Las perlitas de Cameron en su último discurso: del gato Larry a Monty Phyton

David Cameron en el Parlamento
David Cameron en el Parlamento Fuente: Reuters
El premier británico se despidió del Parlamento y lo hizo con humor
(0)
13 de julio de 2016  • 10:45

LONDRES.- David Cameron protagonizó hoy su última sesión de preguntas y respuestas. El primer ministro británico se despide así del cargo para dejar el puesto a la segunda mujer que asumirá en Downing Street 10, Theresa May , quien deberá –ni más ni menos- comandar la salida del Reino Unido de la Unión Europea .

Fue justamente eso lo que llevó a Cameron a abandonar el puesto antes de tiempo. Luego de enterarse el viernes 24 de junio que el referéndum que él mismo había convocado, y que preguntaba a los ciudadanos si querían permanecer o no como parte del bloque, había tenido un resultado adverso al que esperaba, decidió irse.

Y lo hizo con buen humor. En la puerta de la casa de gobierno, el premier anunció su irrevocable decisión ante la prensa, se dio media vuelta y comenzó a tararear en su breve camino al interior del edificio.

Eso parece haber sentado el precedente con el cual Cameron iba a vivir esta transición. Hoy, en su última aparición como primer ministro, respondió las respuestas de los parlamentarios con seriedad pero sin dejar a un lado los chistes.

En un primer momento hizo alusión a Larry, el famoso gato que llegó a Downing Street en 2011 y que pese a que vivió desde entonces con él y su familia, no va a abandonar el gobierno. Y eso es algo que lo entristece, pese a los rumores que decían que no lo quería. Pero aclaró que los empleados de la casa de gobierno también están encariñados con el felino y que la decisión es la correcta.

Otro de los momentos que despertaron las risas de todos los asistentes a la última ronda de preguntas y respuestas de Cameron fue el que se vivió cuando habló sobre el actual líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn. Cuando fue increpado por su opositor sobre los logros de su gobierno, el líder de los conservadores dijo entre carcajadas: “Debo decir que empiezo a admirar su tenacidad. Me recuerda al Caballero Negro de los sketches de [el grupo de comedia] Monty Phyton. Es echado una y mil veces y él siempre vuelve. Y admiro eso”.

Su última frase fue algo tierna. Antes de despedirse definitivamente, después de decir que extrañara esas sesiones, Cameron aseguró: “Se pueden conseguir muchas cosas en la política. Nada es realmente imposible si se pone la mente. Como dije tiempo atrás, una vez el futuro fui yo”. Así comenzaron los aplausos, la ovación, que duró varios minutos, que lo acompaño a su salida en el auto oficial del Parlamento británico, rumbo al Palacio de Buckingham, para presentarle su renuncia a la Reina Isabel II.

Y ni bien terminó la sesión, aprovechó el momento para publicar una tierna foto en su cuenta de Twitter: él, sentado, en calma, acariciando a Larry, en su falda.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.