El chavismo ya sueña con una nueva brisa bolivariana

Daniel Lozano
Daniel Lozano PARA LA NACION
(0)
21 de octubre de 2019  

Cúcuta.- El chavismo vive con entusiasmo los soplidos de la "brisa bolivariana", término acuñado en Caracas para definir la ola de protestas desatada en la región y el ventajoso rally electoral de octubre. La revolución calcula que con la suma de ambos datos pueden frenar el giro a la derecha emprendido en 2015 y desactivar así la fuerte presión diplomática impuesta por el Grupo de Lima en la región.

"Está soplando desde el Río Grande a la Patagonia. Los pueblos bolivarianos le dicen al imperialismo que son libres e independientes", clamó Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Constituyente y número 2 del régimen, recién llegado a Venezuela después de semanas de gira por Corea del Norte y China.

El primer combate por dilucidar es el boliviano, en el que los estrategas chavistas no tienen ninguna duda: volverá a ganar el hermano Evo. Desde que en 2005 se lanzó a las carreteras y los caminos de su país al frente de los indígenas cocaleros y en contra de la ley de hidrocarburos, propuesta precisamente por el entonces presidente Carlos Mesa, Evo ha contado con la ayuda directa de Hugo Chávez y después de Nicolás Maduro. Un apoyo trascendental durante la convulsa primera gestión del líder del Movimiento Al Socialismo (MAS). Viajes constantes a Caracas, estrategias comunes, defensa irrestricta y hasta embajadores convertidos en empresarios claves: la revolución indígena se sumó a la bolivariana como si formara parte de ella.

En el sprint final, Evo también contó con el apoyo de Caracas, incluso con aliados comunes empujados desde el chavismo. Por La Paz pasaron el exjefe de gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y el "superjuez" Baltasar Garzón.

Poco importa que el chavismo sobreviva en una Venezuela en plena autodestrucción a costa de su pueblo, que no detiene su gran diáspora. La doble paradoja es, primero, que la peor economía del planeta lance constantes diatribas para protestar contra medidas económicas en países con cuentas que están mucho mejor y, segundo, que proteste por la acción policial cuando en su tierra reprime de forma salvaje, con ejecuciones extrasumariales, torturas y prisioneros políticos, tal y como denunció el informe de Michelle Bachelet, alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Ajeno a los terremotos económicos, Maduro pugna ahora por alcanzar en la subregión un equilibrio entre bloques de derecha e izquierda: la Argentina, Bolivia, Uruguay, Ecuador y la propia Venezuela, por un lado, y Chile, Perú, Colombia, Brasil y Paraguay, por el otro. Bloques con muchos matices ideológicos, pero unidos por su posición ante la tragedia venezolana. El Grupo de Lima, conformado por los enemigos del "hijo de Chávez", perdería mucha de su contundencia con el empate a cinco que calcula Caracas.

La cuenta regresiva comenzó en Quito, donde el gobierno de Maduro dio la batalla codo a codo con el "correísmo". Una batalla que no da por perdida pese al acuerdo entre el "traidor" y debilitado Lenín Moreno y los indígenas. No es casual que desde Venezuela provengan el 74% de los usuarios digitales en favor del expresidente ecuatoriano Rafael Correa, aliado irrestricto y asesor de cabecera de Maduro, como reconoció hace dos semanas.

El alto mando revolucionario considera que la Argentina está ganada y que en Uruguay habrá lucha hasta el final. Para sorpresa del continente, Montevideo mantiene su apoyo a Caracas, basado en una extraña equidistancia.

Tres procesos electorales que son fundamentales para redefinir cómo será el mapa geoestratégico en una región crispada socialmente y que muestra su malestar creciente ante la política. "Al poder se llega por derecha o por izquierda, pero solo se gobierna por la izquierda cuando hay plata. En condiciones internacionales desventajosas, o se es moderado o se termina como la República Zimbabwana de Venezuela", sentencia el politólogo Andrés Malamud.

La guinda la puso Chile. Hace solo 10 días, los presidentes Sebastián Piñera y Martín Vizcarra (Perú) reconocían al unísono que "el cuadro de América Latina hoy día es muy difícil" por culpa de la incertidumbre, polarización, debilidad institucional, corrupción y economías a la baja. Lo que no esperaba Piñera era que el polvorín le estallase en casa.

"Toda mi solidaridad con el noble pueblo chileno, quienes se encuentran en resistencia contra las criminales políticas neoliberales implementadas por el capitalismo. Abogo por el cese de la violencia y la brutal represión que vulnera los derechos humanos", detalló Maduro en sus redes sociales, incluyendo además una imagen de Salvador Allende. Bachelet, la gran enemiga de la izquierda, también tuvo lo suyo: "Silencio ensordecedor", "desnaturaliza el espíritu de los derechos humanos" y "ofende la dignidad de América Latina", acusó la vicepresidenta Delcy Rodríguez.

Pequeñas venganzas que hasta ayer parecían imposibles, antes de que volviera a soplar la brisa bolivariana.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.