El secretario personal del Papa vigilará el banco vaticano

Francisco nombró a monseñor Xuereb como su nexo con la comisión que supervisa la tarea del IOR y sus finanzas
(0)
29 de noviembre de 2013  

CIUDAD DEL VATICANO.- El papa Francisco designó ayer a su secretario personal como supervisor del banco del Vaticano, en una señal de la importancia que asigna el Pontífice a la reforma de la institución más polémica de la Santa Sede.

La oficina de prensa del Vaticano publicó ayer el nombramiento, en el que se explica que la misión del prelado maltés, monseñor Alfred Xuereb, será "vigilar y mantener informado" al Papa sobre el trabajo que realizan las dos comisiones destinadas a controlar y reformar el manejo de las finanzas del Vaticano y el Instituto para las Obras de Religión (IOR).

Desde que asumió su cargo, en marzo pasado, Francisco tomó en sus manos las riendas para hacer frente a años de escándalos financieros que involucran al IOR, que incluso está bajo investigación por supuesto lavado de dinero. El Pontífice no descartó la posibilidad de cerrar este instituto, a menos que pueda ser reformado o adecuarse a la misión para la cual fue creado.

La institución, nacida en 1942, no es en realidad un "banco", ya que no tiene fines de lucro, pero es la agencia pontificia encargada de administrar los cuantiosos fondos -estimados en 9500 millones de dólares- donados a la Santa Sede para obras de caridad.

Además de los escándalos históricos en los que se vio involucrado el IOR, en junio pasado la justicia italiana detuvo al administrador de los numerosos inmuebles de la Santa Sede, monseñor Nunzio Scarano, en el marco de una amplia investigación iniciada en 2010 contra el entonces presidente del IOR Ettore Gotti Tedeschi y el director general de la época Paolo Cipriani por violación de la legislación contra el blanqueo de dinero.

Ayer, el vocero vaticano, Federico Lombardi, recordó que, en realidad, el secretario del Papa ya estuvo trabajando durante algún tiempo de forma extraoficial en el rol de nexo entre el Pontífice y estas comisiones, pero ahora podrá hacerlo de forma más efectiva.

La comisión creada en junio no tiene la tarea de administrar el IOR, sino de recoger información sobre su funcionamiento y sugerir posibles reformas.

Salidas nocturnas

Además de seguir de cerca el manejo de las grandes instituciones económicas de la Santa Sede, ayer trascendió que el papa Francisco tiene también un estrecho contacto con el llamado "Limosnero Apostólico", el obispo encargado de distribuir ayudas "pequeñas y rápidas" por las calles de Roma y el resto de Italia.

En diálogo con algunos periodistas vaticanos, monseñor Konrad Krajewski dejó entrever que a menudo el Pontífice lo acompaña de incógnito para atender a los más necesitados.

"Cuando le digo al Papa «Esta noche salgo por la ciudad», siempre está el riesgo de que venga conmigo. Él es así, no piensa en incomodidades", dijo Krajewski.

La limosnería papal distribuyó el año pasado un millón de euros provenientes de los pergaminos con las bendiciones pontificias. Las ayudas rondan entre los 200 y 1000 euros.

"El Papa me dice: «Tu cuenta está bien cuando está vacía»", afirma Krajewski.

El trabajo del "padre Corrado", como prefiere que lo llamen, no incluye sólo Roma, donde suele visitar los albergues para ancianos, sino también lugares afectados por tragedias, como la isla de Lampedusa, donde en octubre pasado estuvo durante cuatro días distribuyendo por cuenta del Papa 1600 tarjetas telefónicas para los inmigrantes africanos sobrevivientes de naufragios.

"Fui para ver a los refugiados y me di cuenta de que no precisaban dinero", dijo el padre Corrado.

"Con el Papa inventamos entonces este tema de darles tarjetas telefónicas para que pudieran llamar a su país y a sus familias. Una ayuda veloz y generosa", añadió.

La novia de Berlusconi pide ver a Francisco

La novia de Silvio Berlusconi, Francesca Pascale, dijo que hizo "un llamamiento al papa Francisco" para que la reciba y escuche la "tragedia" del ex premier, que anteayer fue expulsado del Senado italiano tras una sentencia del Tribunal Supremo por un caso de fraude fiscal de un grupo empresarial del mismo Cavaliere.

Berlusconi no está "deprimido" sino "enojado, tiene la rabia de quien fue sometido a una sentencia injusta", añadió la mujer en una entrevista con el diario Corriere della Sera.

Pascale precisó que tras la expulsión del Senado "quisiera llevármelo conmigo, alejar a mi hombre de quien lo odia, para protegerlo de los golpes y de una humillación que es injusta: pero también me doy cuenta –concluyó– de que de esta manera él dejaría de ser sí mismo, no se reconocería más al despertar por la mañana".

Pascale, de 28 años, dijo que se sintió emocionada por ver las muestras de apoyo realizadas frente a la residencia romana del magnate.

Agencias ANSA, Reuters y EFE

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.