Tecno y medicina: los tres proyectos con los que Israel busca vencer el virus

En el mundo ya son más de tres millones y medio los infectados con coronavirus
En el mundo ya son más de tres millones y medio los infectados con coronavirus
Dolores Caviglia
(0)
5 de mayo de 2020  • 14:17

Los números dicen que hace más de 4 meses se reportó el primer caso de coronavirus, en Wuhan, una ciudad del centro de China, que desde entonces llegó a 187 países y territorios, que causó más de 3 millones y medio de infectados y que los muertos ya son más de 251.580. También dicen que Estados Unidos es el país con la mayor cantidad de infectados y de fallecidos, que a partir de hoy el centro de la pandemia en Europa es el Reino Unido con 29.427 decesos, que en Italia hasta ahora hubo 29.315, que Nueva Zelanda ya no reporta casos y que, entre muchas cosas, el PBI mundial este año caerá un 3 por ciento.

Mientras los números hablan hay más de 70 investigaciones alrededor del planeta que quieren llegar a la vacuna. Según los especialistas, las prometedoras son menos de 10. Entre ellas hay una liderada por el Instituto para Investigación Biotecnológica de Israel y a la par en el país también trabajan en otros tres proyectos que fusionan medicina con tecnología y que se suman a la lucha contra la pandemia.

"Son proyectos relevantes y que pueden significar un cambio tanto para Israel como para el resto del mundo en medio de esta crisis. Se trata de tecnología aplicada para mejorar la vida en momentos difíciles, como este", aseguró esta mañana, en una videoconferencia y frente a periodistas de varios países, Lior Haiat, vocero de la cancillería israelí.

Terapia celular

Pluristem es una compañía que desde hace años trata a pacientes a través de la estimulación de los mecanismos regenerativos de sus cuerpos. Y es esto mismo lo que hace desde que comenzó la pandemia. Extraen células de placentas donadas por mujeres de menos de 35 años y las usan para tratar a infectados. Yaky Yanay, el CEO de la firma, lo explica mejor: "Este método consigue bajar la inflamación que produce el coronavirus (en las mucosas de los conductos bronquiales) y también, por ello, mejora la respuesta inmunológica. Las células tienen ventaja a la hora de los tratamientos porque hablan el mismo lenguaje del cuerpo, se comunican con él, interactúan".

Ya trataron a pacientes en Israel, en Estados Unidos y en varios países más. De distintas étnicas y géneros. En las ocho semanas que ya llevan de testeos, pudieron notar que esta terapia mejora la capacidad de los enfermos de luchar contra el virus. De hecho, varios de los tratados necesitaban ser asistidos por respiradores y días después dejaron de precisarlo. "Los datos hasta ahora son alentadores. Pronto comenzaremos con pruebas en Europa.

Queremos agrandar el programa, llegar a más personas. Estamos hablando con gobiernos y empresas para hacerlo. De una placenta se pueden sacar tratamientos para 20 mil pacientes", agrega Yanay.

Predicción

El análisis de datos es otra herramienta fundamental para frenar el avance del coronavirus. En nuestra región, las cifras que llegaron desde Europa fueron clave para las decisiones gubernamentales. Y en Israel la empresa Diagnostic Robotics procesa información de los habitantes con el mismo objetivo. Por medio de una plataforma online, ofrece un monitoreo remoto del progreso de los pacientes, consultas sobre posibles síntomas, genera un perfil sobre cada paciente, resalta cambios del estado clínico en caso de que se registren, y arma actualizaciones diarias sobre la propagación de la enfermedad a nivel comunitario y regional.

"Es un sistema que de hecho puede prevenir complicaciones. Y si bien es de uso anónimo también sirve para que los usuarios tengan resúmenes sobre sus estados de salud y puedan enviárselos a la empresa para así, en caso de ser necesario, recibir ayuda", asegura Kira Radinsky, presidenta de Diagnostic Robotics. También cuenta que están en contacto con organismos gubernamentales y que a partir de este vínculo se pudieron realizar predicciones sobre la curva de contagios en determinadas zonas y a partir de ellas incidir en la toma de decisiones.

"Además es una forma de proteger a los trabajadores de la salud, porque facilita algunos tratamientos online" y evita así la necesidad del encuentro cara a cara. Según la información recabada, el 25 por ciento de la población del país declara tener alguno de los síntomas del Covid-19 al menos una vez por semana y por los datos conseguidos el sistema resultó útil para predecir los aumentos en los casos y las áreas en las que ocurrirían, lo que permitió a las autoridades israelíes decidir dónde implementar medidas restrictivas para ayudar a controlar la propagación.

Anticuerpos

Los recuperados no son solo una buena noticia en términos de esperanza sino también de medicina. Eso es lo que desde Kamada intenta probar. ¿Cómo? A partir del plasma. Amir London es el director de esta firma de treinta años y cuenta desde su casa, a más de cien personas que lo miran también desde sus casas, que el tratamiento que desarrollan implica extraer plasma de aquellos que tuvieron Covid-19 para purificar sus anticuerpos y tratar con ellos a los aún infectados.

"Hacemos lo mismo que hacemos con otros virus. Aprovechamos nuestra experiencia para ello. Según los datos que tenemos hasta ahora hay evidencia de que esta tecnología sirve, da buenos resultados", añade London, que cuenta que comenzaron a trabajar ni bien se conoció el virus, que en estos momentos destinan todos nuestros recursos a esta investigación. "Se trata de un producto farmacéutico. Estamos avanzando muy rápido, esperamos pronto tener todo disponible para poder anunciar un tratamiento".

Tras varias semanas de confinamiento, Israel, con más de 16 mil afectados y menos de 250 muertos, avanza en la flexibilización de las restricciones impuestas. Esta semana se preparan para reabrir sus puertas los centros comerciales, los mercados al aire libre y los gimnasios. También en breve será el turno de las bibliotecas, los espacios ceremoniales, los hoteles, los servicios de tratamientos corporales no médicos, las reservas naturales, los sitios arqueológicos, los parques naturales y los zoológicos. Lo que no cambia es la obligatoriedad del uso de mascarillas, el distanciamiento físico y la recomendación de extremar la higiene personal.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.