"El Rey no es bienvenido en los países catalanes": la pancarta que encontró Felipe en Barcelona a un año del atentado