Una sola ciudad concentra el 10% de los casos de coronavirus de toda África

Ciudad del Cabo, en el extremo sur del continente, tuvo una disparada que puede ser premonitoria para otras ciudades de la región, según los expertos
Ciudad del Cabo, en el extremo sur del continente, tuvo una disparada que puede ser premonitoria para otras ciudades de la región, según los expertos Fuente: Reuters
(0)
20 de mayo de 2020  • 15:17

CIUDAD DEL CABO.- Esta ciudad del extremo sur de Sudáfrica se destaca por varias razones -entre ellas, la belleza de sus paisajes y las extremas desigualdades sociales-, pero ahora tiene una nueva marca que la distingue: es un foco imparable de casos de coronavirus .

Ciudad del Cabo concentra el 60% de los casos de Sudáfrica, el 15% de los casos del África Subsahariana, y el 10% de todo el continente africano.

Los epidemiólogos sudafricanos están estudiando lo que ocurre en la ciudad -que registra 9300 casos- para entender el modo de propagación del virus en un continente que mayormente viene escapando de la oleadas de muerte que se vivieron en Europa y Estados Unidos.

Y las primeras respuestas, según autoridades y expertos, apuntan en dos direcciones. Primero, que Ciudad del Cabo recibió más turistas de zonas afectadas del mundo que otros lugares de África, o sea que el virus llegó temprano y en grandes cantidades a este lugar. Segundo, que los primeros focos de contagio se produjeron en dos supermercados y en una planta farmacéutica, lo que multiplicó la propagación .

"En realidad, esto responde a un par de los así llamados 'eventos de super-propagación'," dice Salim Abdool Karim, el experto en enfermedades infectocontagiosas a cargo del grupo de respuesta a la pandemia del gobierno. "Al principio de la pandemia, mucha gente iba al supermercado sin conocer los procedimientos de prevención. Alcanza una persona para que el lugar se contamine".

El presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa
El presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa Crédito: DPA

Karim y otros dicen que los focos de Ciudad del Cabo son probablemente un anticipo de lo que ocurrirá en el resto del país, o incluso el continente, en las próximas semanas , a medida que se flexibilicen las cuarentenas.

Sudáfrica arrancó con los testeos direccionados en Ciudad del Cabo el 7 de abril, y desde entonces la cantidad de positivos en proporción con los testeos creció sostenidamente. Mientras que en el resto de Sudáfrica, que sigue bajo cuarentena estricta, el número de positivos apenas supera el 2%, el índice en el Cabo supera el 10%, con picos de más del 15% en algunos días.

El país tiene más de 16.000 casos confirmados. Al principio, la enfermedad parecía concentrarse en Johannesburgo y Durban, respectivamente primera y tercera ciudades de Sudáfrica. En ese momento, los casos estaban creciendo exponencialmente, pero tras la imposición de la cuarentena, el 27 de marzo, el crecimiento de casos en esas ciudades se desaceleró. Menos de un mes después, Ciudad del Cabo ya las había eclipsado, y este mes concentra la mayor cantidad de casos del país.

Los barrios de clase trabajadora de Tygerberg, mayormente interracial, y de Khayelitsha, casi exclusivamente de raza negra, son los más golpeados y concentran la mayor cantidad de casos. Pero algunos expertos advierten que no hay que sacar conclusiones apresuradas en función de esa distribución geográfica, ya que en los focos de contagio conocidos se testea más masivamente , y señalan que en otros lugares puede haber muchos casos asintomáticos.

"Los centros de testeo están en los lugares donde hay más contagios", dice Marc Mendelson, a cargo de la división de enfermedades infectocontagiosas del Hospital Groote Schuur, en Ciudad del Cabo. "Si se buscan síntomas y se hacen testeos en los focos de contagio, la proporción de casos positivos obviamente será mayor".

Sudáfrica aplicó uno de los abordajes más estrictos y restrictivos de todo el continente para contener el virus, con una cuarentena a nivel nacional. En vez de esperar a que las personas con síntomas se presentaran en los hospitales, el gobierno envió a miles de trabajadores de la salud a realizar controles y testeos directamente a los barrios.

Hasta prohibieron la venta de bebidas alcohólicas, causantes de miles de internaciones de emergencia por mes, como una forma de mantener desocupadas las camas de terapia intensiva. Hasta el momento, en Sudáfrica murieron más de 300 personas a causa del coronavirus.

Controles sanitarios a los residentes de Ciudad del Cabo
Controles sanitarios a los residentes de Ciudad del Cabo Fuente: AFP

El presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa , anunció la semana pasada que a fin de mes el gobierno pasará a una cuarentena regionalizada, con mayores restricciones en las zonas más castigadas por el virus. Si la tendencia se mantiene, es probable que Ciudad del Cabo, Johannesburgo, Pretoria, Durban y Puerto Elizabeth sigan en alerta máxima.

Si bien la cuarentena parece haber logrado desacelerar la propagación del virus en el resto del país, lo cierto es que podría haber tenido el efecto paradójico de acelerarlo en Ciudad del Cabo , una evidencia, según Karim, de la naturaleza impredecible del virus. Los focos de Tygerberg y Khayelitsha probablemente se potenciaron debido al cierre de los comercios de cercanías, que a su vez empujó a la gente concentrarse en los supermercados.

"Así se propaga el virus: a través de focos", dice Karim. "No es como el HIV, que pasa lentamente de persona a persona. Un entorno contaminado genera un foco de contagio, es así de simple, y lo importante es detectar esos focos lo antes posible".

"Pero a veces es demasiado tarde, y recién vemos las llamas cuanto el fuego está muy avanzado", concluyó.

The Washington Post

(Traducción de Jaime Arrambide)

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.