El enviado del Papa llegó a Chile, donde empezó a reunirse con víctimas de abusos