"Conducta extremadamente perversa": las intrigas palaciegas de Tailandia salen a la luz

En el balcón del Gran Palacio, la princesa Sirivannavari Nariratana, el príncipe Dipangkorn Rasmijoti y la princesa Bajrakitiyabha Mahidol acompañan a su padre y a la reina Suthida
En el balcón del Gran Palacio, la princesa Sirivannavari Nariratana, el príncipe Dipangkorn Rasmijoti y la princesa Bajrakitiyabha Mahidol acompañan a su padre y a la reina Suthida Fuente: AFP
(0)
6 de noviembre de 2019  • 11:18

BANGKOK.- Las denuncias corrieron por los pasillos de los dorados palacios de Tailandia con la extravagancia retórica de una historia shakesperiana.

La consorte oficial del rey fue acusada de intentar eclipsar a la reina y de "atentar contra la nación", por lo que fue despojada de sus títulos reales menos de tres meses después de acceder a su puesto.

La ex consorte real en la ceremonia de cremación del fallecido rey Bhumibol
La ex consorte real en la ceremonia de cremación del fallecido rey Bhumibol Fuente: Reuters

Un gran chambelán fue despedido por "graves actos de inmoralidad", entre otros, haber forzado a una de sus amantes a practicarse un aborto.

Y la semana pasada, otros cuatro cortesanos, dos de ellos pages de recámara, fueron echados por "conducta extremadamente perversa".

Hace casi medio año, el rey Maha Vajiralongkorn fue entronizado en una espectacular y fastuosa ceremonia que culminó con la colocación de una corona de 8 kilos sobre su cabeza. Desde entonces, el monarca de 68 años se ha rodeado de una corte cuyas intrigas palaciegas suelen llenar las páginas del Royal Thai Government Gazette, un periódico que usualmente solo se ocupaba de temas anodinos.

Los explosivos detalles de esas purgas en el interior del palacio contrastan con el decoro y la reserva que primaron durante las siete décadas del reinado de su padre, el rey Bhumibol Adulyadej. Al momento de su muerte, en 2016, Bhumobil era el monarca reinante con más años en el trono. Bhumobil no salió de su país durante décadas, y solían fotografiarlo rodeado de campesinos en campos de arroz y en fábricas, con sus súbditos.

Vajiralongkorn, por el contrario, pasa gran parte de su tiempo en Alemania y no continuó con la tradición tailandesa de mezclarse con la gente común, al menos en las fotos que se han hecho públicas. El rey ha hecho gestos de alto perfil para dar a entender que ha potenciado la autoridad real.

El año pasado, asumió personalmente la supervisión de la Oficina de Propiedades de la Corona, una fortuna que superaría los 30.000 millones de dólares y que lo convierte en uno de los monarcas más ricos del mundo.

En febrero, Vajiralongkorn sepultó la carrera política de su hermana mayor, Ubolratana Rajakanya Sirivadhana Barnavadi, calificando de "altamente inapropiado" su intento de candidatearse como primera ministra.

El mes pasado, ordenó el traspaso a su guardia personal de dos unidades de infantería de Bangkok, la capital, que normalmente solo cumplen órdenes de los mandos militares.

"La toma de control directo es algo que no veíamos desde el fin de la monarquía absolutista, en 1932", dice Tamara Loos, jefa del Departamento de Historia de la Universidad Cornell y experta en tradiciones monárquicas tailandesas. "Implica un fuerte alejamiento del modo de su funcionar de su padre, que prefería operar tras bambalinas."

El Rey Maha Vajiralongkorn de Tailandia es visto saliendo del Gran Palacio de Bangkok
El Rey Maha Vajiralongkorn de Tailandia es visto saliendo del Gran Palacio de Bangkok Fuente: Reuters

La consorte "ingrata"

El reciente anuncio de que cuatro miembros de palacio habían sido despojados de sus títulos reales y militares vino a coronar una semana tumultuosa que arrancó con la purga de la compañera oficial del monarca.

El 21 de octubre, el Royal Thai Government Gazette informaba que a Sineenatra Wongvajirabhakdi le habían quitado su título de "noble consorte". Fue acusada de "ingratitud" y de haber complotado contra la reina Suthida Vajiralongkorn Na Ayudhya, cuarta esposa del rey.

Las acciones de Sineenatra, según el comunicado oficial, "causaron desavenencias entre el personal de la casa real".

Graduada universitaria en enfermería, Sineenatra solo pudo disfrutar de su posición oficial, distinta de la de esposa, durante apenas unas semanas. El título de noble consorte no se utilizaba desde que Tailandia abolió la monarquía absoluta y la poligamia, hace más de ocho décadas.

Dos días después de retirarle el título a Sineenatra, varios otros cortesanos, incluido un alto representante del rey en ceremonias oficiales, una enfermera y un veterinario de la división de caninos reales, fueron despedidos por "conducta severamente perversa, al usar de su posición en el gobierno para obtener beneficios personales".

Con términos similares se explicaron la semana pasada los supuestos comportamientos de otros cuatro miembros de la corte. Dos de ellos fueron acusados de adulterio, que fue condenado como "una ofensa a los principios del personal de la casa real".

"Es inimaginable ese léxico en un medio de comunicación del gobierno", dice Loos. "Parece el lenguaje de la prensa sensacionalista."

Las cuatro esposas

El rey, al que algunos pronunciamientos oficiales se refieren como "señor sagrado sobre todas las cabezas", se ha casado cuatro veces. Su primera esposa, que también es su prima, conserva el título de princesa, aunque están divorciados desde 1991. Tienen una hija.

Durante la ceremonia en que Maha Vajiralongkorn se conviertió en rey, su mujer, Suthida, se postró ante él
Durante la ceremonia en que Maha Vajiralongkorn se conviertió en rey, su mujer, Suthida, se postró ante él Fuente: AFP

Su segunda esposa, con quien tuvo cinco hijos cuando todavía estaba casado con la primera, era actriz, actualmente vive en el extranjero con los cuatro hijos varones, mientras que la hija mujer, Sirivannavari Nariratana, desempeña funciones reales en Tailandia.

En Tailandia, las críticas hacia la familia real están penadas con leyes muy severas. Los ofensores pueden ser condenadas a hasta 15 años de presión por cada crimen de lesa majestad. Y como las denuncias pueden ser hechas por cualquiera y no solo la policía, las organizaciones de derechos humanos dicen que la ley, que supuestamente debe proteger a la monarquía, ha sido tergiversada para acallar el disenso político.

La tercera esposa del rey, Srirasmi Suwadee, conservó el título de princesa hasta que ella y al menos 9 miembros de su familia fueron purgados del palacio, hace cinco años, por haber usado sus conexiones con la realeza para acrecentar ilegalmente su fortuna. Los padres de Srirasmi fueron encarcelados por crímenes de lesa majestad.

La pareja tuvo un hijo, Dipangkorn Rasmijoti, considerado heredero natural del trono.

La boda del rey con su cuarta esposa, la reina Suthida, una exazafata, se hizo pública en mayo, tres días después de la coronación del rey.

Sineenatra fue nombrada noble consorte el 28 de julio de este año, día del cumpleaños del monarca.

La Oficina de la Casa Real más tarde difundió fotos de la pareja, incluidas imágenes de Sineenatra piloteando un avión con un top deportivo camuflado y un caniche blanco en el regazo.

La ex consorte real piloteando un avión
La ex consorte real piloteando un avión Fuente: Reuters

El rey es dueño de varios caniches, uno de los cuales ha recibido el rango militar de mariscal del aire.

Varias mujeres asociadas al rey también han recibido altos puestos en la milicia. La reina Suthida fue nombrada generala del cuerpo de guardaespaldas del rey, y hasta su caída en desgracia, Sineenatra ostentaba el título de generala mayor.

The New York Times

Traducción de Jaime Arrambide

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.