Histórico: EE.UU. abre una nueva era espacial con el primer vuelo tripulado de SpaceX

Así fue el lanzamiento de la SpaceX
Así fue el lanzamiento de la SpaceX Fuente: Reuters - Crédito: Thom Baur
Rafael Mathus Ruiz
(0)
30 de mayo de 2020  • 16:33

WASHINGTON.- Estados Unidos inauguró una nueva era espacial. Por primera vez desde el retiro del transbordador, en 2011, dos astronautas volvieron a abandonar la Tierra desde suelo norteamericano, al despegar desde la misma plataforma de lanzamiento que envió hombres a la Luna, hace ya más de 50 años, en Cabo Cañaveral. La gran diferencia: esta vez, fue una empresa privada, SpaceX, la encargada de llevar adelante la histórica misióny poner a los astronautas de la NASA en órbita.

Luego del frustrado lanzamiento, el miércoles, debido al mal tiempo, los astronautas Robert Behnken y Douglas Hurley despegaron dentro la cápsula espacial Crew Dragon, impulsados por el cohete Falcon 9, ambos construidos por la empresa de Elon Musk. Space X y Boeing se asociaron a NASA para poner en marcha esta nueva era de vuelos privados al espacio, con la cual Estados Unidos espera recuperar protagonismo en las estrellas en una época de fuerte competencia, con Rusia, China, Europa y la India subidas en la carrera espacial.

En la mira de Washington: la Luna, Marte, y una explosión de innovación privada que le dé un renovado impulso a la primera potencia global.

"Sin dinero, no hay misión. Por eso estamos haciendo lo que estamos haciendo", había dicho esta semana el administrador de la NASA, Jim Bridenstine, al justificar el rol central que tendrán ahora las empresas privadas.

El lanzamiento mantuvo en vilo a Estados Unidos, y brindó un respiro al cierre de una de las peores semanas en la historia del país, marcada por los más de 100.000 muertos por la pandemia del coronavirus y las protestas que sacudieron al país por el asesinato de George Floyd, un nuevo episodio de brutalidad policial reavivó las heridas abiertas del racismo. Al igual que en los 60, la NASA brindó una nota auspiciosa.

El miércoles, un cielo gris, un alerta de tornado y una tormenta eléctrica que envolvieron a Florida forzaron la postergación del despegue con menos de 17 minutos en el cronómetro. "Dragon, SpaceX. Desafortunadamente, no vamos a lanzar hoy", fue el mensaje que recibieron los astronautas. El propio presidente, Donald Trump , había viajado desde Washington junto a la primera dama, Melania, para presenciar el lanzamiento en persona. Ambos viajaron ayer de nuevo. Para Trump, el éxito del lanzamiento es una bocanada de oxígeno político.

"Cuando los norteamericanos están unidos, no hay nada que no podamos hacer", dijo Trump, al brindar un discurso posterior al exitoso lanzamiento.

NASA - SpaceX: los astronautas son trasladados a la plataforma de lanzamiento
NASA - SpaceX: los astronautas son trasladados a la plataforma de lanzamiento Fuente: Reuters - Crédito: Steve Nesius

El despegue de la misión Demo-2 del programa comercial de la NASA ocurrió finalmente tal como estaba previsto, a las 15.22, hora de la Costa Este del país (las 16.22 en la Argentina), desde el complejo de lanzamiento 39A en Cabo Cañaveral, el mismo lugar del cual despegaron Neil Armstrong, Edwin "Buzz" Aldrin y Michael Collins para la misión Apolo 11, en 1969.

Behnken y Hurley volaron hacia la Estación Espacial Internacional (EEI), a unos 408 km de la superficie terrestre, donde tienen previsto permanecer en órbita al menos hasta 210 días. Una vez concluida la misión, volverán subirse a la cápsula Dragon para amarizar en el océano Atlántico, frente a las costas de Florida. La última vez que Estados Unidos había puesto astronautas en el espacio fue a mediados de 2011, cuando el Atlantis voló la misión 135º del programa de transbordadores espaciales, la última de esa era. Hurley también fue uno de los pilotos de esa misión.

Cambio de época para la NASA

El programa de transbordadores fue, también, el último bajo el esquema tradicional de la NASA, utilizado desde su nacimiento en plena Guerra Fría y las primeras misiones espaciales del programa Mercury. NASA diseñaba las misiones, definía las necesidades de equipos y sistemas de transporte, y los ingenieros y especialistas de la agencia supervisaban todo el desarrollo de la nave espacial, los sistemas de apoyo y los planes de operaciones. El gobierno contrataba con empresas contratistas, según las especificaciones de la NASA, que solo producían y entregaban las naves y equipos.

El costo del programa de transbordadores espaciales, y el desastre del Columbia, que se desintegró en 2003 al reingresar a la atmósfera de la Tierra, llevaron al gobierno de George W. Bush a cancelar las misiones tripuladas. Desde entonces, los astronautas de Estados Unidos despegaron desde Rusia y Washington tuvo que pagarle por el transporte al espacio al Kremlin, un alfiler al orgullo de la potencia que llevó al primer hombre a la Luna.

NASA - SpaceX: los astronautas Douglas Hurley y Robert Behnke en el centro espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral, Florida
NASA - SpaceX: los astronautas Douglas Hurley y Robert Behnke en el centro espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral, Florida Fuente: Reuters - Crédito: Joe Skipper

En 2010, el gobierno de Barack Obama dio un giro en la política aeroespacial al crear el programa de tripulación comercial de la NASA, enfocado en los vuelos de órbita baja y la Estación Espacial. La NASA le dio libertad a las empresas para diseñar libremente todo. Ahora las empresas diseñan, son dueñas y operan las naves, los equipos y la infraestructura.

Como evidencia del cambio de época, la tradicional van plateada que traslada a los astronautas desde el Centro Espacial Kennedy a la plataforma de lanzamiento -bautizada "Astrovan"- fue reemplazada por un Tesla X, blanco y negro.

El gran objetivo de esta misión es completar la certificación de las operaciones de la cápsula Dragon para avanzar con las futuras misiones de exploración de la Luna y Marte del programa Artemisa, que tiene entre sus objetivos llevar a la primera mujer astronauta a la Luna, en 2024.

Pero el éxito de SpaceX también amplió los límites de la exploración espacial, al reforzar la nueva alianza con el sector privado, y marcar un nuevo paso más para una mayor explotación comercial del espacio. "Es un renacimiento para la industria aeroespacial", se había entusiasmado estos días el astronauta Doug Wheelock.

"Tenemos la pandemia de coronavirus, tenemos otros desafíos como país, pero espero que este momento sea una oportunidad para que todos reflexionen sobre la humanidad, y lo que podemos hacer cuando trabajamos juntos", dijo un sonriente Bridenstine, luego del lanzamiento, cuando ya Behnken y Hurley circulaban, sanos y salvos, en órbita en rumbo a la Estación Espacial Internacional.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.