Después de un año a puras elecciones, llegaría el ajuste

El gobierno podría devaluar y recortar el gasto público, hoy en un nivel insostenible
Antonio María Delgado
(0)
2 de noviembre de 2012  

MIAMI.– Después de su contundente victoria del 7 de octubre, el presidente Hugo Chávez podría tener que lanzar un fuerte ajuste y devaluar si quiere derrotar un significativo y creciente déficit fiscal, que varios economistas ubican en un 19,5% del PBI.

Los analistas consultados advirtieron que el déficit fiscal venezolano ha alcanzado tal magnitud que es inevitable la aplicación de un paquete de ajustes, aun cuando éste dejaría al país petrolero sin crecimiento económico por dos años y mantendría la tasa de inflación en un rango de entre 20 y 30%.

Las medidas también pondrían fin a las esperanzas de que el líder de la revolución bolivariana cumpla con los múltiples compromisos que adquirió durante su campaña presidencial, incluyendo la promesa de construir tres millones de casas en seis años como parte de su Misión Viviendas.

"El gobierno tiene fundamentalmente un gasto público que creció desproporcionadamente por razón de la campaña presidencial […] Es un nivel de gasto que es imposible de sostener en el tiempo", dijo Ricardo Villasmil, profesor de Economía de la Universidad Católica Andrés Bello y del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA).

"Para que su déficit pueda ser financiable, el gobierno va a tener que reducirlo a través de una devaluación y de un recorte del gasto público. Tendrá que efectuar una combinación de ambos, y eso significa una reducción de su programa de viviendas y todos estos programas de transferencia que se incrementaron durante la campaña electoral", añadió.

Para el economista Ignacio de León, el desmesurado crecimiento del déficit tiene una sola razón. "Se quería generar una sensación de bonanza donde en realidad no hay una bonanza, porque es una bonanza artificiosamente creada por medio de la inyección fiscal, de recursos a la economía, a través de las misiones [como se denominan los programas sociales del gobierno], a través de los distintos mecanismos que dispone el gobierno", comentó.

"Eso ha dado una sensación de crecimiento de la economía venezolana. El problema es que para el año que viene eso va a ser insostenible y ésa es la razón por la que el gobierno tiene que devaluar la moneda, para poder generar los bolívares que necesita para poder sufragar toda la deuda que ha ido generando ese incremento del gasto público", explicó De León.

Modalidad electoral

La devaluación podría ser aplicada a partir de las últimas dos semanas del año, postergando cualquier repercusión política que pudiese generar la medida para después de que se realicen las elecciones de gobernaciones, previstas para el 16 de diciembre, dijo Alejandro Grisanti, economista de Barclays Capital.

"El gobierno se va a quedar en lo que queda del año en una modalidad electoral, se va a quedar en una transición electoral esperando las elecciones de gobernadores, pero es muy posible, como lo ha hecho antes, que en la última semana del año o en la primera semana del próximo año se anuncien medidas de ajuste económico", dijo Grisanti.

La principal medida sería la devaluación, que Barclays calcula que equivale a un impuesto de cuatro puntos del PBI, sumado al efecto de un recorte del gasto público que la firma estima en otros seis puntos.

"Estamos hablando de una política fiscal restrictiva que va a llevar a que la economía, que actualmente está creciendo en alrededor del 5%, termine prácticamente sin crecimiento en 2013", dijo Grisanti.

De León explicó, por su parte, que el problema de fondo de la economía venezolana reside en que el gobierno está promoviendo un modelo que es incapaz de generar productividad y que, por ende, depende cada vez más de la renta petrolera para su sostenimiento.

"La economía venezolana es como un automóvil que tiene el motor pasando aceite. Es un modelo inviable", afirmó.

"El gobierno ha estado metiéndole cada vez mayores cantidades de aceite al motor, entiéndase más gasto público, para poder mantener el volumen de crecimiento porque es una economía que sin eso no crece. La inversión privada no existe en el país, más bien lo que registra son cada vez mayores recursos que están huyendo de Venezuela, y obviamente el sector privado es un sector que [acorralado por políticas de gobierno desfavorables] no es capaz de producir los bienes y servicios que se necesitan para consumir", explicó.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.