Crecen las dudas sobre la identidad del nuevo líder de Estado Islámico