Demócratas: la diversidad marca la carrera de los que buscarán destronar a Trump

Fuente: AFP
Desde cuatro mujeres hasta un latino, un afroamericano, un joven alcalde gay y un millonario le apuntan a las primarias del partido, con la mira en 2020
Rafael Mathus Ruiz
(0)
9 de febrero de 2019  

WASHINGTON.- Por ahora son diez. Pero serán más. Y entre ellos se anticipa una dura interna en la que se definirá el futuro del Partido Demócrata y la persona que intentará sacar de la Casa Blanca a Donald Trump en 2020.

Aún faltan casi dos años para la próxima elección presidencial en Estados Unidos, pero la campaña ya empezó. Tal como se preveía, los demócratas ofrecerán el elenco más diverso de figuras de la historia para definir a su candidato. En carrera ya hay cuatro mujeres -una presencia inédita-, un latino, un afroamericano y un alcalde gay de tan solo 37 años. Y la lista podría sumar a multimillonarios como Mike Bloomberg o Tom Steyer, nuevas figuras como Beto O'Rourke y viejos zorros de Washington , como Joe Biden y Bernie Sanders.

Las mujeres ya asoman como las grandes protagonistas de la interna. Nunca hubo tantas candidatas. Tres senadoras ya anunciaron que competirán: Elizabeth Warren, ícono del progresismo; Kamala Harris, segunda afroamericana en la historia que buscará la candidatura presidencial demócrata, y Kirsten Gillibrand, heredera de la banca de Hillary Clinton, de estrechos lazos con el movimiento #MeToo. A ellas se suma una de las caras nuevas en el Capitolio: la congresista por Hawai, Tulsi Gabbard.

Otras dos jóvenes figuras que ya se pusieron en carrera: Julian Castro, estrella latina de los demócratas, exalcalde de San Antonio y último secretario de Vivienda de Barack Obama, y el senador afroamericano por Nueva Jersey, Cory Booker, quien intenta instalar un mensaje optimista y reciclar la mística de la campaña que llevó a Obama a la Casa Blanca en 2008.

La lista de candidatos incluye varios nombres ignotos: John Delaney, un antiguo congresista de Maryland; Marianne Williamson, una escritora de libros de autoayuda; Andrew Yang, emprendedor vinculado con el sector tecnológico, y Pete Buttigieg, el alcalde de South Bend, Indiana, que va por la historia: si logra la hazaña de capturar la nominación y derrotar a Trump, se convertirá en el primer presidente gay de Estados Unidos, y el más joven de la historia, con tan solo 38 años (nació unos meses antes que Gabbard).

Durante los próximos meses, la lista se estirará. Nadie parece dispuesto a dejar pasar la oportunidad de derrotar a Trump o, en el peor de los casos, instalar su nombre en lo más alto de la política de Estados Unidos, aunque sea solo por unos meses.

"Una vez que un par de personas se lanzan a la carrera, todas las demás empiezan a pensar: 'Será mejor que me decida pronto'. Los únicos que pueden esperar son Biden y Sanders porque son figuras muy bien establecidas y la gente sabe quiénes son", indicó Arthur Sanders, profesor de la Universidad Drake en Des Moines, Iowa, a la hora de explicar la presencia del nutrido elenco de candidatos, un reflejo de la "creciente diversidad" del Partido Demócrata. El apuro de muchos candidatos, indicó Sanders, llevó a que esta campaña arrancara mucho más temprano que otras en el pasado.

La contienda de los demócratas no solo debe definir quién intentará sacar a Trump de la Casa Blanca. La oposición está enfrascada desde hace ya varios años en un debate interno acerca del mensaje que deben ofrecerles a los votantes y el rumbo que quieren imprimirle al país.

El ala más radical, con figuras como Sanders y la joven congresista Alexandria Ocasio Cortez, quieren volcar el partido hacia la izquierda con propuestas como elevar impuestos a los más ricos y universalizar la cobertura de salud con un programa público disponible para todos. En su visión, el fracaso de Hillary Clinton en 2016 se debió, en gran medida, a que el establishment del partido no supo leer el reclamo de la gente y los demócratas desistieron de proponer una plataforma más osada.

Del otro lado, el ala más moderada, en la que sobresale la figura de Joe Biden, apuesta a mantener una postura más centrista, similar a la de los Clinton o Barack Obama. Ese entorno pretende recuperar a algunos de los votantes que Trump "robó" en la elección de 2016 -principalmente, trabajadores blancos con título primario o secundario- y movilizar a la base demócrata afroamericana que se quedó en su casa en los suburbios el día de los comicios.

Los demócratas intentarán reciclar el entusiasmo que generaron en las últimas elecciones legislativas, en las que lograron recuperar el control de la Cámara de Representantes. Enfrente tendrán a uno de los presidentes más impopulares en la historia moderna de Estados Unidos. Pero Trump, con todo, aún cosecha un alto respaldo entre los republicanos, y sus posibilidades parecen blindadas gracias a la solidez de la economía, que ha llevado el desempleo a su nivel más bajo en medio siglo. Un deterioro de la economía cambiaría ese panorama.

Como ocurre todos los años, la interna comenzará en el invierno boreal, en Iowa, la primera cita del calendario electoral. Pero las próximas primarias ofrecen una innovación que puede ser determinante: California, uno de los estados más poblados del país y un bastión demócrata, se sumará a la lista de estados que votan el "supermartes". Antes votaba al final del calendario, cuando la contienda ya prácticamente estaba decidida. Eso puede, por ejemplo, mejorar las posibilidades de Kamala Harris, senadora del "estado dorado", donde antes fue fiscal general.

Varios sondeos ya comenzaron a medir a los candidatos. El promedio del sitio RealClearPolitics muestra a Biden y Sanders por encima del resto. Pero quienes siguen la política presidencial advierten que, a esta altura de la interna, las encuestas sirven poco para medir cuál puede llegar a ser el desenlace. Basta con recordar el panorama a inicios de 2015: Donald Trump se encontraba al fondo de las mediciones y nadie creía ni por asomo que podía llegar a ser el candidato, y menos el presidente elegido.

"Quienquiera que te diga a quién le va ir bien solo está adivinando", dijo Sanders. "Nadie sabe", cerró.

Los dirigentes que podríancompetir en la interna

Elizabeth Warren (senadora)

Edad: 69 años

Origen: Massachusetts

  • Fue profesora de Derecho en la Universidad de Harvard durante más de 20 años y es senadora desde 2013. Luego de afirmar que tenía ancestros indígenas, el presidente Donald Trump la acusó de estar mintiendo para congraciarse con las minorías y la apodó "Pocahontas"

Kirsten Gillibrand (senadora)

Edad: 52 años

Origen: Nueva York

  • La senadora, que anunció su intención de postularse como precandidata, recibió críticas por no tener una ideología clara. Pasó de ser una legisladora conservadora a favor de las armas y con importantes vínculos con empresas de Wall Street a una progresista que está a favor de la ilegalización de las armas

Bernie Sanders (senador)

Edad: 77 años

Origen: Vermont

  • El senador que fue precandidato presidencial de los demócratas para los comicios de 2016 y que perdió frente a Hillary Clinton es uno de los posibles aspirantes presidenciales para 2020. Se suele reconocer a sí mismo como un socialista democrático

Kamala Harris (senadora)

Edad: 54 años

Origen: California

  • Esta senadora y exfiscal de California anunció que buscará la candidatura demócrata a la presidencia. Si lograra la nominación, sería la primera mujer afroamericana y la primera asiático-estadounidense en ser una candidata de un partido importante

Julian Castro (exalcalde de San Antonio)

Edad: 44 años

Origen: Texas

  • De familia mexicana, fue alcalde de San Antonio durante cinco años (2009-2014) antes de ser nombrado para ocupar la secretaría del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano durante el segundo mandato del expresidente Barack Obama. Pero no es conocido por el gran público

Michael Bloomberg (empresario)

Edad: 76 años

Origen: Massachussetts

  • El exalcalde republicano de Nueva York, que en 2001 se pasó al Partido Demócrata, apoyó la candidatura de Hillary Clinton en 2016. Aunque por ahora no confirmó su postulación, su alta popularidad lo convierte en un candidato permanente para la presidencia

Cory Booker (senador)

Edad: 49 años

Origen: Nueva Jersey

  • Se formó en la Universidad de Stanford y la Escuela de Derecho de Yale y recibió una Beca Rhodes, antes de regresar a su estado natal. En 2006 se convirtió en alcalde de Newark. Siete años después logró el puesto de senador por el estado de Nueva Jersey

Pete Buttigieg (alcalde de South Bend)

Edad: 37 años

Origen: Indiana

  • Desde 2012 es alcalde de la ciudad de South Bend, en Indiana. En 2014 se tomó una licencia de siete meses de la alcaldía para integrar la inteligencia táctica de la armada en la guerra de Afganistán. Es abiertamente gay y defensor de los derechos del colectivo LGBT en Estados Unidos

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.