey de Tailandia, Bhumibol Adulyadej, estaba gravemente enfermo desde hacía años y ya no hacía apariciones públicas, pero pese a ello seguía siendo omnipresente: enormes pósteres con su retrato cuelgan en los aeropuertos y desde la altura de los rascacielos sus imágenes observan al pueblo, al que también miran las fotos colocadas en los pedestales, similares a altares, en centros comerciales y en las esquinas de las calles.

Bhumibol murió ayer a los 88 años. Llevaba más de 70 en el trono y era el monarca que más tiempo había reinado en el mundo. Casi ningún tailandés conoció a otro rey en el trono y se teme que su muerte golpee los cimientos del país.

Bhumibol era mucho más que un rey al ejemplo de los monarcas europeos modernos. Pese a que no tenía ningún poder político desde que Tailandia suprimió la monarquía absoluta, en 1932, generaciones de chicos le juraron fidelidad a diario en sus escuelas. No había acto o película que no comenzara con el himno real, ante el que el público se levantaba para mostrar su respeto al monarca.

Bhumibol era, en tiempos de una democracia con frecuencia vacilante, garante de la continuidad y una instancia moral. Tailandia lleva más de diez años sacudida por tensiones internas y sangrientas batallas callejeras. En ese tiempo ha habido dos golpes de Estado militares, el último en mayo de 2014.

Pero el respeto por el rey y la represión de la libertad de opinión y prensa, entre otros mediante la durísima ley contra las ofensas a su majestad, mantuvieron al pueblo a raya. Sin embargo, no está nada claro que esa veneración vaya a trasladarse a su hijo, Maha Vajiralongkorn, de 64 años, que tiene siete hijos, tres matrimonios y no goza de tanta popularidad como su padre.

Crisis de Estado, golpes militares, luchas de trincheras políticas: Bhumibol estuvo presente durante años para unir al país, ya fuera moviendo los hilos tras bambalinas o llamando al orden a las partes enfrentadas. Y una y otra vez volvía la tranquilidad cuando el monarca manifestaba su voluntad.

Los 70 millones de tailandeses lo veneraban como si de un dios se tratara, como el "alma de la nación".

Sin embargo, tras el 60° aniversario de su llegada al trono, imperó el silencio sobre el rey. Durante años estuvo continuamente en el hospital con problemas de corazón y otras dolencias, mostrándose en pocas apariciones públicas.

"El rey nunca ríe", señalaba en su despiadada biografía de 2006 Paul Handley, un ex reportero en Bangkok, que está prohibida en el país, donde una draconiana ley que castiga las ofensas contra el monarca protege de cualquier crítica a Bhumibol, a su mujer y al sucesor.

Bhumibol Adulyadej nació el 5 de diciembre en 1927, en Estados Unidos, y creció, entre otros lugares, en Lausana, Suiza. Era sobrino del rey y no estaba previsto que accediera al trono, pero su padre murió prematuramente, el rey abdicó sin hijos y su hermano mayor, de 20 años, fue hallado repentinamente muerto a tiros en el palacio de Bangkok. Y Bhumibol subió al trono en 1946.

En ese momento continuó sin embargo sus estudios en Suiza. En un accidente de automóvil perdió un ojo. En 1950 se casó con Sirikit, de familia noble, cuando ella tenía 18 años. Le dio cuatro hijos.

La pareja frecuentaba fiestas reales y se codeaba con el jet set noble europeo. El rey hablaba inglés y francés, era un amante de la fotografía y tocaba el saxofón.

De vuelta en Tailandia se convirtió en un comprometido padre de la nación. En todo el país lanzaba iniciativas para mejorar la situación de los agricultores más pobres. Probó, investigó y obtuvo numerosas patentes, por ejemplo sobre un procedimiento para hacer que las nubes descargaran lluvia.

Durante su reinado pasaron más de una veintena de gobiernos y también 20 golpes del ejército. Y pese a ello Bhumibol seguía siendo el símbolo del Estado de todos ellos.

La corona suponía también riqueza, con enormes posesiones de tierra en todo el país. Los bienes del rey se calculan en 30.0000 millones de dólares. Bhumibol subió al trono de la dinastía Chakri como Rama IX. Pero una antigua profecía dice que la dinastía Chakri sólo dará nueve reyes.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?