Con muchas dudas, arrancó en Italia la era de la "renta de ciudadanía"

Las agencia impositivas de Italia comenzaron a recibir hoy las solicitudes de los poteciales beneficiarios de la "renta de ciudadanía", en la que el gobierno populista investirá 7000 millones de euros
Las agencia impositivas de Italia comenzaron a recibir hoy las solicitudes de los poteciales beneficiarios de la "renta de ciudadanía", en la que el gobierno populista investirá 7000 millones de euros Fuente: AFP
Elisabetta Piqué
(0)
6 de marzo de 2019  • 14:10

ROMA.- "Hemos mantenido nuestra promesa, comienza una revolución", expresó hoy Luigi Di Maio , viceprimer ministro italiano y líder del Movimiento Cinco Estrellas (M5E), al celebrar el comienzo de la puesta en marcha de la "renta de ciudadanía" ( reddito di cittadinanza ), caballito de batalla del programa electoral de su partido, que significará una ayuda económica de un máximo de 780 euros mensuales para personas con graves problemas económicos.

"El Estado finalmente se ocupa de los invisibles, de personas que han estado en la periferia de este país y de los temas políticos", aseguró Di Maio, destacando el inicio de una nueva era. El líder del M5E y también ministro de Trabajo espera que su agrupación -que perdió consensos de la mano de su socio de la derechista Liga, Matteo Salvini, -, con el lanzamiento de esta medida claramente populista, vuelva a repuntar.

Se estima que la "renta de ciudadanía" beneficiará a unos 5 millones de personas".

Luego de meses de discusiones y polémicas, desde esta mañana los italianos que aspiran a esta ayuda estatal pudieron presentarse en las oficinas correspondientes para solicitar, a través de un formulario, el beneficio. Se trata de una medida que apunta a contrastar la desigualdad, la pobreza y la exclusión social, aprobada después de grandes controversias y que significará un gasto de 7000 millones de euros, algo para muchos insostenible vista la recesión económica de Italia.

La "renta de ciudadaía" también apunta a reinsertar en el mundo del trabajo a los desocupados: quien obtendrá esta ayuda tendrá la obligación de suscribir un pacto de empleo por el cual ingresará en un sistema que lo ayudará a encontrar trabajo. Sobre todo esto sigue habiendo muchas dudas en Italia.

Aunque se temía un asalto de los centros habilitados para recibir las peticiones, finalmente no hubo caos, sino un flujo ordenado y constante. Salvo un desperfecto al principio en el portal puesto a punto por el gobierno para poder hacer el pedido online, tampoco hubo grandes colas en los centros para hacer el trámite personalmente. A las 14, en las oficinas postales de todo el país habían sido recibidas 29.147 solicitudes.

Los requisitos

Pueden solicitar la "renta de ciudadanía" italianos y extranjeros residentes desde al menos 10 años, que cumplan determinados requisitos, entre ellos un ingreso anual inferior a 9360 euros, un patrimonio financiero menor de 6000 euros, nada de auto o motos nuevas o potentes, ni tampoco barcos o naves. El Insituto Nacional de Previsión Social (INPS) es el encargado de verificar si el solicitante cumple con los requisitos exigidos y el que calculará el monto de dinero a otorgar, que variará de un mínimo anual de 480 euros a un máximo de 15.960 euros. Un soltero que alquila podrá cobrar un máximo de 780 euros mensuales, mientras que una familia numerosa, 1330 euros mensuales.

Tal como siempre quiso Di Maio, el dinero llegará por primera vez a mediados de abril, antes de la crucial cita con las urnas para votar en las elecciones europeas del 26 de mayo, donde los sondeos indican que la derechista Liga de Salvini -su socio en el gobierno popuista-, arrasará.

El dinero no se dará en efectivo, ni por giro bancario, sino a través de una tarjeta. El monto podrá ser usado para pagar boletas y demás productos alimentarios o farmacéuticos, pero no podrá gastarse en juegos o lotería. Quien recibe la "renta de ciudadanía" y todos los componentes de su familia aptos al trabajo, deberán comprometerse a hacer lo posible para reinsertarse en el mundo laboral. Con este objetivo, el beneficiario será seguido por un navigator (navegador) que ayudará a encontrar un empleo. Y es justamente en esta figura, la del navigator , que hay mucha polémica: Di Maio quiere contratar a 6000 "navegadores" cuando, en verdad, ya existen en el país diversos institutos que intentan coordinar oferta y demanda de trabajo, con igual o superior cantidad de empleados. Por esto se considera esta iniciativa otro derroche de dinero público.

Al margen de criticar esto, los detractores de la "renta de ciudadanía", una medida símbolo del M5E, temen que alentará el trabajo en negro (porque mucha gente para cobrarlo preferirá ocultar al fisco su empleo verdadero) y terminará siendo un simple subsidio. Sin resolver el drama de la desocupación, especialmente grave en el sur de Italia, donde es el triple que en el norte.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.