Suscriptor digital

EE.UU. prohíbe volar al Boeing 737 MAX

Varado. La última que EE.UU. dejó en tierra a un modelo específico de avión fue en 1979
Varado. La última que EE.UU. dejó en tierra a un modelo específico de avión fue en 1979 Fuente: LA NACION
Rafael Mathus Ruiz
(0)
13 de marzo de 2019  • 15:53

WASHINGTON.- Bajo una fuerte presión, y ante nuevas evidencias que sugerían problemas con el sistema de vuelo del Boeing 737 MAX, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que el gobierno federal decidió vedar al avión y forzar a las tres aerolíneas que lo vuelan en el país, United, American Airlines y Southwest, a dejar las aeronaves en tierra.

"Todos esos aviones quedan en tierra, de manera inmediata", anunció Trump a los periodistas, en un breve intercambio en la Casa Blanca. "La seguridad del pueblo estadounidense y de todas las personas es nuestra principal preocupación", agregó.

Estados Unidos era el único país que no había suspendido el avión de Boeing, que acató la decisión, aunque insistió en que tenía "plena confianza" en la aeronave.

Mientras Trump hablaba en la Casa Blanca, docenas de 737 MAX todavía surcaban el cielo de Estados Unidos. Apenas se conoció el anuncio, las acciones de Boeing sufrieron una caída superior al 3% en Wall Street, y pasajeros que estaban a punto de embarcar en varios aeropuertos del país se enteraron allí mismo que su vuelo había sido cancelado.

"Estaba a punto de abordar un Boeing 737 a DC desde Miami. Acaban de decirme que el vuelo fue cancelado", tuiteó Tara Palmieri, corresponsal en la Casa Blanca de la cadena ABC.

Antecedentes

La ultima vez que Estados Unidos suspendió un avión por un problema de seguridad fue en 2013, cuando decidió varar en tierra temporalmente al Dreamliner 787, también de Boeing, luego de una seguidilla de problemas eléctricos en las baterias de litio del avión. Antes, en 1979, el gobierno prohibió volar a todos los aviones McDonnell Douglas DC-10 tras un accidente fatal en Chicago en el que murieron 273 personas, la peor tragedia aérea en la historia del país.

La presión sobre Estados Unidos había aumentado de manera considerable luego de que casi todos los países y regiones del mundo donde volaba el Boeing 737 MAX decidieran vedar el avión y dejarlo en tierra hasta tanto se esclarecieran los motivos de dos accidentes fatales en cinco meses, uno en Indonesia, en octubre último, y otro en Etiopía, el último domingo, en los que murieron 346 personas.

El sistema de control de vuelo del 737 MAX había quedado bajo la lupa, ante indicios de que un problema de lectura de un sensor pudo haber forzado a la nariz del avión a irse a "pique" y haber sido la causa principal de ambos accidentes.

Boeing anunció que está haciendo una actualización del software de la nave para hacer que "un avión seguro sea aún más seguro", indicó la empresa. El sistema de control de vuelo había generado quejas de pilotos que quedaron registradas en una base de datos federal, según reveló la cadena CNN.

El periódico The Wall Street Journal afirmó que el cambio en el software debía estar listo para enero, pero se demoró por las discusiones entre la compañía y la Administración Federal de Aviación (FAA, según sus siglas en inglés). El último shutdown del gobierno federal congeló los avances por alrededor de un mes.

La FAA dijo que la decisión se tomó a partir de la "recopilación de datos y la nueva evidencia" recopilada en las últimas horas sobre el último accidente. Canadá, que había anunciado la suspensión del avión un rato antes que Estados Unidos, aportó información satelital que mostraba similitudes entre ambas tragedias.

La agencia dijo que la veda al avión permanecerá vigente "hasta que se realicen investigaciones adicionales", sin especificar fecha alguna.

La reacción de Boeing

Boeing emitió un comunicado en el que insistió en que tenía "plena confianza en la seguridad del 737 MAX", pero que, sin embargo, luego de realizar consultas con la Administración Federal de Aviación y la Junta Nacional de Seguridad del Transporte de Estados Unidos (NTSB, por sus siglas en inglés) y otras autoridades de aviación y clientes de todo el mundo, había determinado, "por abundante precaución y para tranquilizar al público sobre la seguridad de la aeronave" recomendar la suspensión temporal de las operaciones de toda la flota mundial de aeronaves 737 MAX.

Boeing emitió un comunicado en el que insistió en que tenía "plena confianza en la seguridad del 737 MAX", pero que, sin embargo, luego de realizar consultas con la Administración Federal de Aviación y la Junta Nacional de Seguridad del Transporte de Estados Unidos (NTSB, por sus siglas en inglés) y otras autoridades de aviación y clientes de todo el mundo, había determinado, "por abundante precaución y para tranquilizar al público sobre la seguridad de la aeronave" recomendar la suspensión temporal de las operaciones de toda la flota mundial de aeronaves 737 MAX.

"En nombre de todo el equipo de Boeing, extendemos nuestras más sinceras condolencias a las familias y seres queridos de aquellos que han perdido la vida en estos dos trágicos accidentes", dijo Muilenburg.

"Estamos haciendo todo lo posible para comprender la causa de los accidentes en asociación con los investigadores, implementar mejoras de seguridad y ayudar a garantizar que esto no vuelva a suceder", prometió.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?