Disney y el shopping, privilegios en peligro