Cuestionado, el Vaticano dice que el Papa no respaldó a una activista contra las bodas gay

En su gira por EE.UU., el Papa se había reunido con Kim Davis, una funcionaria que ignoró un fallo judicial y se negó a casar a parejas homosexuales
Elisabetta Piqué
(0)
3 de octubre de 2015  

Yayo Grassi (izquierda) y su pareja, Iwan, durante la reunión con el Papa en Washington
Yayo Grassi (izquierda) y su pareja, Iwan, durante la reunión con el Papa en Washington Crédito: Imagen de TV

ROMA.- Consciente del daño y las polémicas que causó en Estados Unidos la revelación de una reunión, en teoría "secreta", entre el Papa y Kim Davis, una activista contra las bodas gay, el Vaticano tuvo que aclarar ayer que ese encuentro fue sólo un fugaz saludo, que "no debe ser considerado como un apoyo a su posición".

Además, en un nuevo golpe de escena, trascendió que el día antes de ese contacto en Washington, Francisco recibió en audiencia privada a un ex alumno suyo gay, Yayo Grassi, y a su pareja desde hace 19 años, Iwan.

Grassi -que fue alumno de Jorge Bergoglio en 1964 y 1965, cuando enseñaba literatura y psicología en el Colegio de la Inmaculada Concepción de Santa Fe- contó, en una entrevista con la CNN, que fue Francisco quien lo invitó a reunirse en Washington.

"Tres semanas antes del viaje, me llamó por teléfono y me dijo que le encantaría darme un abrazo", dijo.

La revelación de un encuentro con una pareja gay representó un giro en la polémica y coincidió con la divulgación, horas antes, de un comunicado del Vaticano que le bajó radicalmente la importancia a su presunta reunión con Davis, que tuvo lugar el jueves de la semana pasada, en la nunciatura de Washington, cuando el Papa saludó a decenas de personas.

En Estados Unidos, el encuentro con Davis generó gran revuelo y fue considerado, por sectores conservadores, como una virtual victoria -ya que la mujer contó que el Papa la había alentado en su lucha contra los matrimonios gay- y una derrota para los progresistas, que se sintieron "engañados" por una postura "ambigua" del Papa.

Davis era una funcionaria judicial del estado de Kentucky que se negó a cumplir un fallo de la Corte Suprema que la obligaba a casar parejas homosexuales. Ante el desacato fue detenida por cinco días.

En las últimas semanas, ella se convirtió es un referente del Partido Republicano y un símbolo de la "guerra de culturas" contra los matrimonios homosexuales y contra el aborto, legales en ese país.

La funcionaria contó que Francisco le dijo "gracias por su coraje" y que siguiera siendo "fuerte".

Cuando trascendió el encuentro, el vocero papal, Federico Lombardi, se limitó a confirmarlo. Pero ayer, por orden directa del Papa, puso los puntos sobre las íes.

Mediante un comunicado para "contribuir a una comprensión objetiva de lo que ha ocurrido", le quitó ante todo el carácter privado a la reunión, que según Davis duró 15 minutos. Y la puso en un contexto más bien multitudinario, al mejor estilo del "besamanos" o del "corralito" de los miércoles, en la audiencia general, durante el cual el Papa poco y nada sabe del background de aquellos a quienes saluda.

"Puedo precisar que el Papa se reunió en la nunciatura de Washington sucesivamente con diversas decenas de personas invitadas por la nunciatura para saludarlo en ocasión de su despedida antes de su partida desde Washington hacia Nueva York, como suele ocurrir durante todos los viajes del Papa", indicó Lombardi.

"Se trató de saludos muy breves de cortesía a los que el Papa se prestó con su característica gentileza y disponibilidad", agregó, al precisar que "la única audiencia privada concedida por el Papa en la nunciatura fue a un antiguo alumno con su familia". "Ése fui yo", reveló más tarde Grassi, que destacó que el Papa sabe desde hace años que él es homosexual y que nunca cuestionó su sexualidad ni su relación.

Lombardi aseguró, finalmente, que "el Papa no entró así en los detalles de la situación de la señora Davis y su encuentro con ella no debe ser considerado como un apoyo a su posición en todos sus aspectos particulares y complejos". Hasta ese momento, sólo se había conocido la versión de la funcionaria.

Durante la visita a Estados Unidos, el Papa sobresalió por un mensaje centrado en los grandes temas que le preocupan, la exclusión, la defensa del ambiente, la necesidad de diálogo y reconciliación entre los pueblos. Y sorprendió a todos por su habilidad para evitar caer en la trampa de llevar agua al molino republicano o al demócrata.

"El Papa prefirió centrarse en un mensaje pastoral positivo", explicó Lombardi en la conferencia de prensa que ofreció en Filadelfia, antes de regresar a Roma, cuando algunos periodistas le preguntaron a qué se debía su silencio ante el matrimonio gay. La postura del Papa respecto a los homosexuales quedó clara con la noticia de su audiencia con Grassi. "Obviamente él es un pastor de la Iglesia y sigue las enseñanzas de la Iglesia. Pero es un ser humano y comprende todos los tipos de situaciones, y está abierto a todos los tipos de personas".

Kim Davis

Activista antigay

Profesión: funcionaria

Edad: 50 años

Origen: Estados Unidos

  • Como funcionaria judicial del condado de Rowan, Kentucky, Davis denegó sistemáticamente licencias de casamiento a parejas gay
  • Purgó cinco días de cárcel por contrariar la ley, a principios de septiembre, tras lo cual se volvió un símbolo del activismo antihomosexual
  • La semana pasada afirmó que Francisco le había dado su respaldo personal en sus esfuerzos contra las parejas del mismo sexo

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.