Capriles se juega su futuro contra un "hijo político" de Chávez

El ex candidato presidencial de la oposición se batirá con el ex vice del líder bolivariano en el influyente estado de Miranda
Daniel Lozano
(0)
12 de octubre de 2012  

CARACAS.– Henrique Capriles apuesta fuerte. Transcurridas sólo 85 horas desde el discurso donde reconoció su derrota electoral, el candidato de la oposición se inscribió ayer, de nuevo, a unas elecciones. Capriles y su equipo decidieron jugarse a todo o nada disputándole la gobernación de Miranda el próximo 16 de diciembre a Elías Jaua, vicepresidente hasta anteayer y uno de los hijos políticos del líder bolivariano. Una especie de remake política de urgencia sólo dos meses después de las presidenciales.

"Perdimos un juego, pero Miranda no regresará a la oscuridad", declaró el ya candidato a gobernador. "Miranda es la puerta para abrir ese futuro a Venezuela. El camino ha de continuar, hay que seguir trabajando", arengó Capriles a sus seguidores, sumidos en una profunda depresión después de la cuarta derrota electoral ante el casi invencible Chávez. "Aquí no hay espacio para el pesimismo", animó el nuevo candidato.

La apuesta de Capriles entraña diversas dificultades. Se trata de una operación exprés, decidida en pocas horas para resguardar al nuevo líder de la oposición en una gobernación que le otorgará plataforma política y cobertura institucional. Pero no hay que olvidar que la oposición había elegido en primarias a Carlos Ocariz, otra de las estrellas emergentes del antichavismo. Fue necesario el acuerdo entre los dos, saltando por encima de la voluntad popular.

Ocariz volverá a presentarse para la alcaldía de Sucre, una candidatura que había quedado vacía tras la expulsión de Juan Carlos Caldera por el escándalo de un vídeo donde recibía 10.000 dólares de un empresario "boliburgués" (afecto al chavismo) y tras pasarse al oficialismo su número dos, William Ojeda.

Capriles suma un nuevo frente a los varios que ya tiene abiertos: confirmar su liderazgo, mantener unida a una oposición experta en devorarse a sí misma durante más de una década, contener la campaña de algunos radicales que gritan fraude y, sobre todo, luchar contra la depresión que embarga a 6,5 millones de venezolanos.

"Mucha gente ha tenido una honda fractura emocional con el país. Los líderes de la oposición no deben ignorar eso", advirtió el escritor Leonardo Padrón.

Capriles no tiene nada fácil repetir en un estado donde Chávez lo derrotó por 7091 votos y lo superó en 15 de los 21 municipios, pese a ser el gobernador. Un estado donde la maquinaria chavista demostró estar muy bien aceitada.

Y no sólo la maquinaria. Expertos electorales estiman que Capriles debería haber ganado si no fuera por los 5000 votos obtenidos por Reina Sequera gracias a las boletas de Unidad Democrática.

"El problema es que había una tarjeta que cuando usted la marcaba con la opción de Capriles iba a otra candidata y no se me computaba a mí", denunció el rival de Chávez.

Unidad Democrática, pequeño partido aliado de la Mesa de la Unidad Democrática, declinó a última hora su apoyo a Capriles y pasó a otorgárselo a Reina Sequera.

Fueron los días donde los maletines de dinero oficialista volaban entre las pequeñas agrupaciones. El único valor de Unidad Democrática es su nombre, tan parecido al opositor. Otra jugada perfecta para los maquiavelos del oficialismo, sabedores de que no daba tiempo a cambiar las boletas.

Elías Jaua, por su parte, volverá a contar con el apoyo del propio Chávez y con las mismas ventajas de las que dispuso el presidente el 7 de octubre. Menos una, tal vez la más importante: la conexión emocional con el pueblo.

"Jaua tiene todas las cualidades y apoyo para derrotar a Capriles", apostó el politólogo Farith Fraija, cercano al Palacio de Miraflores. La campaña chavista atacará directamente la gestión del gobernador.

La lucha del oficialismo contra la oposición marcará también las elecciones en los otros 23 estados. Fue el propio Chávez quien en las últimas horas confirmó o cambió a los distintos candidatos, con el objetivo de aprovechar el tsunami electoral para reconquistar los estados más importantes (Zulia, Miranda, Carabobo, Lara, Táchira…), ahora en manos de la oposición.

Doce de los candidatos son militares y tres de los elegidos formaban parte del último gabinete de Hugo Chávez.

Una nueva batalla electoral está servida en la Venezuela bolivariana.

  • 12

    militares


    Fueron elegidos por Chávez para ser candidatos a gobernador por el oficialismo
  • MÁS leídas ahora

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.