El Ritz-Carlton, de hotel exclusivo a jaula de oro de la realeza saudita